GUÍA NBAEstás viendo//Guía NBA 2018/19: Charlotte Hornets, por Andrés Monje
Guía NBA 2018/19: Charlotte Hornets, por Andrés Monje

Guía NBA 2018/19: Charlotte Hornets, por Andrés Monje

Memoria 2017-18
Balance: 36-46. Fuera de Playoffs en el Este
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
107 (13º) 100.5 (9º) 107 (16º)
Ataque 4 Factores Defensa
50.8% (25º) % efectivo en tiros 53.2% (23º)
31.2% (1º) Tiros libres 20.8% (1º)
12.5% (2º) Pérdidas 13.4% (25º)
22.2% (16º) Rebote ofensivo 19.3% (1º)
Ataque Triple Defensa
31.4% (22º) Volumen 34.3% (17º)
36.9% (9º) Acierto 37.5% (27º)
Glosario de la Memoria 2017/18:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos anotados cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos de campo / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el volumen total.
* Volumen de triples: porcentaje de lanzamientos (intentados o permitidos) de tres puntos sobre el total de tiros de campo/ Acierto de triples: porcentaje de acierto (propio o permitido) en lanzamientos de tres puntos.

hornets

La etapa de Steve Clifford llegó a su fin Charlotte. A pesar de haber cambiado la dinámica perdedora, dos presencias en Playoffs en cinco años saben a poco, especialmente después de que hace un par de temporadas los Hornets se fueran hasta las 48 victorias e ilusionaran con poder establecerse en la élite del Este. No volvieron a la fase final los dos años siguientes. Fue una muestra más de que en el deporte siendo difícil llegar a la zona noble lo más complejo de todo es mantenerse.

Clifford cogió un equipo incapaz de defender ni competir y construyó una estructura ordenada atrás, bajo su propuesta conservadora, que se enganchó a la evolución individual de Kemba Walker para sobrevivir en ataque. Puso al equipo en el buen camino. Pero una vez exprimida la fórmula, los Hornets necesitan encontrar otra nueva que les pueda permitir abandonar la zona discreta del Este.

James Borrego afronta el desafío tras una nueva etapa de asistente de Popovich en San Antonio (ha pasado más de una década en la franquicia texana). Y con una pizarra por descubrir en un proyecto cuyos únicos cambios trascendentales han sido la salida de Dwight Howard y, tras un par de movimientos, la llegada de Bismack Biyombo en el cinco, y el refuerzo de Tony Parker para el puesto de uno.

 

Por ello es especialmente interesante ver de qué forma revitaliza una rotación adormilada y en cierto modo estancada en varias de sus piezas clave. Porque puede ser en la medida en que Nicolas Batum, Michael Kidd-Gilchrist y Marvin Williams sean capaces de regresar a su mejor versión cómo los Hornets eleven más sus prestaciones.

Batum puede verse motivado por la incorporación de su compatriota Parker. Y Charlotte necesita que así sea sobre todo por dos motivos: primero por su peso en el papel de generador de juego (a menudo es incluso el principal) y segundo por la influencia de su acierto exterior, discreto para su alto volumen de intentos. La depresión competitiva del galo es además un aspecto comprometido para el bloque, porque la presencia de Michael Kidd-Gilchrist (excelente defensor pero sin rango de tiro exterior) requiere de un espacio ofensivo saludable. Si Batum no anota de fuera, complica lo demás.

Williams tiene mucho valor como cuatro abierto, precisamente porque además de su versatilidad defensiva es más fiable tirando de tres, pero está por ver qué tipo de estructuras quiere usar Borrego y qué rol le ofrece. En cualquier caso, entre los tres aleros comprometen 51 millones de dólares este año y 53 el siguiente, por lo que devolver su impacto a pista debe ser prioridad para el técnico.

Cómo ayudar a Kemba

El estancamiento deportivo del bloque no está permitiendo que su estrella, Kemba Walker (ya 28 años), obtenga todo el reconocimiento que en otro contexto podría tener. Y en realidad del que puede merecer, puesto que más allá de pedir un salto en su rendimiento defensivo (y ha progresado en ese aspecto), es complejo imaginar que Walker pueda dar mucho más a la estructura.

Los Hornets volvieron a anotar casi 110 puntos por 100 posesiones con él en pista, cifra que pone su ataque al nivel top 5 NBA. Pero sin él el rendimiento se desplomó a apenas 100, equivalente al peor ataque de la Liga. La incapacidad de Charlotte de sobrevivir sin su principal anotador, sobre todo tras el descenso de rendimiento de Batum, está resultando una tortura.

Walker está produciendo, incluso a pesar de un contexto muy mejorable (ya casi uno de cada tres tiros suyos son triples tras bote, los más complejos de anotar), por lo que la prioridad es servirle ayuda a la hora de generar opciones, es decir diversificar el ataque, para no obligarle a esfuerzos imposibles. Sin olvidar, eso sí, que es un jugador que será agente libre el próximo verano. Y su contrato actual (12 millones al año) se encuentra por debajo de su valor de mercado.

La llegada de Tony Parker tiene ese objetivo de ayudar a Kemba. El francés ha perdido explosividad pero sigue siendo una fuente más que válida a la hora de dividir la zona y leer el ataque a media pista. Si Charlotte sigue corriendo poco (quinto equipo con menor frecuencia de transiciones) y usando mucho pick&roll para sus bases (quinto equipo que más lo usó), puede contribuir mucho. Incluso en quintetos en los que compartan pista.

Y es que una de las grandes carencias de la plantilla es, efectivamente, la generación de juego. Porque exceptuando a la pareja gala, los recursos exteriores invitan mucho más a pensar en ejecutar que en crear. Así sucede con Malik Monk (discreto año de novato) y Jeremy Lamb, aunque con este último existe esperanza para que su rol de sexto hombre que altera el ritmo de los partidos pueda pasar a ser algo más.

Borrego tiene un gran reto con ello. Podría reducir aún más el tamaño de sus formatos, por ejemplo lanzando a Kidd-Gilchrist al puesto de cuatro para favorecer, entre otras cosas, una mayor cabida de exteriores (entre los que hay que tener en cuenta al novato Miles Bridges, apuesta de Charlotte en el último Draft). Pero tampoco eso garantiza con seguridad la construcción de un mejor escenario que explote Walker… y hay que asumir que la rotación interior va muy cargada de efectivos.

Rompecabezas en la zona

Porque en la zona hay variantes y sobre todo nombres. La marcha de Dwight Howard abre la vacante en el puesto de cinco, especialmente importante para un equipo que juega tantas situaciones de pick&roll, pero rápidamente surgen no menos de tres nombres para ocuparla.

Bismack Biyombo, Cody Zeller y Willy Hernangómez van a luchar por el puesto. Y con asterisco lo hará también Frank Kaminsky, después veremos el motivo. De entre los tres primeros, Biyombo ofrece un mayor despliegue físico y protección de aro mientras que el español puede beneficiarse de que, ofensivamente hablando, es claramente el más productivo de los tres. Y más que sólido continuando hacia el aro tras bloqueo.

Foto: Getty

Zeller se pasó lesionado más de la mitad del curso pasado pero, estando sano, es un jugador fiable y especialista en toda clase de pequeños detalles que ayudan al bloque. Domina como poco el arte de poner bloqueos, ganar la posición, realizar la ayuda defensiva a tiempo… una joya del trabajo oscuro. Mitch Kupchak, General Manager, ya dejó caer semanas atrás que la apuesta puede depender de momentos de forma y emparejamientos rivales, pero la realidad es que parece haber poco hueco para tres jugadores que, en condiciones normales, tendrían una buena cantidad de minutos.

La situación se hace aún más indescifrable con la presencia de Kaminsky, que el curso pasado actuó bastantes minutos como cuatro… pero los dos años anteriores los jugó casi al completo como cinco. Kaminsky es el que más abre la pista de toda la baraja, lo que sabiendo la necesidad de espacio del equipo, puede darle opciones. Pero a la vez el más frágil físicamente, por lo que sus posibles minutos como cinco deberían ir protegidos atrás por el sistema de aleros que plantee Borrego. La ausencia de una  baza clara a largo plazo para el proyecto alimenta aún más la competencia.

El rompecabezas es notable si se considera la posibilidad del nuevo técnico de variar formatos con uno o dos interiores, dependiendo de cuánta seguridad defensiva pueda obtener en un lado de la pista o cuánto espacio y margen para el crecimiento ofensivo busque en el otro. Por ello definir sus ideas pronto va a ser resultar clave para conocer qué tipo de Hornets podemos ver.

 Datos de lupa:

  • Colectivo:

Charlotte fue el segundo equipo que menos volumen de triples lanzó desde las esquinas, sólo un 15.4% del total.

  • Individual:

Kemba Walker fue el cuarto jugador que más triples tras bote anotó en la Liga, con 1.8 por encuentro (y un 38% de acierto en ellos).

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 120.2 millones
    • Límite salarial: 101.8 millones
    • Impuesto de lujo: 123.7 millones
    • Mínimo salarial: 91.6 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Jugador a seguir:

Independientemente de su nivel, su estilo de juego ya invita a que le prestes atención. Kemba Walker es explosividad pura y un mago del bote, un pedazo de baloncesto callejero en el universo NBA. Pero si además se valora cómo de útil es para su equipo, cualquier duda se disipa. Entrando en su etapa de plenitud y en año de contrato, su perfil All-Star aún busca un empujón colectivo para alcanzar el reconocimiento que su impacto en el juego ya merece.

Kemba Walker

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)