NBAEstás viendo//El mejor LeBron lleva al límite a los Warriors, que ganan con prórroga
El mejor LeBron lleva al límite a los Warriors, que ganan con prórroga

El mejor LeBron lleva al límite a los Warriors, que ganan con prórroga

Golden State Warriors venció por 114-104 a Cleveland Cavaliers en el 1º partido de las Finales NBA 2018.

1-0 para Golden State Warriors. El vigente campeón ejerce de ello ante Cleveland Cavaliers, que presentó mucha más batalla de la que se podía esperar, y venció por 124-114 en el Oracle Arena para dar el pistoletazo de salida a las Finales 2018 de la NBA

LeBron James estuvo superlativo con 51 puntos, 8 rebotes y 8 asistencias. Es la mejor anotación de su carrera en unas Finales. Iguala en partidos de 30 puntos o más en la postemporada a Michael Jordan con 109. Pero ni con ésas pudo, volvió a estar demasiado solo. 

Por parte warrior, Stephen Curry fue el mejor: 26 puntos 6 rebotes y 9 asistencias. Mención aparte para Klay Thompson, que con problemas físicos llegó a los 24 puntos con 50% de acierto en tiros de dos y de tres, y para Draymond Green, que sumó 13 puntos, 11 rebotes, 9 asistencias, 5 robos y 3 tapones.

¿Quién dijo que esto iba a ser aburrido?

El duelo recordaba a los de 2015 en su inicio. Era un LeBron contra Curry de manual, cada uno a su estilo. Un cruce fortuito pero muy peligroso entre J.R. Smith y Klay Thompson dejaba a este último renqueante en el vestuario y a los Warriors en un estado mental de despiste que permitía ya a los Cavaliers hacerse con el liderato del partido, aunque con escaso margen. James tiraba desde todos los lados y anotaba: 5/5, 6/6, 7/7… El ’23’ tiraba del carro.

La salida de Shaun Livingston, como en los minutos importantes sin Iguodala -también ausente hoy- ante los Rockets, hacía crecer a su equipo en los dos lados, pero Durant estaba inoperante y Green ya se llevaba una técnica. La desesperación crecía tras el primer cuarto, más cuando llegaban los Cavs a tener la máxima diferencia: +11 (40-51, minuto 17). La vuelta a pista de Thompson y los fallos por precipitación de los visitantes eran lo que acercaban definitivamente de nuevo en el tanteador a Golden State, cerrando con empate (56-56) la primera parte tras un triplazo lejano y a tiempo de Steph Curry.

Y llegó ese jugador que no esperas y acaba sorprendiéndote; esta vez fue JaVale McGee. Curiosamente había ocurrido lo mismo en el primer partido de los Playoffs ante los Spurs y ahora pasó algo parecido en el primer partido de las Finales. Y en el tercer cuarto, siempre el tercer cuarto, de los Warriors. Sólo LeBron frenó con la guardia pretoriana que suman todos sus músculos. Los locales, ‘sólo’ pudieron poner el +6 en su periodo estrella.

Durant mejoraba un poco y Looney cuajaba alguna que otra jugada de arranque, pero los Cavs contrarrestaban. Era ya una lucha titánica, nada más lejos que los augurios que dictaban ya el resultado para este partido sin haberse puesto el balón en juego. Y, de nuevo, LeBron contra Curry. Por los viejos tiempos. Hasta en la doble jugada que dio lugar a la última del tiempo reglamentario: George Hill fue parado con falta, metió el primer tiro libre y falló el segundo, J.R. Smith cogió el rebote con empate y salió corriendo hacia su propio aro sin saber nadie muy bien por qué. Ahí expiraron los 48 minutos, de los que James jugó 44, y con 107-107 se daba paso a la prórroga. 

Remataron los Warriors con un Thompson cojo y un Green que sentenciaba desde el triple (2/5 en éste cuando hizo 2/16 en la serie entera ante los Rockets). Para olvidar el empujón de James a Curry y el doble de Tristan Thompson a Livingston y Green, empañando mínimamente a falta de dos segundos un partidazo con mayúsculas, un argumento para creer que se puede exprimir todo el jugo a esta serie por el título.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)