GUÍA NBAEstás viendo//Guía NBA 2018/19: Milwaukee Bucks, por Andrés Monje
Guía NBA 2018/19: Milwaukee Bucks, por Andrés Monje

Guía NBA 2018/19: Milwaukee Bucks, por Andrés Monje

Memoria 2017-18
Balance: 44-38. Séptimos del Este. Eliminados en Primera Ronda (Boston, 4-3)
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
107.8 (7º) 98.5 (20º) 107.1 (17º)
Ataque 4 Factores Defensa
53.1% (8º) % efectivo en tiros 52.8% (20º)
28.1% (4º) Tiros libres 28.1% (28º)
14% (13º) Pérdidas 15.6% (3º)
20.4% (26º) Rebote ofensivo 24.1% (29º)
Ataque Triple Defensa
29.7% (25º) Volumen 32.4% (8º)
35.5% (22º) Acierto 37.2% (25º)
Glosario de la Memoria 2017/18:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos anotados cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos de campo / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el volumen total.
* Volumen de triples: porcentaje de lanzamientos (intentados o permitidos) de tres puntos sobre el total de tiros de campo/ Acierto de triples: porcentaje de acierto (propio o permitido) en lanzamientos de tres puntos.

bucks

Los Bucks tienen una suerte y una desgracia. Su suerte es tener a Giannis Antetokounmpo, uno de esos jugadores generacionales que parecen dibujar con su sola figura el futuro del juego. Su desgracia es que, por el hecho de contar con él, deben tratar de progresar al vertiginoso ritmo que lo hace su estrella, buscando por un lado no desaprovechar al prodigio y por el otro no provocar que se acostumbre a la falta de éxito. Porque en ese último caso podría llegar a frustrarse y querer salir.

Milwaukee despidió a Jason Kidd mediado el curso pasado, con su balance 23-22 y una sensación de proyecto gripado. Kidd era muy respetado en el vestuario, fruto de haber evolucionado junto a ciertos jugadores clave de la franquicia. Pero deportivamente el salto cualitativo necesario, al menos el que demanda Antetokounmpo, parecía lejano.

El interno Joe Prunty no pudo alterar nada y a pesar de competir al límite en Playoffs ante los Celtics (sin Irving, Hayward y la mitad de la serie sin Smart, eso sí), se buscó solución en verano. Mike Budenholzer, que hizo un soberbio trabajo en Atlanta (sobre todo antes de que le desmontasen por completo la plantilla), fue el elegido. Y tiene un reto tan apasionante como difícil.

A nivel de talento, Milwaukee es uno de los gallos del Este. Ha apuntillado su rotación con jugadores veteranos como Ersan Ilyasova (21 millones por 3 años) y Brook Lopez (3.3 por una campaña), ambos con el rasgo común de ser interiores con uso del triple (carencia colectiva). Y su plantilla está plagada de jugadores físicamente muy poderosos o excelentes complementos para su dios griego. La cuestión ahora es encontrar una identidad en su juego y una estructura que proyecte (y ayude) de verdad al líder.

El comodín Giannis

Con apenas 23 años, Giannis ya condiciona enormemente en ambos lados de la pista. Su nivel de producción con un altísimo volumen de uso ofensivo (31%) y ejerciendo de principal generador, casi 27 puntos por partido sin hacer uso del triple, le consolida ya en la élite atacando; mientras que verle en ciertos formatos como cinco, cubriendo además ese papel con solvencia, muestra hasta dónde llega su magnitud atrás.

En lo visual sigue sin haber nada igual, es el siete pies definitivo. Un dibujo animado sobre la pista. En lo práctico sigue progresando, con el hambre del que no tiene siquiera un hueco de rotación. En Milwaukee reiteran que su lanzamiento de media y larga distancia llegará. Y si eso sucede ya no habrá guarida posible.

Sigue dominando la transición (segundo jugador más efectivo de la NBA, con el segundo volumen más alto de jugadas) y toda situación en la que pueda encarar el aro (72% de acierto en la zona restringida), produce tras bote y genera un mismatch ante prácticamente cualquier defensor. Pero, puestos a pensar en la bomba atómica, aún le restan dos apartados.

El más evidente, el tiro exterior. Para un jugador como él, obligado a lanzar sobre bote, el panorama es complejo. Giannis apenas se prodiga (solo uno de cada tres tiros ahí) y su acierto es muy bajo (36%). Como tampoco domina el midrange (34%), todo queda a expensas del desequilibrio por primer paso (muy común) o la ventaja física ante su par (también común). El segundo matiz es la efectividad generando. Porque ventajas produce de forma clara, pero su ratio asistencias/pérdida es aún discreto (1.62) teniendo en cuenta el volumen de juego que absorbe. Necesita mejorar su toma de decisiones.

Una de las esperanzas de la nueva estructura es que Giannis pueda volver a tomar más roles sin balón, atacando el espacio, aprovechando su perfil físico y que Milwaukee tiene otros hombres capaces de generar sobre bote. Budenholzer posee experiencia (y éxito) creando sistemas de mucha circulación de balón y movimiento de jugadores sin él, por lo que puede ser un detalle a seguir.

Foto: Maddie Meyer/Getty Images

De entre esos secundarios, Khris Middleton es el mejor de la baraja. Y en cierto modo sigue siendo uno de los jugadores más infravalorados de la NBA, no solo por su capacidad para atacar y defender a alto nivel, sino por su versatilidad al lograrlo y dominio del clutch. No obstante, tanto Eric Bledsoe como Malcom Brogdon son dos complementos de enorme utilidad. El primero por su condición de ‘cuchillo’ al dividir la zona y el segundo por su inteligencia sin balón.

El objetivo definitivo en ataque, rodear a Giannis de cuatro hombres que hagan grande la pista, puede ser factible en los Bucks, ya que a Tony Snell en las alas (valioso como especialista en defensa y tiro de tres) se le ha sumado el base novato Donte DiVincenzo (héroe de la última ‘Final Four’ NCAA y excelente tirador) y los citados Ilyasova y López como interiores que pueden jugar abiertos.

Milwaukee viene usando mayoritariamente a Giannis con una presencia interior al lado, normalmente John Henson y en menor medida Thon Maker o Tyler Zeller. Pero con los dos refuerzos y el gusto tradicional de Budenholzer por sistemas agresivos en su defensa interior, no sería de extrañar que el plan explotase más al griego como referencia con, por ejemplo, Ilyasova en el puesto de cuatro.

La defensa con Budenholzer

Los Bucks se colaron ya en el top 10 de producción ofensiva el pasado año. Y considerando el talento que poseen, a poco que Budenholzer consiga que el volumen y la calidad de los triples se incremente, no deberían salir de ahí. Pero donde de verdad está el reto es atrás.

La defensa lleva tres años en la mitad baja de la Liga, con varios detalles preocupantes. A pesar de que Henson y Antetokounmpo son individualmente buenos protectores de aro, el equipo es discreto defendiendo esa área. Pero no solo eso. Los Bucks fueron un mal conjunto defendiendo el tiro de tres (entre los seis peores de la Liga) y tuvieron el segundo peor dato en rebote defensivo. Son, efectivamente, carencias graves.

Budenholzer es un especialista en diseñar defensas eficientes (tres veces entre las siete mejores de la NBA con los Hawks). Y si lo logra también esta vez los Bucks van a dar el salto que buscan. Pero para ello necesita definir qué tipo de defensa quieren y actuar en consecuencia, una identidad que no se llegó a ultimar en la franquicia.

Mike Budenholzer

Mike Budenholzer (Getty Images)

Con los mimbres existentes, lo normal es que la propuesta sea muy agresiva en el perímetro, tratando de bajar porcentajes de tres puntos, amenazar líneas de pase, forzar pérdidas y aumentar la transición, incluso a costa de seguir padeciendo problemas cerca del aro. Es ahí donde se encuentra la clave, porque Milwaukee tiene jugadores muy útiles para meter presión perimetral (Bledsoe, Brogdon, Middleton, Snell y Dellavedova son más que buenos ahí) y físicos muy especiales para corregir dentro.

Qué pueda extraer Budenholzer de Henson y Maker, perfiles aún en desarrollo pero de grandes condiciones atléticas, puede marcar la diferencia defensiva, contando con el impacto de Antetokounmpo en las ayudas. Sin embargo será muy interesante ver cómo se equilibra la necesidad de tener espacio en ataque (con Ilyasova y Lopez) a costa de sacrificar poder físico atrás.

En Atlanta, sobre todo a su llegada, Budenholzer explotó la agresividad interior para crear una defensa sensacional. Los Bucks no tienen a Millsap ni Horford, las llaves maestras de aquella estructura, pero sí al monstruo Giannis y perfiles físicos que pueden cubrir mucho espacio. De cuánto conocimiento sea capaz de transmitirles el técnico y cómo de rápido asimilen dependerá a qué nivel puede defender Milwaukee. Si sucede rápido, su nuevo e impresionante pabellón, el Fiserv Forum, disfrutará. Y de paso el Este habrá ganado otro candidato.

 Datos de lupa:

  • Colectivo:

Milwaukee fue el segundo equipo que con más frecuencia usó la transición (el 19.4% de sus jugadas).

  • Individual:

Giannis Antetokounmpo promedió más de 26 puntos, 10 rebotes y 4.5 asistencias con 23 años. Solo otro jugador lo había logrado antes: Oscar Robertson, hace más de medio siglo.

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 113.8 millones
    • Límite salarial: 101.8 millones
    • Impuesto de lujo: 123.7 millones
    • Mínimo salarial: 91.6 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Jugador a seguir:

Su físico, de ciencia-ficción, le hace especial. Pero es su capacidad de trabajo la que más y mejor dibuja su futuro como estrella en la NBA. Con 2.11 metros, Giannis Antetokounmpo no tiene posición clara porque las engloba todas y ejerce como principal generador de juego mientras anota compulsivamente sin tirar de tres. Una rara avis en permanente erupción y ante la que solo se puede disfrutar.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)