God Shammgod te enseña a hacer el movimiento que le convirtió en profesional

God Shammgod te enseña a hacer el movimiento que le convirtió en profesional

God Shammgod inventó un movimiento que recibió su nombre y pasó de generación en generación, con sus correspondientes variaciones

Cuando God Shammgod se sacó de la manga un espectacular cambio de ritmo y dirección, rompiendo los moldes del crossover convencional, nació el famoso shammgod. Uno de esos movimientos que reciben el nombre su creador y que pasan de generación en generación. Hoy, como ‘desarrollador de jugadores’ de los Dallas Mavericks, su creador te muestra los pasos a seguir para su perfecta ejecución.

En televisión nacional, en el partido del Eilte Eight del Torneo NCAA de 1997, contra el posteriormente campeón universitario Arizona, God Shammgod dejó boquiabiertos a propios y extraños con un movimiento para la posteridad. Años y años después, no pocos jugadores han añadido el shammgod a su arsenal ofensivo. No pocos jugadores se han visto superados, con la cadera descolocada o por los suelos al intentar defenderlo.

Durante toda su carrera universitaria y profesional como jugador NBA (#45 del Draft de 1997 elegido por los Washington Wizards) y emigrante a liga de otros países como Polonia, China, Arabia Saudí, Kuwait o Croacia, God Shammgod siempre fue un base con un manejo de balón excepcional. Su secreto residía más en el juego de pies que en la habilidad con las manos, pues siempre defendió que éstas eran el complemento a una rápida ejecución de los pasos adecuados para deshacerte de tu rival. Los mismos pasos que le llevaron a contar con el patrocinio de la marca Puma en la actualidad o Converse en el pasado, con quien protagonizó un espectacular anuncio junto a leyendas como Julius Erving, jugadores NBA como Carlos Arroyo, estrellas del playground como Adrian Walton o el rapero Jim Jones.

Dejan Bodiroga: la versión europea del shammgod

Al igual que el propio God Shammgod, su movimiento cruzó fronteras y se convirtió en seña distintiva de uno de los mejores jugadores europeos de todos los tiempos como Dejan Bodiroga. El movimiento del jugador serbio no era u shammgod en sí mismo, pero sí una adaptación de éste a su estilo de juego y condiciones físicas. Se le conoció como ‘látigo’ y sin tanto juego de pies y mucha menos plasticidad que el cambio de ritmo y dirección de su creador, Bodiroga y sus 2.05 de altura tiraban de cadera y manos para dejar a sus defensores con dos palmos de narices. Su ritmo ralentizado de juego hacía que sus cambios de ritmo fuesen letales. El ‘látigo’ era la mejor muestra.