GUÍA NBAEstás viendo//Guía NBA 2019/20: Indiana Pacers, por Andrés Monje
Guía NBA 2019/20: Indiana Pacers, por Andrés Monje

Guía NBA 2019/20: Indiana Pacers, por Andrés Monje

Memoria 2018-19
Balance: 48-34. Quintos del Este. Eliminados en Primera Ronda (Boston, 4-0)
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
109.4 (18º) 98.6 (25º) 106 (3º)
Ataque 4 Factores Defensa
53% (10º) % efectivo en tiros 51.6% (13º)
24.2% (23º) Tiros libres 24.3% (6º)
13.9% (15º) Pérdidas 15.8% (2º)
26.9% (15º) Rebote ofensivo 27.8% (22º)
Ataque Triple Defensa
29.2% (29º) Volumen 37.3% (23º)
37.4% (5º) Acierto 35.4% (14º)
Glosario de la Memoria:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos anotados cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos de campo/ Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el volumen total.
*Volumen de triples: porcentaje de lanzamientos (intentados o permitidos) de tres puntos sobre el total de tiros de campo/ Acierto de triples: porcentaje de acierto (propio o permitido) en lanzamientos de tres puntos.

La ilusión de los Pacers se esfumó, de forma cruel, el 23 de enero. En concreto cuando, a falta de 4:06 para el término del segundo cuarto de su duelo ante los Raptors, Victor Oladipo cayó al suelo tratando de recuperar un balón. Salió de la pista ovacionado por su público pero en camilla y poniendo fin, de un plumazo, a las aspiraciones de la franquicia la pasada temporada. Nada sería lo mismo sin él.

Su lesión en el tendón de la rodilla le dejó fuera lo que restaba de curso. Los Pacers mostraban entonces un poderoso 31-15 de balance pero desde su baja solo pudieron lograr 17 victorias en 36 partidos. Fue suficiente para llegar a la fase final pero en ella, sin su líder, no hubo forma de batir a Boston en Primera Ronda (4-0).

Su regreso se espera, según los plazos actuales, para inicios de enero. Indiana deberá arrancar la campaña sin él pero, en el mejor de los casos con respecto a su recuperación, podrá llegar al momento cumbre con su imprescindible presencia, tanto en lo deportivo como en lo anímico.

Más allá del trauma con su jugador estrella, el verano ha sido muy importante para el proyecto, ya que gran parte de su rotación acababa contrato. Así, Darren Collison (este retirado), Tyreke Evans, Cory Joseph, Wesley Matthews, Bojan Bogdanovic, Thaddeus Young o Kyle O’Quinn no siguen. Por necesidad, con piezas nuevas el equipo ha de ser distinto. Pero no por ello parte con menor ambición.

La principal novedad llegó con Malcom Brogdon, obtenido vía sign&trade con Milwaukee (a cambio de tres rondas del Draft) y que firmó 85 millones por 4 años. Los Bucks apostaron de pleno por Middleton y las cuentas podían ser insostenibles de haberlo hecho también con Brogdon, facilitando su salida a un equipo en el que su rol será muy interesante de seguir. Después entraremos en más detalle.

Para las alas, TJ Warren (procedente de Phoenix, que buscaba liberar espacio) y Jeremy Lamb (31 millones por 3 años) están llamados a cubrir vacantes importantes, con perfiles como Justin Holiday (4.7 millones por 1 año) y TJ McConnell (3.5 por 1) encaminados a oxigenar el perímetro de la segunda unidad. La apuesta por el interior georgiano Goga Bitadze en el Draft, decisión unánime por la gran consideración que tiene la franquicia sobre sus posibilidades, completará una rotación interior que irá bastante más justa este curso.

El trabajo de Nate McMillan en Indiana está siendo más que bueno, siendo capaz sobre todo de trasladar su percepción defensiva a un equipo ya de primer nivel en ese ámbito. Pero de nuevo se enfrentará este curso a un reto exigente: dar el salto ofensivo que, una vez recuperado Oladipo, su equipo requiere para aspirar a lo máximo en el Este.

Brogdon para McMillan

Un aspecto esencial para lograrlo será sacar lo máximo posible del recién llegado Malcom Brogdon, un jugador que parece idílico como complemento pero que en el contexto de Indiana necesitará absorber bastante más volumen ofensivo. Sobre todo sin Oladipo en cancha… pero también una vez él esté de vuelta.

Brogdon (en 2017 se convirtió en el primer jugador de segunda ronda, desde 1965, que es elegido novato del año) es un secundario excepcional. Magnífico tirador (47% en triples tras recepción el pasado curso), muy inteligente en su toma de decisiones, fiable en defensa y resolutivo en el clutch. Un molde ideal para cualquier estructura que ya disponga de una estrella ofensiva.

El asunto es que Indiana necesitará de inicio disparar su uso en ataque (nunca superior al 20% en su carrera). Y lo más interesante al respecto son las formas, puesto que podría no hacerlo del modo convencional: a través de su gestión directa con el balón, faceta que puede desarrollar pero en la que no destaca. Llevando el pick&roll, por ejemplo, fue el menos efectivo (0.83 puntos por posesión) del cuarteto que formaba en Milwaukee con Bledsoe, Middleton y Antetokounmpo.

Su desequilibrio sobre bote es limitado y brilla mucho más en sistemas que le ofrezcan ya la primera ventaja. Lo bueno es que en Indiana McMillan podría darle esas situaciones. La estructura del técnico emplea bastantes sistemas lentos y trabajados, de cortes y salidas de bloqueos indirectos con bastante movimiento sin balón para aprovechar desajustes en las pantallas.

Y, para su alegría, Brogdon es fantástico tanto en salidas para el tiro (1.14 puntos por posesión, en la superélite NBA), como en cortes (1.41 puntos por posesión) y salidas de pases a la mano (1.03). Lo único que necesita elevar es el volumen de esas acciones, lo que realmente representará su gran prueba de fuego.

McMillan no dispone de un espacio ofensivo excelente en Indiana, un equipo que además parte de inicio con la idea de juntar a sus dos ejes interiores, Domantas Sabonis (con más que posible peso creativo en poste alto) y Myles Turner, y en el que jugadores llamados a ser importantes en el perímetro como Lamb y Warren tampoco destacan por su tiro exterior, por lo que está por ver hasta qué punto es capaz el técnico de ayudar a Brogdon con sus sistemas mientras Oladipo esté fuera.

Porque, eso sí, el regreso de un generador primario con balón como ‘Dipo’ reduce la presión ofensiva para Brogdon, hasta convertirle de forma natural en lo que realmente es: mucho mejor segunda espada que primera.

¿Sabonis junto a Turner?

En la pintura se encuentra la otra gran clave de la temporada para los Pacers, un equipo que debe volver a dominar desde su acción defensiva, muy agresiva en primera línea y pick&roll, y de más que consolidada rutina en transición (segundo mejor equipo de la Liga limitando el contraataque rival). Indiana fue un equipo magnífico atrás y, a pesar de tener mimbres diferentes, tiene estructura e ingredientes para volver a serlo.

La marcha de Thaddeus Young, pegamento colectivo desde el puesto de cuatro, unida a la ausencia de efectivos contrastados, llevará a McMillan a probar de inicio con Sabonis y Turner juntos. Una medida en cierto modo lógica, considerando que ambos tienen nivel y proyección para gozar de muchos minutos. Pero que conviene seguir muy de cerca.

El último curso Sabonis y Turner coincidieron solo 429 minutos, con decentes resultados (+3 de net rating). Pero fue realmente su unión con la de Oladipo (126 minutos) la que invita a sonreír (+14 de net rating, permitiendo solo 94 puntos por 100 posesiones), por tanto habrá que tener paciencia para calibrar bien la apuesta.

Turner brilla como corrector interior en un sistema, de gran agresividad exterior, que le permite la opción de hacerlo. Fue el tercer jugador que más tiros defendió en el aro en toda la temporada, solo tras Embiid y Gobert, con más que buenos resultados (permitió solo un 55% de acierto al rival).

Pero el jugador que verdaderamente hace posible la unión es el lituano. Sabonis es uno de los grandes maestros del ‘trabajo oscuro’ entre los interiores NBA, destacando por su capacidad de bloquear, timing al atacar el aro y lectura de juego, que le permiten adaptarse bien a lo que le rodea.

Foto: Ron Hoskins/NBAE via Getty Images.

Su producción es elevadísima aunque su carencia de tiro exterior (casi inexistente volumen de triples y solo un 38% de acierto desde la media distancia) podría acentuar el problema de espacio a media pista si Turner no explota en ese aspecto (39% de acierto en triples el pasado año, pero con bajo volumen de intentos).

Con TJ Leaf (de tercer año y roles muy reducidos en los anteriores) y Goga Bitadze como únicas alternativas interiores, no es descartable tampoco que, pese a las intenciones iniciales, McMillan no abuse de juntar a sus dos referentes en la pintura buscando proteger la rotación, abriendo paso a formatos pequeños que mejoren el oxígeno de su ataque.

La entrada de un pequeño más reforzaría la amenaza exterior, escasa el pasado curso (segundo equipo con menor volumen de triples), permitiendo a perfiles como Doug McDermott (en las alas) o los hermanos Holiday (Aaron y Justin) ganar protagonismo. La coexistencia de sus dos mejores interiores será, por tanto, un escenario a vigilar en un equipo con la gran cuenta pendiente de revitalizar su ataque.

Datos de lupa:

  • Colectivo:

Indiana fue el mejor equipo NBA defendiendo situaciones de pick&roll para el manejador de balón (0.76 puntos por posesión).

  • Individual:

Domantas Sabonis fue el octavo jugador con más ‘screen assists’ (asistencias a través de bloqueo) en la Liga, con 4.1 por partido.

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 114.6 millones. 
    • Límite salarial: 109.1 millones.
    • Impuesto de lujo: 132.6 millones.
    • Mínimo salarial: 98.2 millones.

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Jugador a seguir: 

Una lesión dejó a los Pacers sin su líder casi la mitad del curso pasado. Y la misma apunta a hacerle perderse casi la mitad de este nuevo. Pero a su regreso es seguro que la energía cambiará en Indiana. Victor Oladipo no es solo faro en pista, tanto en defensa con su agresividad y ejemplo como en ataque con su capacidad para desequilibrar al rival. Es sobre todo líder de un grupo que con él se siente capaz de casi todo. Uno de esos jugadores que da siempre a su equipo mucho más de lo que parece.

Foto: Ron Hoskins/NBAE via Getty Images.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)