Chris Boucher: de vivir en la calle a ser dos veces campeón de la NBA

Chris Boucher: de vivir en la calle a ser dos veces campeón de la NBA

La vida de Chris Boucher no ha sido fácil. Con 16 años tuvo que dejar el instituto y ponerse a trabajar. Desde ahí hasta ser campeón NBA ha pasado mucho

Con 16 años, Chris Boucher no tenía hogar. Con 27 cumplidos en enero de este año es dos veces campeón de la NBA (2018 y 2019), además del primer jugador en la historia en conseguir en la misma temporada los galardones de MVP y Mejor Defensor de la G-League (2019). La historia de este ala-pívot de 2.06 es, simplemente, espectacular. Una superación constante con final feliz… y sumando.

Su infancia en Santa Lucia no fue precisamente tranquila ni fácil. Drogas, bandas y crimen en cada esquina cuando pisaba la calle y una familia desestructurada por completo cuando estaba en casa. El divorcio de sus padres le dejó en la calle siendo sólo un adolescente de 16 años, que dejó el instituto para empezar a trabajar de lavaplatos en un restaurante. Tenía que vivir en casas de amigos o donde buenamente podía. En aquel momento, su única salida se llamaba baloncesto, pese a que creció jugando al fútbol y al hockey sobre hielo. El balón naranja le daba tranquilidad y la cancha se convirtió en su hogar. No le quedaba otra.

En el equipo de la AAU Alma Academy encontró una vía de escape y la forma de poder salir de todo aquello que le condenaba a lo peor.  Acabó siendo incluso portada de la prestigiosa Sports Illustrated en su edición de previa de la temporada 2016-17.

Chris Boucher - Sports Illustrated

Sin embargo no todo fueron alegrías en evidente camino hacia la NBA y una lesión se frenó en seco. Una rotura en el ligamento cruzado anterior de su pierna derecha hizo que en marzo de 2017 apareciesen las dudas, tanto suyas como de los que se fijaban en él. El prometedor ala-pívot que aspiraba a comerse el mundo no fue elegido en el Draft de 2017 y tuvo que recalcular su ruta hasta lo más alto del baloncesto mundial. La opción de la G-League apareció como la mejor opción para llamar la atención de los equipos de la NBA.

Los Golden State Warriors quisieron seguirle de cerca y le ficharon para formar parte de los Santa Cruz Warriors, su equipo afiliado. Jugó a caballo entre la G-League y la NBA, siendo uno de los primeros jugadores en firmar un two-way contract. Tras recuperarse de su lesión, Chris Boucher recibió la llamada de la liga de desarrollo en noviembre de 2017 y en marzo de 2018 ya disputó sus primeros minutos con los Golden State Warriors, formando parte de la plantilla que ganó el anillo en aquel año, pese a no ser elegible para disputar los playoffs.

Al término de la temporada, los Warriors cortaron a Chris Boucher, que tardó un par de días menos que un mes en encontrar nuevo equipo. Los Toronto Raptors le firmaron como agente libre y le dieron otro contrato de dos direcciones… y el canadiense explotó. Promedió 27-2 puntos, 11.4 rebotes y 4.1 tapones con los Toronto 905 en la G-League, siendo elegido MVP y Defensor del Año de la competición afiliada a la NBA. Esto le hizo subir un peldaño más y en febrero de 2019 firmó un contrato convencional con los Toronto Raptors. Jugó las Finales de 2019 y se coronó como el único canadiense en ganar un anillo de la NBA con un equipo de su país. A partir de ahí, sólo queda seguir escribiendo capítulos de su apasionante historia.