Crónica de una noche para la historia NBA: los Bucks renuncian a jugar y emiten un comunicado

Crónica de una noche para la historia NBA: los Bucks renuncian a jugar y emiten un comunicado

Fue una noche histórica en la NBA. Por lo inesperado de los acontecimientos y la magnitud de los mismos. Según revelaba Adrian Wojnarowski, los Milwaukee Bucks habían decidido no presentarse al quinto encuentro de su eliminatoria de Primera Ronda ante los Orlando Magic, un duelo previsto para las 22.00 horas (hora peninsular española) en una serie que dominan por 3-1. La situación social en Estados Unidos, con el tiroteo sufrido el pasado domingo por el joven negro Jacob Blake a manos de la policía en Kenosha (Wisconsin), había sido el elemento decisivo que había llevado a la franquicia a tomar la decisión, generando un punto de inflexión en la competición, porque su camino tomado no iba a recorrerse en solitario.

De hecho, Rockets y Thunder, que también tenían previsto disputar esta noche el quinto partido de su eliminatoria (2-2), acordaron minutos después unirse a la iniciativa. Es decir no jugar su encuentro. Una situación, el movimiento iniciado por los Bucks, que también llevó después a Lakers y Blazers, que debían disputar el tercer y último partido de la jornada, a renunciar a jugar. El boicot a la jornada será total. La NBA emitió un comunicado poco después señalando que los tres partidos, aplazados, serían reubicados en el calendario.

Tres horas y veinte minutos después de la hora prevista para el inicio del partido, los jugadores de los Bucks salieron finalmente del vestuario, para trasladar un mensaje. Fueron Sterling Brown (que sufrió, en primera persona, un episodio de asalto policial en enero de 2018) y George Hill los que tomaron voz, en nombre de todo el equipo. Al término del mismo, los jugadores se marcharon del pabellón.

«Los últimos cuatro meses han arrojado luz sobre el curso de las injusticias raciales a las que se enfrentan nuestras comunidades afroamericanas. Ciudadadanos de todo el país han usado sus voces y plataformas para manifestarse en contra de esos malos comportamientos.

Durante los últimos días, en nuestro estado de Wisconsin, hemos visto el horrible vídeo de Jacob Blake siendo disparado por la espalda siete veces, por un policía en Kenosha. A pesar de la sobrecogedora petición de cambio, no ha habido acción, por lo que nuestra atención hoy no puede estar en el baloncesto.

Cuando salimos a la cancha y representamos a Milwaukee y Wisconsin se espera que juguemos a alto nivel, nos esforcemos al máximo y seamos responsables los unos de los otros. Nos ajustamos a ese estándar y, en ese momento, pedimos lo mismo a nuestros legisladores y fuerzas del orden.

Pedimos justicia para Jacob Blake y que los oficiales rindan cuentas. Para que esto ocurra, es imperativo que la Legislatura del estado de Wisconsin vuelva a reunirse tras meses de inacción y tome medidas significativas para abordar los problemas de la responsabilidad policial, brutalidad y la reforma de la justicia penal. Animamos a todos los ciudadanos a formarse a sí mismos, llevar a cabo pacíficas y responsables acciones y les recordamos que voten el próximo 3 de noviembre».

Alex Lasry, hijo del dueño de los Bucks y vicepresidente de la franquicia, apoyó previamente al comunicado la decisión de los jugadores a través de su cuenta de twitter, con el siguiente mensaje: «Hay cosas más grandes que el baloncesto. La postura tomada por los jugadores y la organización demuestra que estamos hartos. Ya es suficiente. Estoy increíblemente orguloso de nuestros chicos y estamos con ellos al 100%, listos para ayudarles y colaborar en un cambio real». Horas más tarde, los propietaros fueron quienes respaldaron la decisión de su plantilla con un mensaje público.

Cabe destacar que los jugadores de los Magic sí salieron a la cancha a realizar la sesión de tiro previa al duelo, una situación llamativa… porque su media pista sí estaba ocupada pero la del rival, la que correspondía a los Bucks, estaba vacía. Cuando llegó ese momento prepartido, 15 minutos antes de su inicio, ningún jugador de Milwaukee salió a tirar. Orlando acabó dejando la cancha a menos de cuatro minutos del inicio del encuentro, cuando aún ningún jugador rival había aparecido.

Según reseñaba ESPN, los colegiados entraron al vestuario de los Bucks para informarse sobre la situación. Diversos ejecutivos de la NBA, también presentes en la escena, no llegaron a ese vestuario. Los jugadores de Milwaukee acordaron no salir del vestuario para disputar el encuentro. Permanecerían allí más de tres horas, hasta su salida para emitir el comunicado.

Según apuntaba Shams Charania, los Bucks estuvieron intentando ponerse en contacto, dentro del vestuario, con el fiscal general de Wisconsin, Josh Kaul. Por su parte, los Magic no aceptarían la victoria en caso de que la Liga les diera el encuentro por ganado al no comparecer el rival, según revelaban distintos insiders. La franquicia de Florida emitió un comunicado alineándose con la decisión de Milwaukee.

El momento, según informaba Malika Andrews, en el que personal de la Liga retiraba los balones, tras la renuncia de los Bucks a jugar:

El boicot al encuentro genera un punto de inflexión en la competición. En las últimas horas, Celtics y Raptors habían insinuado que se estaba valorando ese mismo escenario, boicotear el primer duelo de su eliminatoria de Semifinales de Conferencia, a raíz del tiroteo sufrido por el joven negro Jacob Blake, a manos de agentes de la policía en Kenosha (Wisconsin), estado del que forma parte la franquicia. Blake, de 29 años, recibió siete disparos por la espalda el pasado domingo.

Ese acto racista, el último de una larga lista, ha conmocionado aún más a un país, Estados Unidos, que vive un momento de enorme indignación y cada vez más notable lucha por la justicia social. Según informaba Wojnarowski, todos los jugadores de la NBA presentes en la burbuja fueron invitados a una reunión (a las 02.00h del jueves, hora peninsular española) para determinar las formas de actuación a partir de los hechos, es decir de los tres encuentros suspendidos.

Tampoco se jugó la WNBA

Nada más conocer la noticia del boicot, aparecieron las primeras reacciones entre el seno de la Liga, con una larguísima lista de jugadores apoyando la decisión de Milwaukee:

El español Pau Gasol, que llegó a militar en los Bucks la anterior campaña, también se pronunció alabando la decisión de los jugadores: