NBAEstás viendo//Ginóbili explica su adiós: "Agarré la pelota y no sentí absolutamente nada"
Ginóbili explica su adiós: «Agarré la pelota y no sentí absolutamente nada»

Ginóbili explica su adiós: «Agarré la pelota y no sentí absolutamente nada»

Ginóbili ha explicado las razones de su retirada y ha reflexionado sobre los momentos más importantes de su carrera.

Manu Ginóbili ha ofrecido una última rueda de prensa para despedirse como jugador de los San Antonio Spurs. El escolta argentino, que este verano anunció su retirada del baloncesto, ha explicado en profundidad las razones para decir adiós y ha reflexionado sobre los momentos más importantes de su carrera.

«Durante toda la temporada iba digiriendo la situación. La jugué ya pensando que iba a ser la última pero dejé la puerta abierta en caso de que cambiara de opinión y de que cuando volviera de vacaciones todavía estuvieran esas ganas. Me guardé un poquito de lugar por si cuando volvía a ver esta cancha y a entrenar un poquito algo despertaba en mí, pero no, Se cerró inmediatamente la puerta, no estaba listo para volver a hacerlo de nuevo, ni física, ni mentalmente, y entonces ahí es cuando me convencí del todo, aunque ya estaba bastante encaminado».

Manu Ginóbili ha asegurado que en su decisión de retirarse pesaron tres factores: mental, físico y familiar:

«Se juntó todo. Ya el tema de la familia empezaba a tirar cada vez más. El tema de volver a Argentina, de pasar más tiempo con mi gente de allá. La realidad es que cuando empecé a hacer gimnasio y agarré la pelota no sentí absolutamente nada. De hecho me vi más lejos cuando veía que Dejounte Murray, como Bryn Forbes entrenaban y se preparaban para una temporada tan dura. La puerta se cerró definitivamente. Físico, mental, familia. Las tres fuerzas fueron similares».

Sobre el momento más especial de su carrera en la NBA:

«El momento más especial de este lado de mi carrera fue el de 2014. Por muchas razones. Primero porque me llegó en un momento distinto de mi vida, ya con tres hijos, después de una frustración muy grande del año anterior, siete años después del último campeonato… Cuando en 2014 pudimos ganar y de esa manera, jugando tan bien, fue increíble».

Manu Ginóbili también ha hablado del momento en que le comunicó su decisión a Gregg Popovich, y ha agradecido una vez más la compresión del entrenador de los Spurs:

«La conversación fue muy tranquila, muy adulta, como siempre. Le dije que la decisión ya estaba tomada. Él me había dicho que le gustaría tenerme un año más, pero me vio muy convencido. De hecho lo entendió perfectamente, que posiblemente él hubiese hecho lo mismo, y que por más que era el fin de una etapa mía con él dentro como jugador, yo voy a seguir estando aquí y ayudando en lo que pueda».

Sobre lo que hizo especial su paso por los San Antonio Spurs y la selección de Argentina:

«Jugadores que estuvieron [tantos años en el mismo equipo], no sucede tanto en la NBA. Puede haber uno, puede haber dos que se queden durante tanto tiempo. Nosotros tuvimos acá algo mágico, único. Esa continuidad hace que uno cree una especie de familia o de situación en la que uno se siente cómodo de venir aquí todos los días y de relegar tantas cosas. Eso lo hizo muy especial. Me pasó también con la selección, con Argentina. El hecho de haber podido compartir equipo con algunos jugadores por 15 años, 20 con Scola, es muy especial. Fui muy afortunado de haber tenido esos dos grupos de compañeros«.

¿Habría cambiado algo en la carrera de Ginóbili de no haber ganado tantas cosas? Él lo tiene claro:

«Lo más relevante son las experiencias, las historias, los amigos, el aprendizaje de los buenos y los malos momentos. Eso es lo que determina ser mejor padre, mejor persona, mejor marido o mejor ciudadano. Tuve la enorme fortuna de haber ganado un montón de cosas a diferentes niveles, pero si no lo hubiese ganado no hubiese cambiado tanto».

La genial anécdota de su hijo

«Cuando le preguntamos a nuestros hijos qué pensaban, si estaban contentos de que papá no iba a estar tanto tiempo viajando, Nico, el mayor, dijo: ‘Sí, sí, pero… No quiero que te retires, papá’. ‘¿Por qué?’. ‘¡Porque los fingers de pollo de la sala de familiares están buenísimos!'».

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)