GUÍA NBAEstás viendo//Guía NBA 2018/19: New Orleans Pelicans, por Andrés Monje
Guía NBA 2018/19: New Orleans Pelicans, por Andrés Monje

Guía NBA 2018/19: New Orleans Pelicans, por Andrés Monje

Memoria 2017-18
Balance: 48-34. Sextos del Oeste. Eliminados en Segunda Ronda (Golden State, 4-1)
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
107.7 (9º) 102.7 (1º) 105.6 (14º)
Ataque 4 Factores Defensa
54.1% (4º) % efectivo en tiros 51.3% (9º)
23.7% (22º) Tiros libres 22.3% (4º)
14.4% (16º) Pérdidas 13.8% (21º)
20% (28º) Rebote ofensivo 23.3% (20º)
Ataque Triple Defensa
31.9% (20º) Volumen 33.3% (13º)
36.2% (14º) Acierto 35.5% (8º)
Glosario de la Memoria 2017/18:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos anotados cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos de campo / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el volumen total.
* Volumen de triples: porcentaje de lanzamientos (intentados o permitidos) de tres puntos sobre el total de tiros de campo/ Acierto de triples: porcentaje de acierto (propio o permitido) en lanzamientos de tres puntos.

pelicans

En una competición donde reina el talento, los Pelicans tienen a uno de los más brillantes y especiales. La ventaja estratégica de New Orleans es contar con Anthony Davis, que a sus 25 años es ya no solo uno de los jugadores más determinantes del planeta sino uno que aspira a ocupar el primer escalón.

La franquicia viene de experimentar una temporada convulsa, primero por la terrible lesión de DeMarcus Cousins en enero, que dejó al equipo sin una fuente masiva de producción; después por el movimiento que derivó en la llegada de Nikola Mirotic, tratando de paliar la baja citada; y por último por la recta final del propio Davis, que ayudado por la explosión de Jrue Holiday se encargó de que el equipo no solo se metiera en la fase final sino que destrozase en ella a los Blazers (0-4).

La lesión de Cousins, agente libre, alteró drásticamente el panorama. No solo porque su valor de mercado cayese (excesivo riesgo invertir mucho dinero y años en un pívot lesionado en el Aquiles), sino porque la estructura de Alvin Gentry tomó verdadero vuelo acomodada con Davis al cinco y Mirotic como cuatro. Es decir, una inversión salvaje en Cousins comprometía aquello que tan buenas sensaciones había dejado. La reflexión acabó apostando por esto último.

En solo 30 partidos con los Pelicans, Mirotic dejó 14 puntos y 8 rebotes de media. Lo más valioso, no obstante, fue el efecto que tuvo el cambio en el grupo. En algo menos de 600 minutos de Niko junto a Davis, el equipo superó por 10.7 puntos a sus rivales, mostrando simultáneamente el mejor ataque y la tercera mejor defensa de la Liga. Rodear a Davis de velocidad y tiro es construir una bomba.

Nikola Mirotic (Pelicans); Foto: Sean Gardner / Getty Images

Foto: Sean Gardner / Getty Images

El verano no ha sido sencillo pero se ha resuelto con dos refuerzos que pueden ahondar en la idea de Gentry. La firma de Julius Randle (18 millones por 2 años, el segundo opción del jugador) parece fortalecer el formato de cuatro abiertos que lanza al cinco a Davis. La de Elfrid Payton (3 millones por un año) va encaminada a suplir, salvando las distancias, el rol que ejercía Rajon Rondo como complemento de Holiday en el perímetro.

Ambos encajan como un guante en el plan de ritmo frenético que desea el técnico. Y es que más allá de pizarras rápidas y alimentar partidos a muchas posesiones, los Pelicans usaron mucho la transición (quinto equipo con mayor volumen de jugadas) pero con poco éxito (1.07 puntos por posesión, entre los diez peores datos). La esperanza es mejorar ese impacto.

Inhumano Davis

Los ajustes de rotación y rumbos tomados circulan en el sentido de permitir a su mejor hombre alcanzar su máxima dimensión. Considerando que Davis viene de un año en el que formó parte del Mejor Quinteto NBA, del Mejor Quinteto Defensivo y promedió 30 puntos, 13 rebotes, 2 tapones y 2 recuperaciones en Playoffs, esa dimensión efectivamente asusta.

Una de las claves del esquema este curso puede ser qué tipo de influencia toma en ataque. Porque siendo su perfil como ejecutor absolutamente monstruoso (letal tanto en poste bajo ante jugadores más pequeños como de cara al aro ante pívots más pesados, muy efectivo en el pick&roll o pick&pop, dinamita sin balón e imparable en transición), todavía está por desvelar hasta dónde puede llegar su peso creativo.

Cuando recibió, Davis tuvo el balón menos de dos segundos de media el curso pasado. Eso flexibiliza mucho los ataques porque el balón no se detiene, pero al mismo tiempo limita su capacidad de absorber ayudas y producir mejores tiros para el resto. Va a ser sugerente descubrir si Gentry busca ahondar en ese aspecto o le lanza directamente a finalizar jugadas como si no hubiera mañana. Es decir a aprovechar su lado terminal.

Sabiendo el impacto que genera un perfil como Mirotic con él, dándole espacio para operar a su antojo, el de Randle está algo más por descifrar. El exjugador de los Lakers no posee ese tiro exterior pero sí más capacidad para generar desde el bote y atacar el aro. Una alternativa también interesante ante determinados rivales. Sumando roles menores como los de Alexis AjinçaCheick Diallo y la intrigante apuesta por Jahlil Okafor, la pintura parece preparada.

Lo que sí va a representar el curso es un reto a la durabilidad de Davis. Porque atrás su influencia también es mayúscula. Los Pelicans recibieron 103 puntos por 100 posesiones con él en cancha (defensa top 5 NBA) y 110 cuando no estuvo (segundo peor dato). Davis equilibra enormemente el esquema por su intimidación y movilidad (defiende muy bien lejos del aro), ero va a estar expuesto. Ni Mirotic ni Randle son especialmente buenos atrás. Y en el formato favorito de Gentry aparecen tres jugadores de backcourt (con E’Twaun Moore como alero), lo que genera un desequilibrio por tamaño.

Escarbando en el perímetro

La fuerza exterior va a tener como epicentro a Jrue Holiday, cuya fantástica recta final de campaña (incluyendo 28 puntos por partido y soberbia defensa en la serie ante Portland) demostró que es un excelente complemento para cualquier equipo. Sin embargo Holiday destaca priorizando más funciones ejecutoras que siendo generador secundario. Y no al revés. Por ello tras la salida de Rondo el nativo de Louisiana Elfrid Payton, refuerzo de bajo coste este verano, debe asumir ese rol vacante de director que libere a Holiday.

Payton parece mucho más útil para hacer más agresivo el sistema defensivo pero en ataque se le va a necesitar. El escenario es interesante porque siendo igual de (poco) peligroso con su tiro exterior y bastante menos creativo que Rondo, va a tener minutos y relevancia para buscar un mucho mejor contrato. Sus esperanzas radican en la ya citada transición y cómo pueda maximizar el pick&roll, donde dejó 0.86 puntos por posesión y este año tendrá a Anthony Davis para poder dispararle ese dato.

Jrue Holiday (Pelicans); Foto: Sean Gardner / Getty Images

Foto: Sean Gardner / Getty Images

Más allá del puesto de uno, especialmente valioso por la situación con Holiday y para el que también se adquirió al veterano Jarrett Jack, los dos grandes puntos de interés son el comportamiento de los tiradores y el puesto de alero. A pesar de que New Orleans posea un estilo de juego rápido y Davis genere mucho espacio a su alrededor, la presencia de tiradores es limitada en cantidad y calidad. Y eso podría perjudicar al equipo cuando no pueda correr.

Los Pelicans son mejores cuando liberan a Holiday pero al mismo tiempo E’Twaun Moore fue el mejor tirador del equipo el curso pasado (42% de acierto en triples con 1.6 anotados por partido), por lo que era necesario en cancha. El asunto es que Moore (1.93 metros) también es un jugador pequeño, lo que llevó a Gentry a arrojarlo como tres confiando en su buena actitud defensiva. Con Ian Clark sin responder desde la línea de tres, las alternativas para dar espacio son mínimas.

En el puesto de alero la esperanza es Darius Miller, con lo que ello representa. Con 28 años, Miller vivió el mejor año de tiro de su carrera, suficiente para ocupar el vacío que dejó la lesión de Solomon Hill. Con el regreso del segundo, la baraja se vuelve más compleja: los Pelicans deben equilibrar por un lado el tiro de Miller con el trabajo oscuro en defensa y rebote de Hill… y por el otro valorar que Holiday rinde mejor con otro generador al lado, circunstancia que tampoco abunda en plantilla.

No es un panorama fácil para Gentry pero su trayectoria como especialista ofensivo le avala para buscar soluciones a tiempo. Y la presencia de un marciano en su equipo siempre ayuda.

 Datos de lupa:

  • Colectivo:

Los Pelicans fueron el tercer equipo que más mates recibió en la temporada (376), solo tras Wolves y Lakers.

  • Individual:

Anthony Davis lideró la NBA en puntos en la pintura por partido (11.6).

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 108.7 millones
    • Límite salarial: 101.8 millones
    • Impuesto de lujo: 123.7 millones
    • Mínimo salarial: 91.6 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Jugador a seguir:

Un portento. En lo físico, en lo técnico y por su capacidad de adaptarse a múltiples situaciones colectivas. Anthony Davis representa el mejor ejemplo posible de interior total y moderno, tanto capaz de crear desequilibrios cerca o lejos del aro, incluso a través del bote, como capaz de limitarlos en la parcela defensiva, protegiendo la zona o conteniendo jugadores más pequeños en el perímetro. A poco que su equipo funcione será serio candidato al MVP.

Anthony Davis (Pelicans); Foto: Stacy Revere / Getty Images

Foto: Stacy Revere / Getty Images

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)