GUÍA NBAEstás viendo//Guía NBA 2018/19: Cleveland Cavaliers, por Andrés Monje
Guía NBA 2018/19: Cleveland Cavaliers, por Andrés Monje

Guía NBA 2018/19: Cleveland Cavaliers, por Andrés Monje

Memoria 2017-18
Balance: 50-32. Cuartos del Este. Perdieron las Finales NBA (Golden State, 4-0)
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
110.6 (5º) 100.1 (12º) 109.5 (29º)
Ataque 4 Factores Defensa
54.7% (3º) % efectivo en tiros 54% (28º)
27.5% (8º) Tiros libres 21.9% (2º)
13.7% (9º) Pérdidas 13.4% (26º)
20.1% (27º) Rebote ofensivo 22.7% (17º)
Ataque Triple Defensa
37.9% (4º) Volumen 35.9% (24º)
37.2% (6º) Acierto 36.8% (21º)
Glosario de la Memoria 2017/18:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos anotados cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos de campo / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el volumen total.
* Volumen de triples: porcentaje de lanzamientos (intentados o permitidos) de tres puntos sobre el total de tiros de campo/ Acierto de triples: porcentaje de acierto (propio o permitido) en lanzamientos de tres puntos.

Era todo o nada. Y el verano deparó la peor respuesta posible para los Cavs: la marcha de LeBron James. En esta ocasión la decisión fue rápida, directa, totalmente alejada de todo aquello que pudiera herir a la franquicia. Aprendiendo en realidad del pasado. Pero su fondo, dejar de ser jugador de los Cavs, deja a Cleveland en una tesitura muy compleja. La pérdida del mejor es imposible de cubrir.

Con el regreso de James en el verano de 2014 los Cavs, que acumulaban cuatro años sin pisar Playoffs (los mismos que habían estado sin su leyenda), volvieron automáticamente a las Finales. Pasaron de la noche al día disputándolas cuatro temporadas consecutivas y ganando un título, el de 2016, para la historia.

James es uno de los mejores jugadores de siempre, alguien capaz de cambiar por completo el rumbo de una organización con su simple llegada. Y aunque su salida no vaya a ocasionar cambios tan drásticos como la última vez (se pasó de ganar 61 partidos a 19), las aspiraciones caen necesariamente en picado. La continuidad del bloque es buena señal, pero los Cavs no pueden ser juzgados ya del mismo modo. La salida del dios les ha convertido en mortales.

Tyronn Lue sigue en el banquillo pero la estructura cambia. James ejercía de generador, nutriendo a un ataque que orbitaba en torno a su capacidad de atracción de rivales y su majestuosa facilidad para servir buenos tiros. Su marcha no solo deja sin faro la ofensiva sino que descubrirá una nueva realidad a la rotación: donde antes había triples liberados y tiempo para pensar, ahora deberá haber circulación e instinto para tomar decisiones rápidas. Donde antes había jerarquías muy marcadas, ahora deberán abrirse nuevos canales de éxito.

Tyronn Lue

La presencia de veteranos con éxito en fase final y mil batallas a cuestas, como George Hill, Kyle Korver o Kevin Love, ha de servir para suavizar la transición. Pero el enigma es total en cada prisma imaginable, comenzando por el mismo técnico y qué tipo de baloncesto tratará de desplegar ahora, siguiendo por cómo se corregirán los serios problemas defensivos que acompañaban al equipo y finalizando por el rumbo de una Gerencia que deberá decidir hasta dónde lleva la apuesta por el corto plazo y si se entrega o no a la reconstrucción.

Viaje al pasado con Love

El mayor foco de interés en Cleveland, que en cierta medida también puede despejar algunos de los enigmas sobre la competitividad real, se deposita sobre Kevin Love. Porque convertido en un complemento de equipo candidato tendrá que pasar, por necesidad, a ser primera espada. O lo que es lo mismo, ha de recordar quién era antes de llegar a Cleveland y aplicarle, a aquel jugador, toda la experiencia ganadora que posee ahora. Claro que rebobinar cuatro años con éxito no es sencillo.

En su última versión (2013-14), el Love de Minnesota era un potro salvaje. Una bestia capaz de promediar 26 puntos, 12 rebotes, 4 asistencias y 2.5 triples por partido, con un amplísimo margen de recursos ofensivos. A la vista, de hecho, todos. Su uso ofensivo entonces (28% de jugadas) no ha conocido igual en Cleveland, como tampoco su impacto en rebote (22% del total cuando estaba en pista) o su influencia para generar juego (su volumen de balones en los codos de la zona fue dividido entre cuatro al llegar a Cleveland). Pasó a ser poco más que un soldado.

El Love visto en los Cavs ha sido mucho más ejecutor, piso más la esquina y se convirtió, en realidad, en un recurso que sobre todo abría la pista. Un recurso pasivo. Su extensión de contrato (120 millones por 4 años) plantea no solo que ahora es el líder sino que ha de asumir ese papel. ¿Puede Love acercarse al volumen de producción de su etapa en los Wolves? Porque si puede todo será mucho más sencillo. Si no, el bloque va a quedar huérfano.

Tristan Thompson puede darle desahogo defensivo y en rebote, algo que Love (y en general los Cavs) necesitará atrás. Incluso Larry Nance Jr podría servirle como cinco hiperactivo en determinados formatos y Ante Zizic darle tamaño para proteger el aro. Pero la exposición ofensiva de Love será total.

Las alas de los Cavs pueden ejecutar desde el exterior (Kyle Korver, JR Smith, el recién llegado Sam Dekker), pero salvo el caso de Jordan Clarkson y Rodney Hood casi siempre tras recibir la ventaja o el espacio para hacerlo (y los dos casos citados pueden lograrlo… pero de forma inconsistente). Con la situación existente en el puesto de uno, que se comentará a continuación, ese creador de ventajas más fiable puede ser Love.

No sería de extrañar que se mantuviese la idea de emplear formatos abiertos, siempre con Love cubierto con otra presencia interior, en los que volviera a poste alto y los codos, entrando más en contacto con el balón para producir ventajas. Cleveland sí es capaz de activar a aleros sin balón y en ese sentido puede encontrar buenos tiros con él como pasador. Si Lue realmente busca varios generadores para suplir al monstruo que ya no está, el primero en el que debería fijarse debería ser él.

Hill para Sexton

El segundo generador está en el perímetro y se llama George Hill. Pero con él existe la duda de si, restándole solo un año de contrato (apenas tiene garantizado una mínima parte de su próximo), se le dará peso o no en la estructura. Porque los Cavs apostaron en el Draft por Collin Sexton, que también juega de uno. Y eso podría invitar en una transición rápida en la que Hill ejerza de tutor para foguear al nuevo.

Hill no es un base clásico, es decir no es un consumado director. Pero sí es eficiente gestionando el pick&roll (cerca del punto por posesión, dato más que bueno), puede anotar con solvencia si absorbe volumen de tiros y en defensa es mucho más sólido que cualquier otro compañero de perímetro, quizás exceptuando a Cedi Osman. Podría, dicho de otro modo, tomar un papel mayor en Cleveland, como ya hiciera en Utah. Pero quizás un rol más repartido pueda interesarle más a los Cavs.

Porque las condiciones de Sexton invitan a pensar en muchas posibilidades. Tremendamente atlético y competitivo, le falta mejorar su lectura de situaciones para maximizar todo los recursos que guarda en ambos lados de la pista. No sería de extrañar de hecho que, aprovechando la versatilidad de Hill (capaz de jugar con y sin balón, así como de defender a escoltas), se buscase la coexistencia de ambos en determinados formatos.

Collin Sexton

Foto: Getty

Más allá de qué decida hacer Lue con sus bases, puede ser Jordan Clarkson otro de los beneficiados de ese trono ofensivo vacante que deberá repartirse. Posiblemente su rol ideal siga llegando saliendo desde el banquillo y asumiendo bastante peso ofensivo, algo que ya vivió en los Lakers, ya que sigue sin ganar la solidez necesaria como para dejar de ser ‘verso libre’.

Lo que por necesidad debe encontrar Cleveland es una forma de reorganizarse en aro propio, sobre todo después de firmar el segundo peor rendimiento defensivo en toda la NBA el pasado curso, algo en buena medida causado por las facilidades concedidas en el triple (muy alto volumen de tiros y mal defendidos), la mala lectura del lado débil (síntoma de poca cohesión colectiva) y la imposibilidad de bajar porcentajes cerca del aro (cuarto más alto permitido al rival ahí).

El reto ahí es gigantesco para Lue, obligado a fortalecer una estructura con muchas dudas y ahora sin líder en cancha. Y si no hay progreso atrás, Cleveland tendrá enormes problemas en su primera aventura sin James.

 Datos de lupa:

  • Colectivo:

Los Cavs fueron el segundo mejor equipo de la NBA en el clutch, superando a sus rivales por 18 puntos por 100 posesiones. El ‘efecto James’.

  • Individual:

Kyle Korver fue el segundo jugador NBA más efectivo tirando tras bloqueo indirecto, con 1.25 puntos producidos por posesión.

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 110.7 millones
    • Límite salarial: 101.8 millones
    • Impuesto de lujo: 123.7 millones
    • Mínimo salarial: 91.6 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Jugador a seguir:

Uno de los casos más interesantes de su Conferencia este año. ¿Es Kevin Love capaz de volver a absorber un alto volumen de juego ofensivo sin resentir su productividad? ¿Puede recordar a su versión de Minnesota y ser el líder de unos Cavs competitivos? Sin LeBron James en el equipo, debe abandonar el rol secundario que poseía y dar un paso adelante a la hora de anotar y generar juego para sus compañeros.

Kevin Love (Cavaliers); Foto: Jason Miller / Getty Images

Foto: Jason Miller / Getty Images

  • Vuelve a la página central de la Guía NBA
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)