GUÍA NBAEstás viendo//Guía NBA 2018/19: Memphis Grizzlies, por Andrés Monje
Guía NBA 2018/19: Memphis Grizzlies, por Andrés Monje

Guía NBA 2018/19: Memphis Grizzlies, por Andrés Monje

Memoria 2017-18
Balance: 22-60. Penúltimos del Oeste y segundo peor récord NBA
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
101.8 (27º) 97.3 (28º) 108.4 (24º)
Ataque 4 Factores Defensa
50% (28º) % efectivo en tiros 52.9% (21º)
25.5% (14º) Tiros libres 33.3% (30º)
15.3% (28º) Pérdidas 15.2% (6º)
22.4% (15º) Rebote ofensivo 23.5% (22º)
Ataque Triple Defensa
31.7% (21º) Volumen 36.1% (26º)
35.2% (25º) Acierto 36.8% (20º)
Glosario de la Memoria 2017/18:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos anotados cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos de campo / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el volumen total.
* Volumen de triples: porcentaje de lanzamientos (intentados o permitidos) de tres puntos sobre el total de tiros de campo/ Acierto de triples: porcentaje de acierto (propio o permitido) en lanzamientos de tres puntos.

grizzlies

El paso del tiempo suele proporcionar mejor perspectiva. Por eso conviene reseñar que los Grizzlies, segundo peor récord de la NBA el curso pasado, arrancaron la campaña 5-1 y tuvieron un 7-5 de registro mientras tuvieron a Mike Conley en pista. El principal problema fue que el base, lesionado, no volvió a jugar desde mediados de noviembre. Ahí terminaron las aspiraciones competitivas de la franquicia y ahí comenzó el derrumbamiento.

Esto sirve para recordar que una simple lesión puede cambiar por completo la dinámica de toda una temporada en un colectivo. La línea entre la esperanza y la frustración es a menudo bastante delgada. Memphis no era un equipo preparado para competir sin Conley y en cierto modo lo sigue siendo. Pero el conjunto cambia notablemente su apariencia si el jugador sí está disponible, algo a tener en cuenta para una campaña en la que, en principio, los efectivos clave de Memphis parten con salud.

La franquicia ha tenido un verano positivo, en el que apostó por la continuidad de Marc Gasol (que puede ser agente libre en 2019) y un relativo rearme pensando en tratar de competir, quizás una última bala para el combo Gasol-Conley, historia de la franquicia. Es una apuesta valiente, dado el salvaje escenario del Oeste. Y una que validan los refuerzos en las alas de Kyle Anderson (37 millones por 4 años), Omri Casspi (por el mínimo) y Garrett Temple (vía traspaso). Además de la apuesta en el Draft por Jaren Jackson Jr (elegido en el número cuatro).

En un contexto muy atado en lo salarial (Gasol, Conley y Chandler Parsons percibirán 79 millones de dólares este curso, casi el 80% del límite total), Memphis dispone de herramientas para plantear de nuevo un equipo que luche por Playoffs. El elegido para desarrollar el plan es JB Bickerstaff, que ya asumió el control del equipo tras la mala experiencia con David Fizdale, despedido a finales de noviembre.

Deportivamente una de las decisiones más interesantes del técnico va a ser observar cómo gestiona el tamaño, ya que a pesar de poder plantear formatos versátiles incluso con cinco hombres abiertos, la rotación interior es corta y la de aleros posee mucha altura pero no gran despliegue atlético. Eso puede comprometer determinados quintetos. Además, y al igual que en el caso de Conley, una posible baja de Gasol resultaría definitiva, porque no existen recambios consistentes en el puesto de cinco.

Marc Gasol para Jaren Jackson

Gasol volvió a ejercer como generador principal (siete años seguidos con al menos tres asistencias por encuentro), dando un paso más hacia su ‘perimetralización’, con 4.4 intentos de triple por partido (y un 34% de acierto en ellos). En un equipo con graves carencias de espacio ofensivo y directores de juego, tuvo que asumir un rol excesivo, sobre todo considerando que atrás la historia tampoco era distinta: se necesitaba el máximo de su aportación todo el tiempo. Acabó frustrado.

Los Grizzlies van a volver a depender de su inteligencia en ambos lados de la pista, pero la irrupción de Jaren Jackson Jr puede darle un motivo para el optimismo. Porque, incluso estando aún bastante por desarrollar, el novato tiene unas condiciones extraordinarias, tanto físicas (excelente desplazamiento lateral para su tamaño, 2.11) como técnicas (gran timing para el tapón en defensa y amenaza desde el triple en ataque). Y ambos pueden ser plenamente compatibles.

Jaren Jackson Jr

Marc es experto en facilitar la tarea del resto. Y en ese sentido puede hacer la adaptación del novato mucho más sencilla. Le puede enseñar tanto a nivel de posicionamiento atrás, para que explote mejor sus recursos físicos, como a nivel de toma de decisiones y ocupación de espacios en ataque. Convivir con uno de los interiores más inteligentes de la última década debe proyectar a Jackson Jr, uno de los perfiles más sugerentes del último Draft pero que necesita justamente mejorar en la lectura de situaciones.

Además la presencia de JaMychal Green en la plantilla, otro jugador de marcado carácter colectivo y que rinde en ambos lados de la pista, le permitirá ejercer como pívot en quintetos más móviles. Siendo este un recurso al que posiblemente deba encaminarse Bickerstaff, dada la carencia de cincos sólidos.

El problema para el técnico es precisamente que la falta de alternativas, que puede invitarle a emplear formatos con solo un interior, podría exponer demasiado a Jackson atrás. Porque perfiles como Parsons, Anderson o Casspi pueden actuar como cuatros con total naturalidad pero requieren una protección interior que un novato, tan por formar, es difícil que sea capaz de ofrecer.

Al final Jackson es un jugador que, pese a su facilidad para taponar, responde mucho mejor a situaciones de defensa exterior y en ayudas, es decir compartiendo responsabilidades con otro compañero interior, que a liderar un sistema por él mismo. Parece muy pronto para ello. Jugar junto a Gasol puede ayudarle a ir entendiendo mejor qué necesita su equipo de él, por eso arrojarlo demasiado tiempo como único hombre interior podría ser peligroso.

Perímetro por contrastar

La respuesta más inmediata que tuvieron los Grizzlies a la baja de Conley el curso pasado fue perder catorce de sus siguientes quince partidos. Su influencia en el equipo es efectivamente altísima. Porque no solo tiene un rol clave en ataque y en defensa, además de la capacidad de ejecutarlo bien, sino que también exhibe mentalidad de líder cuando está en cancha.

Conley sano es uno de los bases más sólidos y productivos de la Liga y su vuelta tiñe el panorama de mayor optimismo. Es muy bueno en pick&roll, capaz de producir sus propios puntos y fantástico atrás. Pese a ello, el sistema debe lograr una alternativa ofensiva para funcionar, aunque no sea desde el bote. Una no especialmente buscada en sus recambios (el veterano Shelvin Mack y el novato Jevon Carter) pero sí en alas. En concreto en la figura de Kyle Anderson.

Foto: Jesse D. Garrabrant/NBAE via Getty Images

Anderson, que salió de los Spurs después de que la franquicia no igualase la propuesta de los Grizzlies, lee muy bien el juego y puede convertirse en ese tercer eje generador que buscaba el sistema con Parsons hace dos años. Pese a no tener despliegue físico (su apelativo de ‘Slow Mo’ ya lo sugiere bien) ni tiro exterior, usa de forma eficiente su tamaño (2.06) en el poste medio y bajo, siendo muy inteligente sin balón.

Con la salud de Parsons siempre bajo sospecha (solo 70 partidos en dos años con Memphis, con menos de veinte minutos de promedio), Memphis va a necesitar a Anderson. Y posiblemente junto al israelí Omri Casspi, que no funcionó en Golden State pero tiene condiciones para hacerlo en Memphis, un equipo que necesita mucho más de su espacio ofensivo.

La llegada de Garrett Temple, sólido en ambos lados de la pista, también está dirigida a crear mejor contexto con el tiro (más de 43% de acierto en triples tras recepción), algo para lo que también se puede esperar la aportación de Wayne Selden (42% en esa misma tipología de lanzamientos). Además, los Grizzlies cuentan con Dillon Brooks, fantástico en su curso de estreno en la Liga por su capacidad física y versatilidad, un jugador que podría ser importante para Bickerstaff para equilibrar los quintetos pequeños en cancha.

En cualquier caso para un equipo con la trayectoria de bajas por lesión de los Grizzlies, mantenerse sanos va a ser prioridad y en realidad marcará qué puedan o no hacer este curso. Y en buena medida también cómo de cerca o lejos quede su futuro del de Marc Gasol.

 Datos de lupa:

  • Colectivo:

Los Grizzlies fueron el tercer equipo que más puntos concedió al contraataque (14.3 por encuentro).

  • Individual:

Marc Gasol fue el jugador de la Liga que más veces recibió el balón en los codos de la zona (8 por partido). Desde ahí organizaba el ataque.

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 120.7 millones
    • Límite salarial: 101.8 millones
    • Impuesto de lujo: 123.7 millones
    • Mínimo salarial: 91.6 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Jugador a seguir:

La inteligencia no caduca. Y camino de los 34 años, a Marc Gasol le queda aún bastante baloncesto de élite por delante. Su situación el próximo verano, en el que puede salir al mercado como agente libre y decidir su futuro, será de máximo interés. Pero antes de llegar a ese punto parece disponer de una última oportunidad de competir, o al menos intentarlo, con una franquicia en la que ya es leyenda. Motivación no va a faltar.

Marc Gasol

Foto: Sean Gardner/Getty Images

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)