NBAEstás viendo//El pionero que no conocía barreras
El pionero que no  conocía barreras

El pionero que no conocía barreras

Fernando Martín Espina, nacido el 25 de marzo de 1962, cumplió un sueño con muchos años de adelanto. Cumplió en 1986 el que fue sueño de todos: jugar en la NBA. Con él empezamos un coleccionable sobre los europeos que han hecho –y siguen haciendo– historia en la NBA.
[Por Paco Torres
Fotos: Gigantes del Basket]

Noviembre de 1986 fue un mes de especial agitación en la redacción de Gigantes. Nuestro corresponsal en Estados Unidos, Marcelino Benito, tenía una orden muy clara: contarnos cada cosa que ocurriera en torno a Fernando Martín, el pívot español de 24 años y 2.05 metros que había osado afrontar el mayor desafío que pudiera tener un baloncestista europeo: jugar en la NBA
Abandonó el jugador una vida deportiva plácida en el Real Madrid para abrirse camino en un mundo que no sólo se atojaba hostil, sino incluso impenetrable. Y se fue a Portland, que aquí nos sonaba a una empresa de cementos, y que resultó ser una ciudad lluviosa, capital del verde estado de Oregón. Martín había acudido un año antes al campus de los Nets, equipo que lo había elegido en el número 38 del draft, pero decidió esperar a jugar el Mundial de España –entonces los jugadores que se iban a la NBA no podían volver a vestir las camisetas nacionales de su selección– para aceptar la oferta de los Blazers, equipo al que habían traspasado sus derechos los Nets.
«Quiero contarle a mi hijo que jugué en la NBA». Era su gran motivación; ser un pionero europeo, pisar unas canchas que sólo antes que él lo había hecho el búlgaro Georgi Glouckhov –un pívot grandullón– con la camiseta de los Suns de Phoenix…

… Más información en la revista GIGANTES.

YA EN TU QUIOSCO

Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Sigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)