GUÍA NBAEstás viendo//Guía NBA 2018/19: Denver Nuggets, por Andrés Monje
Guía NBA 2018/19: Denver Nuggets, por Andrés Monje

Guía NBA 2018/19: Denver Nuggets, por Andrés Monje

Memoria 2017-18
Balance: 46-36. Fuera de Playoffs en el Oeste
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
109.6 (6º) 99.1 (17º) 108.8 (26º)
Ataque 4 Factores Defensa
53.6% (6º) % efectivo en tiros 53.9% (26º)
25.8% (13º) Tiros libres 23.5% (9º)
14.9% (23º) Pérdidas 13.8% (22º)
25.7% (2º) Rebote ofensivo 22.5% (15º)
Ataque Triple Defensa
35.7% (9º) Volumen 33.2% (12º)
37.1% (7º) Acierto 37.8% (30º)
Glosario de la Memoria 2017/18:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos anotados cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos de campo / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el volumen total.
* Volumen de triples: porcentaje de lanzamientos (intentados o permitidos) de tres puntos sobre el total de tiros de campo/ Acierto de triples: porcentaje de acierto (propio o permitido) en lanzamientos de tres puntos.

Denver Nuggets

Aunque en una competición de 82 partidos parezca imposible, Minnesota y Denver se disputaron una plaza de Playoffs, cara a cara, en su último encuentro de la pasada fase regular. Era todo o nada, el que venciera se clasificaba y el derrotado quedaba fuera. El lado amargo fue para los Nuggets, que cayeron en la prórroga y vieron frustrada su ilusión de regresar a la fase final cinco años después. Pero seguramente no será por mucho más tiempo.

Desde que tocase fondo con 30 victorias hace cuatro años, la franquicia no ha parado de evolucionar, ganando 33, 40 y 46 partidos en las campañas posteriores. Y la temporada que nace, en condiciones normales, debe aspirar a alcanzar las 50 tras un verano satisfactorio en el que se resolvió favorablemente el movimiento principal, la renovación de Nikola Jokic (147 millones por 5 años), se aseguró la continuidad de Will Barton (53 millones por 4 temporadas) y se ajustó su cargado ‘payroll’ con las salidas de Wilson Chandler y Kenneth Faried.

En su tercer año en la Liga, Jokic pudo dar otro paso adelante hacia la élite. Y no será el último. El serbio es el absoluto faro ofensivo de un ataque potentísimo, produciendo además de todas las formas posibles. Lo hace, y dando espectáculo, como generador principal. Con una baraja de pases propias de lo que es, un genio creativo. Y lo hace anotando, tanto en poste bajo (0.93 puntos por posesión, dato ligeramente superior al de Cousins e inferior al de Davis) como de cara al aro (1.5 triples de media rozando el 40% de acierto).

Jokic fue uno de los diez jugadores NBA que más veces tocó el balón por partido pero, de entre los diez primeros, fue el segundo que antes lo soltaba. Dato que define cómo concibe el baloncesto. Siendo un prodigio ofensivo, su gran aspecto a mejorar es la defensa. El curso pasado, sin la protección de Paul Millsap y con un rol tan grande en ataque, se volvió a ver muy superado atrás: permitió un 67.9% de acierto cerca del aro a los rivales, el peor dato de la Liga.

Millsap, que llegó como agente libre (y sobre el cual tiene una opción de equipo Denver el próximo verano), apenas pudo disputar 38 partidos. En ellos las sensaciones fueron buenas y la conexión con Jokic casi automática (+8 de net rating con ambos en cancha), pero es necesario más tiempo para que por un lado se solidifique la conexión y por el otro Denver pueda mejorar atrás. Lo que está claro es que un Millsap sano puede proyectar aún más el brillo de Jokic, porque aparte de ser extremadamente inteligente y versátil en ataque, le puede cubrir bastante atrás.

Murray y Harris, bajo el radar

A pesar de la excelente pinta de la pareja interior, la clave bajo el radar de los Nuggets está en su perímetro. Un escenario en el que tanto Jamal Murray como Gary Harris están dando pasos silenciosos hacia la primera línea. Siendo extremadamente escasa la muestra (65 minutos), el teórico quinteto titular para este curso (Murray-Harris-Barton-Millsap-Jokic) destrozó a los rivales por 35 puntos cada 100 posesiones. Puede no ser casual, el poder es considerable.

Murray y Harris se benefician enormemente de coexistir con un juego interior así, que invierte el papel creativo. Porque en Denver son los interiores los que generan (incluso desde el bote), ya sea de cara o de espaldas al aro, y el perímetro el que acuchilla al espacio. Siendo ambos excelentes tiradores (por encima del 41% en triples tras recepción) y muy hábiles cortando y con el bote, castigan constantemente aprovechando esa circunstancia.

Ahora bien, Harris (23 años) es bastante más sólido atrás, circunstancia importante primero por tratarse de un equipo muy frágil ya en lo defensivo y segundo porque ese backcourt es pequeño en cuanto a tamaño. Murray (21 años) es aún un agujero defensivo que los rivales no dudan en explotar, un aspecto a seguir para ver hasta dónde puede llegar la influencia de esa pareja. No en vano, en prototipos de perímetro anotadores y pequeños (como por ejemplo la pareja de los Blazers) suele ser diferencial el momento en el que dejan de convertirse en dianas atrás.

Foto: Garrett Ellwood / Getty Images

Foto: Garrett Ellwood / Getty Images

Por si fuera poca dinamita, Denver firmó este verano a Isaiah Thomas un año por el mínimo, buscando resolver el daño producido para el ataque cuando Murray se sentaba (la producción bajaba 10 puntos por 100 posesiones). Su caso es básicamente el mismo que el de Murray y Harris, solo que además si se encuentra sano -considerable condicional- es una pesadilla para el rival produciendo en pick&roll. En formatos tan abiertos como los de Denver, Thomas puede ser un jugador clave para la segunda unidad, ejerciendo como sexto hombre. Aunque a costa de llevar el problema defensivo también hacia el extremo.

Sumando al cóctel a Will Barton, tremendamente peligroso en todo apartado ofensivo, más perfiles como los de Trey Lyles y Juancho Hernangómez (capaces de abrir la cancha) o Mason Plumlee (buen pasador interior), el ataque parece preparado para detonar incluso sin usar mucho la transición. Los Nuggets pueden ser un auténtico espectáculo ofensivo.

Taparse atrás

El gran problema, en realidad el aspecto que separa a Denver de aspirar a la élite del Oeste, se encuentra en defensa. Y es considerable, porque las vías de agua son demasiadas y de demasiada entidad, lo que hace complejo crear una estructura sólida incluso a pesar de que el técnico, Michael Malone, tiene especial preferencia por lo defensivo.

El sistema especulativo de los Nuggets trata de proteger a Jokic en la pintura. A pesar del bajo volumen de tiros recibidos en el aro, Denver no tuvo éxito defendiéndolos (68% permitido), algo que también apunta a drama este año, ya que tampoco hay especialistas para mitigarlo. Pero lo peor vino en el exterior, ya que al tratar de cubrir la zona, los espacios fueron amplios. Como siempre, la manta no llega a taparlo todo.

Denver tuvo la peor defensa de la Liga al triple y el mayor volumen de tiros recibidos desde las esquinas (un 25%). Además, el escaso tamaño del perímetro condenó la defensa del pick&roll, que también estuvo entre las peores de la Liga. Los asuntos defensivos tienen difícil solución principalmente porque faltan especialistas y jugadores realmente expertos en labores defensivas.

Mike Malone (Foto FEB)

Foto: FEB

La presencia de Millsap como cuatro puede flexibilizar el sistema, sobre todo a la hora de permitir al perímetro morder algo más gracias a su inteligencia a la hora de leer el ataque rival, sus buenas manos y su versatilidad, pero los jugadores destinados a tener muchos minutos o suponen compromisos serios atrás (Murray, Jokic) o están preparados para sistemas mucho más agresivos (Barton, Harris). Malone puede optar por arrojar a pista a Torrey Craig para las alas o asignaciones concretas, ya que tampoco tienen los Nuggets otro gran stopper en lo individual. Pero de igual modo los mimbres son escasos.

Puede ser una alternativa cuidar algo mejor la transición defensiva a costa de sacrificar algo de rebote de ataque. Los Nuggets cargaron bastante las capturas ofensivas pero se vieron después ajusticiados al contraataque, por lo que resulta intrigante descubrir qué sistema trata de poner en práctica Malone para que los Nuggets puedan sufrir lo menos posible atrás. Conociendo su potencial en el otro lado de la cancha, de qué tipo de éxito obtenga puede depender cuánto se aproxime su equipo a las 50 victorias este año.

 Datos de lupa:

  • Colectivo:

Denver fue el peor equipo defendiendo transiciones en la NBA, recibiendo 1.15 puntos por posesión.

  • Individual:

Nikola Jokic promedió más de 18 puntos, 10 rebotes y 6 asistencias, algo que solo han logrado otros dos interiores en la historia: Chamberlain y Garnett.

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 116.4 millones
    • Límite salarial: 101.8 millones
    • Impuesto de lujo: 123.7 millones
    • Mínimo salarial: 91.6 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Jugador a seguir:

Si te gusta el baloncesto es improbable que no disfrutes con lo que hace Nikola Jokic mientras compite al máximo nivel. Un pívot ilustrado, con mente de base, fuera de serie en labores creativas y con catálogos interminables de pases asombrosos, que parece jugar a cámara lenta mientras causa estragos. A pesar del reto pendiente de su defensa, el serbio es ya uno de los interiores más determinantes del mundo.

Nikola Jokic (Nuggets); Foto: Matthew Stockman / Getty Images

Foto: Matthew Stockman / Getty Images

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)