NBAEstás viendo//Guía NBA 2017/18: Cleveland Cavaliers, por Andrés Monje
Guía NBA 2017/18: Cleveland Cavaliers, por Andrés Monje

Guía NBA 2017/18: Cleveland Cavaliers, por Andrés Monje

Memoria 2016-17
Balance: 51-31. Segundos del Este. Perdieron las Finales NBA (Golden State, 4-1)
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
110.9 (3º) 98.3 (16º) 108 (22º)
Ataque 4 Factores Defensa
54.7% (2º) % efectivo en tiros 51.6% (18º)
27.5% (15º) Tiros libres 22.6% (3º)
13.7% (12º) Pérdidas 12.7% (29º)
21.9% (20º) Rebote ofensivo 24.2% (22º)
 
Glosario de la Memoria 2016/17:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos producidos cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el total.

Las últimas siete finales de Conferencia Este han tenido un elemento común: las jugó y ganó el equipo que contaba con LeBron James. El mejor jugador de esta era representa la línea que separa a un equipo entre lo racional (no siempre se llega al último escalón) y lo inhumano (llegar siempre y con garantías de competir). Desde su retorno a Cleveland, hace tres años, LeBron ha sido baja en 27 partidos… y los Cavs han perdido 23.

James ha jugado las siete últimas Finales NBA, ganando tres (Thunder, Spurs y los Warriors del 73-9) y cayendo en cuatro: sin Irving ni Love ante unos Warriors de 67 victorias, ante unos Warriors de 73 victorias que sumaron a Durant, ante la mejor versión conocida de los Spurs de Popovich y, seguramente la única con borrón, ante los Mavs de Nowitzki.

James es, en otras palabras, la mayor garantía de competir por el título que ha tenido la Liga desde la plenitud de Shaquille O’Neal. Y así su previsible salida al mercado el próximo verano, sin asegurarse continuidad, se ve en Cleveland como dejar entreabierta la puerta del infierno. Si James realmente se va, todo cambia.

Resulta sencillo pensar que la prioridad es seguir en Cleveland. Pero el objetivo de dar a Ohio un campeonato NBA quedó cumplido y, pese a los gigantescos vínculos del jugador con la comunidad, cercano a cumplir 33 años su futuro puede estar movido por el mejor contexto para batir a los Warriors. Si se une ese escenario a la complicada relación con Dan Gilbert, propietario de los Cavs, existe la posibilidad de que James pueda marcharse. Y sólo que sea posible ya es traumático en Cleveland.

Viniendo de un curso en el que registró su mejor marca de siempre en rebotes (8.6) y asistencias (8.7), antes de volver a estar superlativo en playoffs (33 puntos, 9 rebotes y 8 asistencias de media, con 56% en tiros de campo y 41% en triples), su pico de rendimiento parece infalible. Pero serán los resultados y sensaciones colectivas las que puedan descifrar qué decisión pueda tomar en verano. Porque ya no sólo son los Cavs, es la Liga al completo la que estará pendiente de qué sucede con James y qué tipo de movimiento de fichas podría desencadenar.

Isaiah Thomas y la elección de los Nets

Su principal escudero, Kyrie Irving, anunció en verano que quería marcharse, revolucionando el escenario y poniendo en difícil situación a una Gerencia que además vio salir a David Griffin (impresionante labor desde el retorno de James). Koby Altman, nuevo General Manager, lo solventó acordando un traspaso con Boston en términos más que interesantes.

Los Cavs recibieron a Isaiah Thomas, Jae Crowder, el novato Ante Zizic y el jugoso pick de Draft (sin protección) de los Nets en 2018, además de una segunda ronda de 2020 (procedente de los Heat) obtenida posteriormente a causa del delicado estado físico de Thomas. Lo valioso aquí es la doble vía: se puede competir de inmediato… y se gana el plan B que permite la elección de Brooklyn.

En plano deportivo la ausencia de Thomas (sin fecha de retorno por problemas en la cadera) será cubierta por Derrick Rose y José Manuel Calderón como bases, abriendo también barajas tácticas con Dwyane Wade al uno junto a James y rodeado de aleros. El ex de los Bulls quería competir y ha vuelto a juntarse con James para lograrlo. Conoce qué significa una estructura ofensiva con LeBron y su inteligencia está fuera de duda, por lo que se le podrá ver en más roles sin balón, atacando el espacio y cortando hacia el aro con James en pista o como interesante variante absorbiendo cierto peso creativo en sus descansos. Wade nunca ha sido extremedamente fiable lanzando de tres puntos pero tiene años de experiencia en sistemas ofensivos comandados por James.

El caso de Rose es, sin embargo, el más interesante de todos ellos. Y cambia según los Cavs tengan o no a Isaiah Thomas sano. Compartir pista con James suele estar asociado a dos factores para los bases: resultar amenaza espacial (a través del tiro de tres) y resolver en catch&shoot, ya que el propio LeBron genera las ventajas. Sin embargo para Rose esos dos elementos suponen un considerable desafío. El curso pasado su porcentaje al triple fue muy bajo (22%) y sólo lanzó el 6% de sus tiros tras recepción. Rose es muy útil atacando el aro pero necesita adaptación a ese nuevo contexto.

Foto: Kevin C. Cox/Getty Images

Con Thomas en cancha, todo cambia. Rose podría ser muy útil en una segunda unidad que le otorgue más peso creativo y toma de decisiones, mientras que Isaiah es plenamente adaptable al rol previo de Irving. La gran duda sigue siendo cuándo podrá estar listo para jugar Isaiah y en qué estado lo hará cuando eso suceda.

Los Cavs, cuyo ataque se encuentra muy bien estructurado (jerarquías asumidas, roles funcionando y espacio ofensivo brillante), pueden permitirse competir sin Thomas durante buena parte de la fase regular. Más en un perímetro en el que se renovó a Kyle Korver, continúan JR Smith e Iman Shumpert y se han sumado a Jae Crowder y Dwyane Wade. Con LeBron al mando y pudiendo explotar mucho más a Kevin Love, no existe urgencia. Los Cavs serán una máquina de anotar.

Pero también es cierto que Cleveland sí le necesitará en su mejor versión para la fase final, algo igualmente necesario en el caso del jugador, en la antesala de firmar el contrato más importante de su vida. Si Thomas regresa al 100%, los Cavs van a seguir teniendo un ataque dominante en el momento de la verdad.

La candidatura, en defensa

Sin embargo la gran historia de los Cavs se encontrará atrás. La última campaña la franquicia perdió automatismos defensivos, se dejó caer a uno de los diez peores registros durante la fase regular y no supo recuperar su mejor versión llegado mayo. Los Cavs recibieron 108 puntos por 100 posesiones en Playoffs, cifra que ascendió a unos insostenibles 117 en las Finales ante Golden State.

Entendiendo que su ofensiva fluye de forma natural, Cleveland necesita defender a muy alto nivel si quiere llevarse el anillo. Para ello habrá especialmente tres puntos problemáticos a resolver.

El primero es la defensa del base rival. Ante la posición con más talento de la NBA los Cavs no tienen solución en forma de stopper. No al menos una que no suponga perder un jugador de la rotación de aleros (Smith o Shumpert). Irving representaba una debilidad pero la situación no apunta a mejorar habiéndole sustituido por Derrick Rose y, sobre todo, Isaiah Thomas (peor dato defensivo NBA en el índice Real Plus-Minus). Thomas es una bestia ofensiva pero Cleveland va a tener que ocultarle atrás en sistemas que le envíen a una esquina o con el peor atacante rival.

El segundo aspecto clave es la defensa del triple. El curso pasado las rotaciones de ayudas llegaron a menudo tarde y los Cavs permitieron un 5% más de volumen de triples y un 2% más de acierto. Para mejorar ahí se ha ganado a Jae Crowder, listo además para descargar a James de asignaciones complicadas atrás. Su llegada alimenta, de hecho, el uso de formatos muy versátiles, algo esencial si se quiere competir ante Golden State, dibujando opciones soberbias junto a Thompson, Smith y el propio James. Emplear quintetos más dinámicos será más viable ahora y, en ese aspecto, Jeff Green y el novato Cedi Osman podrían dar un respiro en la rotación.

El tercer foco de conflicto, ligado al anterior, es hasta qué punto formatos pequeños comprometen el rebote defensivo. Los Cavs tuvieron problemas ahí el año pasado y para el sistema, incluso ideado pensado para ritmos lentos, es muy importante obtener buenos datos de rebote en aro propio. Y el motivo de fondo es sencillo: activa más la transición. Y con James al mando, conviene tenerla siempre activada.

Los Cavs pueden ser un gran equipo defensivo. Y de hecho, a excepción del año pasado, llegado el momento clave han solido serlo. Pero siendo este año especialmente vital, con el futuro de James en el aire, su candidatura pasará por lograrlo.

Datos de lupa:

  • Colectivo:

Cleveland anotó 1067 triples en la fase regular, tercera marca más alta de la historia NBA.

  • Individual:

Los Cavs fueron 7.7 puntos (por 100 posesiones) mejores que sus rivales con LeBron James en pista… y 8.5 peores (también por 100 posesiones) sin él.

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 137 millones
  • Límite salarial: 99.1 millones
  • Impuesto de lujo: 119.2 millones
  • Mínimo salarial: 89.2 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Los Cavs tienen el payroll más caro de la NBA. Y al mismo tiempo un temor notorio de que la potentísima apuesta podría derrumbarse a un año vista. A estas alturas LeBron James es mucho más que un jugador de baloncesto, en realidad representa un termómetro de éxito por todo lo que es capaz de atraer a su alrededor. Y así su potencial agencia libre en 2018 (puede salir al mercado, si rechaza su player option) podría provocar (de nuevo) un seísmo en la franquicia. La salida de Kyrie Irving, que pidió el traspaso, ha podido ser sólo el inicio del efecto dominó.

Este verano los Cavs retuvieron a Kyle Korver (22 millones por 3 años) y reclamaron al turco Cedi Osman (8 por 3), además de firmar por debajo de mercado a Derrick Rose y Jeff Green (ambos por menos de dos millones y un año) y hacerse con José Manuel Calderón (también por un año) para su rotación de bases. Por último cerraron el perímetro firmando a Dwyane Wade (1.4 millones), cortado por Chicago. En el horizonte, sin embargo, está la renovación de Isaiah Thomas (2018), que podría pasar de sus 6 millones actuales a algo cercano al máximo. Cleveland posee cinco contratos por encima de 10 millones para este curso y la inseguridad de descifrar qué hará James en 2018. De él dependerá todo, porque con él seguirían siendo candidatos al título… pero sin él Koby Altman, nuevo General Manager, se vería en una situación radicalmente diferente.

Jugador a seguir:

El hombre con más carga de minutos en la historia del baloncesto moderno afronta (otra vez) un año plagado de responsabilidades, previo además a un verano que puede cambiar nuevamente su carrera (y como consecuencia la Liga). Paradigma de versatilidad e icono de esta era, LeBron James buscará sus octavas Finales consecutivas.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)