Las estrellas que llegan. Un repaso a los mejores jugadores del Draft 2020

Las estrellas que llegan. Un repaso a los mejores jugadores del Draft 2020

Estos son los jugadores más importantes y con opciones de ocupar las primeras posiciones de un Draft 2020 que podría marcar el futuro de varias franquicias

El Draft 2020 de la NBA tendrá lugar el 16 de octubre, bastante más tarde de lo habitual debido a las modificaciones del calendario de la Liga por el parón por pandemia de coronavirus. En él estará presente una camada de novatos con varios nombres propios llamados a hacer grandes cosas en el baloncesto profesional norteamericano, incluidos varios jugadores con experiencia previa en el baloncesto FIBA como más que posibles primeras elecciones. A continuación repasamos las estrellas de la edición del draft de este año.

Cole Anthony

North Carolina – Base – 1.91
Estadísticas: 18.5 puntos, 5.7 rebotes, 4 asistencias, 35% en triples.

Trabajador incansable con capacidad de liderazgo. Cole Anthony está listo para la NBA desde hace tiempo. Una lesión de rodilla, que le obligó a pasar por el quirófano, podría ser la culpable para que no salga elegido en las primeras posiciones. Puede encontrarse con problemas por su estilo de juego, agresivo e intenso, a la par que errático en algunos compases de los partidos e impreciso en algunas decisiones, a lo Russell Westbrook en muchos sentidos.

Deni Avdija

Maccabi – Alero – 2.05
Estadísticas: 12.3 puntos, 5.9 rebotes, 2.4 asistencias, 37.5% en triples.

Pese a su altura y físico, Deni Avdija ha desempeñado funciones de director de juego en categorías inferiores del baloncesto internacional. No quiere decir que pueda hacer de base, pero sí que es capaz de poner orden en ataque si su equipo lo necesita. Tiene visión de juego, es buen pasador y sabe moverse en el pick-and-roll. Si explota estas cualidades tiene un futuro bastante prometedor en la NBA. Los expertos señalan que debe mejorar desde la línea de tiros libres y aplicarse en defensa para no pasarlo mal en el baloncesto norteamericano.

LaMelo Ball

Illawarra Hawks – Base – 2.03
Estadísticas: 17 puntos, 7.5 rebotes, 7 asistencias.

El jugador más famoso del Draft 2020 de la NBA. Sin embargo, LaMelo Ball ha demostrado que es mucho más que un apellido durante una temporada en la liga australiana. Ha madurado en comparación con el chaval que plagó de highlights las redes sociales y Youtube. Ha dejado claro que cuenta con la habilidad necesaria para ser un buen pasador, pero también con el atrevimiento oportuno si el equipo que le eliga requiere de los servicios de un anotador. ¿Lo mejor? Que es el jugador más joven de este draft y, al mismo tiempo, el que tiene más posibilidades de seguir creciendo.

Anthony Edwards

Georgia – Escolta – 1.96
Estadísticas: 19.1 puntos, 5.2 rebotes, 2.8 asistencias, 40% en tiros de campo, 29% en triples.

El el mejor anotador de toda la promoción del Draft 2020. Un auténtico killer con capacidad para lograr canastas desde la corta, media y larga distancia. Una auténtica pesadilla para las defensas rivales si tiene uno-de-esos-días y pilla la racha, y si no que le pregunten a Michigan State por los 33 puntos que le endosó en una sola mitad de partido. Además tiene el físico y los fundamentos para defender a varias posiciones exteriores. La consistencia es su peor enemigo, pero tiene tiempo para trabajar.

Tyrese Haliburton

Iowa State – Base – 1.96
Estadísticas: 15.2 puntos, 5.9 rebotes, 6.5 asistencias, 41.9% en triples.

Un base con una facilidad impresionante para mover el balón y capaz de encontrar al compañero adecuado en el momento oportuno. Además tiene un gran tiro exterior y es un triplista espectacular, sobre todo cuando recibe en posición de lanzamiento. Sus habilidades defensivas son buenas, destacando especialmente cuando se empareja con su par sin balón. Estamos hablando del mejor jugador de la selección de Estados Unidos en la Copa del Mundo U19 del año pasado.

RJ Hampton

New Zeland Breakers – Base/escolta – 1.96
Estadísticas: 8.8 puntos, 3.8 rebotes, 2.4 asistencias, 1 robo.

Al igual que LaMelo Ball, eligió la NBL australiana como camino hasta la NBA, volviendo la espalda a la NCAA. Es un 1-2 guard en toda regla, versátil en el perímetro y muy activo en el juego en transición. Es capaz de crearse sus propias jugadas, donde destaca más que repartiendo el juego, aunque no es que sea individualista. Es productivo cerca del aro por superar en altura a la mayor parte de sus defensores.

Killian Hayes

Ratiopharm Ulm – Base – 1.95
Estadísticas: 11.6 puntos, 5.4 asistencias, 29.4% en triples.

Tremendo pasador, especialmente cuando hace uso de su mano izquierda. Tiene una visión de juego espectacular y es capaz de leer las defensas rivales y los movimientos de sus compañeros con una facilidad que le coloca a la cabeza de los bases pasadores del Draft 2020. Su punto débil es el tiro, sobre todo el de larga distancia. Debe trabajar en este aspecto para no encasillarse y dejar de ser tenido en cuenta por sus oponentes de cara al aro.

Nico Mannion

Arizona – Base – 1.90
Estadísticas: 14 puntos, 2.5 rebotes, 5.3 asistencias, 2.1 robos.

Tras ganar varios galardones preuniversitarios, el base italiana cuenta con formación NCAA y, de forma natural, su siguiente paso debería ser el baloncesto profesional norteamericano. Creativo, con un buen juego de pies y un cambio de ritmo bastante considerable, Nico Mannion es capaz de crearse sus propios tiros gracias a su manejo de balón, pero también sabe hacer jugar a sus compañeros y organizar la ofensiva. Su físico podría traerle algún problema hasta ‘dar el estirón’.

Onyeka Okongwu

USC – Ala-pívot – 2.06
Estadísticas: 16.2 puntos, 8.6 rebotes, 1.2 robos, 2.7 tapones, 72% en tiros libres.

En el baloncesto universitario ha dado muestras de poder anotar, rebotear y proteger el aro por partes iguales, pero habrá que ver si es capaz de trasladar sus facultades a la NBA y al mismo tiempo ser consistente en sus porcentajes de tiro. Flojea desde la línea de tiros libres y debe afinar la puntería en la media distancia. Aun así, se le ven maneras para poder ser un buen jugador saliendo desde el banquillo, entre otras cosas, por su energía sobre la cancha. Pero si es capaz de mejorar su tiro y trabaja en el pase, el banquillo no será su lugar.

Isaac Okoro

Aurburn – Alero – 1.98
Estadísticas: 12.9 puntos, 4.4 rebotes, 2 asistencias, 29% en triples.

Muchos le consideran uno de los mejores defensores de perímetro de la última temporada en la NCAA, si no el mejor. Puede emparejarse con rivales que desarrollen su juego en diferentes posiciones. Además sabe desenvolverse a la perfección en situaciones de insolation, tanto en ataque como en defensa, lo que hace que su valor sobre la cancha crezca notablemente, teniendo en cuenta el juego NBA actual. Tiene que mejorar su tiro en suspensión.

Obi Toppin

Dayton – Ala-pívot – 2.06
Estadísticas: 20.0 puntos, 7.5 rebotes, 2.2 asistencias, 1.2 tapones, 63% en tiros de campo, 39% en triples.

Cuenta con muchas posibilidades para tener un impacto importante durante su etapa rookie. Su proyección como jugador profesional habla maravillas de él y los entendidos le ponen en los primeros puestos en la lista de novatos que deberían acabar teniendo peso es el equipo que se haga con sus servicios más allá de su primer año en la NBA. Además, mentalmente está preparado para ser un jugador responsabilidades y por físico puede ser un anotador versátil o un 4-5 sólido en el caso de tener que formar parte del famoso smallball.

Devin Vassell

Florida State – Escolta – 2.01
Estadísticas: 12.7 puntos, 1.4 robos, 1 tapones, 42% en triples

Se convirtió en el líder de Florida State durante la pasada temporada en la NCAA, siendo su mejor triplista y el jugador al que acudir cuando hacía falta que alguien tomase responsabilidades. Además, por su tamaño, cuenta con todo lo necesario para ser un buen defensor en la NBA, tanto si se empareja con jugadores que se mueven por fuera como con rivales con tendencia a buscar la pintura, sin importar su tamaño. Sin embargo tendrá que ganar peso y volumen para no pasar apuros con algunos físicos del baloncesto profesional.

James Wiseman

Memphis – Pívot – 2.16
Estadísticas: 19.7 puntos, 10.7 rebotes, 3 tapones.

Sanciones NCAA al margen, James Wiseman es uno de los nombres con más peso en el Draft de 2020 y candidato estelar al #1. Un pívot con todas las letras y todas las cualidades necesarias para el baloncesto NBA. Cuenta con una envergadura impresionante (2.28m) y una capacidad atlética poco habitual para alguien de su tamaño. Combina a la perfección una intimidación descomunal y gran habilidad para pasar los bloqueos si defiende a un interior móvil.

 

Un comentario

  1. De LaMelo Ball añadir que allí donde ha ido han perdido prácticamente todos los partidos y con unos porcentajes de acierto en el tiro nefasto. Cualquier scouting serio le descartaría por lo que creo que New York será su destino.