AMERICAN LEGENDS DOMINO´S BY AJEROEstás viendo//El dinero manchado de China
El dinero manchado de China

El dinero manchado de China

José Ajero ofrece su visión sobre la crisis institucional desatada en China y cómo afectará al futuro de la NBA.

Los comunistas también compran zapatillas. Muchas. Queda por ver qué es comunista aún en China. Y ojo, que no se asuste nadie, que es una simple actualización de la famosa frase de Michael Jordan: «Los republicanos también compran zapatillas».

Era a otro nivel, mucho más pequeño el mercado y de consumo interno. Se trataba de que MJ no traspasara mucho la línea del negro revolucionario para poder llegar a todo el mundo. Nike es lo que buscaba, vender zapatillas a todos los ciudadanos de la Unión.

La NBA y la misma Nike andan en eso. Lo que pasa es que su producto no se vende ya en cinco estados. Es cosa de 150 países. Y uno en especial… China. Los chinos son uno de los países con menos garantías democráticas del globo… un poco en la línea de la India, los dos grandes objetivos de NBA -y el que esté libre de pecado que alce la mano-.

Europa, un territorio muerto

La misma Liga reconoce su territorio y el nuestro -y alguno más como Oceanía- como tierra muerta. El impacto de la liga está asentado y el crecimiento no va a variar. Hay que seguir incentivando, claro está. Pero la pelea ya no va por 50 millones de personas: va por 500.

El famoso tweet de Daryl Morey en defensa a la actitud de Hong Kong en pie contra el gobierno central chino ha descubierto las costuras. La NBA y Nike, a los que pongo de la mano, han sido inquebrantables con esos mercados muertos

No se va a notar nada el descenso de los ‘ofendiditos’ por su pelea contra el racismo, el sexismo… Tampoco se iban a pegar contra un muro por apoyar a Colin Kaepernick o la campaña antiTrump de la mayoría de jugadores afroamericanos. La sociedad americana es pequeña comparada con el tamaño del globo y está a dos bandas…

Pero con China la cosa cambia. Están dispuestos a no ver las tensiones políticas que genera el país. Y a rectificar… y claro que lo harán. De momento, en vez de alzar la figura de Morey, ocultan el merchandising de Rockets y permiten que pase. Las ventas son tan, tan brutales allí que no se puede ser consecuente. Más que nada, porque ninguna de las dos empresas están aquí para hacer de La Tierra un mundo mejor, sino para ganar dinero.

Las estrellas ‘chinas’

Tampoco veremos a los garantes de seriedad y derechos en las canchas NBA decir una sola palabra sobre Morey, Hong Kong y China. Sean de Nike, Adidas o Under Armour, la pasta y las giras gordas las hacen allí. LeBron, Harden, Curry, todos han hecho giras por el gigante rojo y seguirán en las mismas. Y sin ir más lejos, no veo a Kobe Bryant celebrando la libertad de expresión, tras el baño de dólares y multitudes que se dio en China, como embajador del Mundial. 

Pero sin duda, el que más duele es LeBron James. Tras años siendo capaz de construir una sociedad mejor para los que menos tienen, cambia su punto de referencia. Hace un par de años presentaba su brutal proyecto de I Promise, un intento de dotar con medios a los que no tienen para estudiar. Que los que no tienen, puedan.

Ahora, se atreve a decir que Morey se ha equivocado y que carece de información sobre el conflicto. No defiende el derecho a manifestarse libremente y le acusa de crear una situación incómoda para los compañeros de Nets y Lakers que pasaron una semana extraña en China.

Con el dinero en el espejo retrovisor, el mensaje que les manda a los que forma -o quiere que se formen-, no puede ser más fallido: “El dinero habla…aunque esté manchado”. 

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)