NBAEstás viendo//Cinco genios del baloncesto moderno y su momento de explosión previo a la NBA
Cinco genios del baloncesto moderno y su momento de explosión previo a la NBA

Cinco genios del baloncesto moderno y su momento de explosión previo a la NBA

Kobe, LeBron, Doncic, Durant y Curry. Cinco estrellas de la NBA y sus respectivos cinco golpes sobre la mesa ante de llega a la Liga

Las estrellas de la NBA, por lo general, desembarcan en la Liga con esa etiqueta tras haber deslumbrado en el baloncesto de instituto y universitario. Sus nombres son repetidos hasta la saciedad por ojeadores, entrenadores y expertos en baloncesto de formación desde muy temprana edad. Muy pocos son unos desconocidos cuando llegan al baloncesto profesional. Muy pocos dan la sorpresa. Por ese motivo, en ESPN han elaborado una lista de los mejores prospects de la historia baloncesto moderno estadounidense a los ojos de los más entendidos en la materia, haciendo hincapié en el momento concreto en el que explotaron y dejaron claro que no había lugar a dudas sobre su etiqueta de jugador NBA, aunque unos tardasen más que otros en hacerlo patenta. De Kobe Bryant LeBron James, pasando por Stephen Curry, Kevin Durant Luka Doncic, estos son cinco casos de jugadores y su momentum para demostrar que su siguiente paso sería la Liga.

Kobe Bryant, un perfecto desconocido

En marzo de 1996, Bobby Marks trabajaba como asistente del general manager de los New Jersey Nets. El conjunto de Newark se preparaba a conciencia para el draft y el GM de la franquicia, el legendario Willis Reed, le llamó a su oficina para preguntarle sobre un jugador del que había leído un informe. «¿Alguna vez has oído hablar de un chico de instituto de 17 años que se llama Kobe Bryant?». Su respuesta fue un no rotundo.

Aunque parezca imposible, Kobe era un completo desconocido para muchos ejecutivos de la NBA, así que Reed envió a Marks a verle en acción, y se enamoró del jugador con el que se encontró. Podía hacer de todo y en varias posiciones. El baloncesto colegial se le quedaba pequeño. Su forma de atacar el aro era tan variopinta como agresiva. Un ganador nato. La reacción del ojeador de los Nets fue que Bryant estaba más que listo para jugar con los profesionales. Cuando la franquicia de New Jersey le invitó a un entrenamiento privado previo al draft, Marks observó como jugaba del mismo modo contra hombres hechos y derechos que contra chicos de instituto. Sin embargo, los del otro lado del río Hudson eligieron a Kerry Kittles en el puesto número 8 del Draft de 1996. Alguien no vio las cosas tan claras como el asistente del general manager.

LeBron James roba protagonismo a Lenny Cooke

Al contrario que Kobe Bryant, LeBron James era toda una estrella mediática durante sus años de instituto. Su nombre estaba en la agenda de cualquier entrenador universitario, ojeador de la NBA o representante de la marca de calzado de turno. Se sabía que sería una estrella. Sin embargo tuvo que pasar una prueba de fuego para comprobar si el hype era cierto, y fue en el ABCD Camp de 2001. Tenía dos años más de instituto por delante y se vio las caras ante todo un mastodonte del baloncesto escolar como Lenny Cook.

El joven de New Jersey tenía dos años más y estaba promediando 25 puntos y 10 rebotes. Pero LeBron no se iba a amedrentar. Tenía prácticamente su mismo tamaño y muchas ganas de destacar ante el jugador al que todos habían ido a ver. ¿Lo hizo? Tuteó a Cook durante todo el partido y acabó anotando un triple sobre la bocina para dar la victoria a su equipo. Dos años después, James fue elegido en el puesto número uno del Draft de 2003, pero desde aquel día todos sabían que iba a ser así. Lo único que faltaba era ver qué equipo tendría la suerte de poder contar con ese prodigio.

Luka Doncic y el Luka’s Way

Mientras que las grandes estrellas del baloncesto estadounidense se hacen un nombre en la NCAA y empiezan a labrar su futuro profesional en la universidad, Luka Doncic se sirvió de otra plataforma bien distinta para captar la atención de la NBA y sus ojeadores. Un años después de ganar la medalla de oro en el Eurobasket de 2017, el esloveno puso patas arriba el baloncesto del viejo continente. Con sólo 19 primaveras hizo del 2018 ‘el año de Luka’. Campeón y MVP de la Liga Endesa, además de campeón, MVP y MVP de la Final Four de la Euroliga. La definición perfecta del término ‘dominio absoluto’.

Un chico que no había llegado aún a la veintena era el dueño y señor del baloncesto europeo y la NBA no podía dejarle pasar. Su control de la situación, su templanza en los momentos tensos, su capacidad para decidir partidos… Lo tenía todo y a más de uno le recordaba a un tal Dirk Nowitzki, con quien tuvo la posibilidad de llevar a cabo una transición de lo más agradable al profesionalismo estadounidense al ser elegido en el puesto número 3 del Draft de 2018. En Phoenix y Sacramento no debían estar muy al tanto de lo que se cocía al otro lado del Atlántico y los Dallas Mavericks se movieron en los despachos para conseguir que los Atlanta Hawks eligiesen al chaval y se lo traspasasen.

KD takes over against Texas Tech

Durante sus años en el instituto, Kevin Durant era uno de los mejores jugadores de su promoción, pero todavía no tenía el impacto que alcanzó en la Universidad de Texas. De hecho, muchos de sus partidos de high school con Montrose Christian School tenían como estrella a un Greivis Vásquez que también acabaría en la NBA, pero a años luz de KD. Antes de la NCAA era impensable que con tiempo se rifaría el número uno del Draft de 2007 con Greg Oden, quien finalmente fue elegido en primer lugar.

Fue en un partido universitario de máxima rivalidad entre la Texas y Texas Tech, cinco meses antes del draft, cuando Kevin Durant aprovechó para dar un golpe encima de la mesa y dejar claro que sólo estaría un año en la NCAA y después pondría rumbo a la NBA. Sus 37 puntos y 23 rebotes ante el equipo de toda una leyenda de los banquillos como Bobby Knight disiparon cualquier duda. «Es muy bueno. Mide 2.10, tiene mucha movilidad, es rápido, es ágil. Quiero decir, ¿qué más tiene que hacer? No hay ninguna pócima que beba antes de los partidos. Es así y ya está», declaró el mítico técnico tras el correctivo de Durant a sus chicos.

Steph Curry se aprovecha de Blake Griffin

Sólo era el tercer partido de la temporada 2008-09 de la NCAA, pero Stephen Curry vio en la visita de Davidson a la cancha de Oklahoma un buen momento para hacerse notar y empezar a postulares para el Draft de 2009. No era ningún desconocido, pues sus exhibiciones anotadoras del año anterior le habían puesto en el mapa. Sin embargo su físico todavía era uno de los ‘peros’ que manejaban los ojeadores de la NBA para no darle todo el crédito que se merecía, así que aprovecharía que el partido contra los Sooners sería retransmitido a nivel nacional por la presencia de Blake Griffin en las filas de Oklahoma para dejar claro que tenía sitio entre los profesionales.

Lo que mostró Stephen Curry en aquel partido fue lo mismo que ha enseñado tantas y tantas veces en sus temporadas más exitosas en la NBA. Se marchó hasta lo 44 puntos. Eclipsó por completo los 25 puntos y 21 rebotes de Blake Griffin y a punto estuvo de guiar a su equipo a materializar una remontada épica después de ir perdiendo por 21 tantos. Verle alternar con Kevin Durant y Russell Westbrook, por entonce ya estrellas de la Liga, no era más que el mejor reflejo de que aquel jugador undersize y con carencias físicas tenía etiqueta NBA.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)