NBAEstás viendo//La caída de los Warriors: de las Finales a pensar en el 'tanking'
La caída de los Warriors: de las Finales a pensar en el ‘tanking’

La caída de los Warriors: de las Finales a pensar en el ‘tanking’

Los Warriors han pasado de lo más alto al punto en el que se replantean su futuro en un lapso de pocos meses.

Steve Kerr tiene trabajo. Mucho. Los años en los que se tiene el poder desgastan, pero en la penuria se sufre exponencialmente más. Y en ese punto está Golden State Warriors, el equipo dominador del último lustro en la NBA. Cinco presencias seguidas en las Finales: tres títulos al zurrón y dos que evitaron LeBron James en 2016 y Kawhi Leonard en 2019. Ahora, casi cinco meses después de luchar por el título, bajan a las profundidades.

De nuevo son las circunstancias las que dictan. La misma mano que mece la cuna que les elevó a lo más alto tras escoger a sus tres piezas fundamentales mediante el ‘draft’, la misma que ahora les pone todo en contra para obligarles a reinventarse. Y rápido, que la NBA no espera. 

El ahora de los Warriors

La imagen está siendo muy pobre en este inicio de temporada: 2-9 de arranque, peor balance en toda la NBA. No son los Warriors que la gente ansiaba ver, desde luego.

No hay más que ver la situación de la plantilla, lo que más se resalta si uno está mínimamente pendiente de esta problemática: Eric Paschall, un novato de 23 años que no estaba en ninguna quiniela, es la mejor noticia para ellos; Ky Bowman, otro jugador de primer año, es titular sin haber sido siquiera drafteado; Willie Cauley-Stein y Alec Burks van faltos de rodaje, al igual que un Glenn Robinson que busca reivindicarse como algo más que un matador; Jordan Poole gana minutos pero no convence, Damion Lee sigue siendo sobrio en un papel que nunca será principal y Marquese Chriss no ha hecho rentable, de momento, la operación por la que se quedó en el equipo en detrimento de McKinnie.

Eso, sobre la cancha: en la enfermería es aún más dramática, Klay Thompson para casi toda la temporada, Draymond Green para más de una semana,  D’Angelo Russell para unos díasStephen Curry tiene para al menos tres meses de baja por una fractura en la mano izquierda, aunque hay informaciones (como la de Ric Bucher, de Bleacher Report) amplían los plazos a toda la temporada. Como la situación siempre puede ir a peor, Damion Lee ha sufrido una fractura en la mano derecha que le apartará de las canchas al menos dos semanas. Los Warriors tienen actualmente menos de diez jugadores sanos en plantilla.

¿De dónde vienen?

Cuando Kevin Durant decidió irse del equipo, las voces de los agoreros empezaban a retumbar. Se creía que, como podía ser lógico, se iba a perder poder. Había que sumar la retirada de Livingston y la salida de Iguodala, dos pilares fundamentales de esta era. 

La mejor temporada regular de la historia, un nuevo modelo de jugar al baloncesto, ataques que se han tratado de replicar en todo el mundo… No hay mejor legado, pero es eso: legado

Se realizó el traspaso para adquirir a D’Angelo Russell, entre otras cosas, para paliar la baja de Thompson esta temporada. Se esperaba que Curry pudiera actuar más como tirador que como director en algunas franjas, más liberado con un Russell de tendencia ascendente a su vera. Otra forma de trabajar mientras Klay tenía una recuperación pausada. ¿El objetivo? No perder ni un minuto, seguir aspirando a todo en el Oeste. La ilusión ha durado doce días. 

¿Hacia dónde van? 

En este momento los Warriors tienen el peor ratio defensivo de la NBA (116,8), el sostén que retenía tanto desenfreno y que estaba un tanto opacado por lo que significaba su ataque. 

Ahora toca darle una vuelta, replantear para buscar un nuevo camino. ¿Tanking? Joe Lacob, propietario de la franquicia, ya ha negado tajantemente que ésa vaya a ser la estrategia a partir de ahora, que «va contra los principios» que han consolidado desde hace años. Nadie le puede criticar por pensar eso, pero Golden State tiene firmados 156,7 millones en salarios para la 2021/22. Son al menos dos años con una estructura que les permitirá pocas florituras.

¿Soluciones? Empezar a repartir los minutos (cuando vuelvan Green y Curry) de verdad entre los jugadores, sobre todo a los que tienen que formar para el futuro. Es formar, no reservar; es necesario. También habrá que ver qué ofrece el mercado que le pueda interesar a Bob Myers, uno de los mejores GMs de la última década: los directivos de algunas franquicias han filtrado que, por lo flojo que va a ser el mercado de agentes libres de 2020, van a moverse muchas fichas durante esta temporada… y los Warriors deberán estar con mil ojos.

Esto va de escoger bien. Ya lo hicieron una vez: ¿por qué no otra?

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)