GUÍA NBAEstás viendo//Guía NBA 2019/20: Memphis Grizzlies, por Andrés Monje
Guía NBA 2019/20: Memphis Grizzlies, por Andrés Monje

Guía NBA 2019/20: Memphis Grizzlies, por Andrés Monje

Memoria 2018-19
Balance: 33-49. Fuera de Playoffs en el Oeste
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
105.6 (27º) 97.1 (30º) 108 (9º)
Ataque 4 Factores Defensa
50.8% (27º) % efectivo en tiros 52.1% (14º)
27.2% (7º) Tiros libres 29.6% (28º)
14.2% (23º) Pérdidas 15.5% (3º)
24.7% (27º) Rebote ofensivo 27.6% (20º)
Ataque Triple Defensa
34.2% (18º) Volumen 38.6% (29º)
34.2% (25º) Acierto 36% (21º)
Glosario de la Memoria 2018/19:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos anotados cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos de campo / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el volumen total.
* Volumen de triples: porcentaje de lanzamientos (intentados o permitidos) de tres puntos sobre el total de tiros de campo/ Acierto de triples: porcentaje de acierto (propio o permitido) en lanzamientos de tres puntos.

grizzlies

Por primera vez en once años, los Grizzlies arrancarán la temporada sin Marc Gasol ni Mike Conley en plantilla. La última campaña rubricó el final del Grit’n’Grind, la mejor época de la historia de la franquicia. Una con siete billetes consecutivos para los Playoffs e incluso una presencia en Finales de Conferencia (2013). Ahora habrá que volver a empezar.

Tras no pocos meses de rumorología, Memphis traspasó a Gasol (a Toronto) en febrero. Y después a Conley (a Utah) en junio. Antes, sin embargo, ambos habían encabezado un arranque fiel a la identidad construida por la franquicia más de un lustro atrás: competir sin importar los medios disponibles, hacerlo bajo cualquier circunstancia. Fue el último servicio, en forma de aliento competitivo, para el equipo de sus vidas.

Los Grizzlies iniciaron el curso con un registro de 18-16, de enorme mérito. Sin embargo desde finales de diciembre a finales de enero perdieron trece de sus siguientes catorce partidos. Y la racha aceleró el movimiento de fichas. No solo salió Gasol, secundarios de valor como JaMychal Green o Garrett Temple también fueron traspasados, abriendo la veda para una reconstrucción total en verano. Así fue.

Hubo cambios en los despachos, con Jason Wexler y Zach Kleiman haciéndose cargo de una Gerencia en la que tendrán como apoyos a Rich Cho y Glen Grunwald. Y los hubo también en el banquillo, con Taylor Jenkins relevando como técnico jefe a JB Bickerstaff. Jenkins, discípulo de Mike Budenholzer los últimos seis años (toda la etapa de Atlanta y su año en Milwaukee), se enfrenta a su primera aventura al mando de un banquillo NBA.

Además, se terminó de reestructurar una plantilla ya plenamente enfocada a la evolución de jóvenes talentos. Memphis tuvo fortuna en la Lotería del Draft, ganando el derecho a elegir en el número dos y por tanto facilitando el cambio de rumbo deportivo. Con él seleccionaron a Ja Morant, base de futuro de la franquicia.

Y por ello, en parte, fue más sencillo desprenderse de Conley en un movimiento cuyos mayores activos obtenidos fueron Grayson Allen y Jae Crowder, más una elección de Primera Ronda que los Grizzlies acabaron mejorando para obtener a otro novato interesante: Brandon Clarke.

No quedo ahí. Otra parte del botín por Conley (Kyle Korver) fue empleada para hacerse con Josh Jackson y De’Anthony Melton, dos piezas más a calibrar. Se consumó la salida de Chandler Parsons (uno de los contratos más tóxicos de esta era NBA), ya en su último año, a cambio de Miles Plumlee y Solomon Hill (ambos también acaban en 2020). Y se ganó una ronda del Draft extra absorbiendo el salario de Andre Iguodala, ya que los Warriors necesitaban liberar nóminas. La continuidad deportiva de este último, no obstante, es difícil: buscará ser cortado y llegar a un equipo candidato al título.

Además, la Gerencia decidió emprender dos movimientos más. El primero, la renovación de Jonas Valanciunas (45 millones por 3 años), que llegó en el traspaso de Gasol mediado el curso y dejó excelentes sensaciones. Con 27 años acumula buena experiencia y es una pieza muy productiva para la rotación. Y el segundo, hacerse con el base Tyus Jones (agente libre restringido), lanzando una oferta (24 por 3) que Minnesota decidió no igualar. Multitud de cambios, todo por construir.

La pareja del futuro

Sin urgencias competitivas, Memphis apuesta todo al futuro. Y lo hace a partir de la evolución de dos de los jóvenes de mayor proyección en la Liga, Ja Morant y Jaren Jackson Jr, llamados a ser pilares del proyecto y el relevo generacional para Conley y Gasol.

Morant (20 años) es un base de infinitas posibilidades. Estando por desarrollar, ya durante su segundo año universitario en Murray State sobresalió por su caudal ofensivo, tanto en anotación (24.5 puntos, con buenos porcentajes) como en dirección (10 asistencias por partido). Esto último representa, seguramente, su mayor cualidad: Morant es una fuente permanente de ventajas para sus compañeros.

De tremendo desequilibrio en su arranque sobre bote y gran instinto para el pase, su techo es altísimo, aunque se necesitará paciencia con su adaptación física y defensiva a la NBA, así como con su toma de decisiones. Escenarios comunes, en realidad, para cualquier base que da el salto al profesionalismo en Estados Unidos y agudizados en perfiles, como en su caso, llamados a manejar un considerable volumen de balón ya desde el inicio.

Jaren Jackson Jr.

Foto: Joe Murphy/NBAE via Getty Images

Su conexión con Jaren Jackson Jr (también 20 años) resulta de enorme interés. Porque el interior lo tiene absolutamente todo para ser una estrella de la Liga a medio plazo. En ataque es resolutivo tanto cerca del aro (gracias a su potente perfil físico) como lejos de él. Su 69% de acierto en la zona restringida se combinó con un 37% de acierto en triples tras recepción. Registros excelentes para un debutante.

Pero además en defensa también invitar a salivar. Con unos datos extraordinarios como protector de aro (53% permitido al rival), que habrá que confirmar a medida que el volumen aumente, y un desplazamiento lateral que soporta asignaciones con ‘pequeños’ en el perímetro, Jackson apunta al cielo. Su curso de novato fue muy bueno y su gran versatilidad le hace fiable en formatos de dos interiores o ejerciendo él como foco único en la zona.

Por si fuera poco, existen grandes esperanzas en los Grizzlies con Brandon Clarke, elegido en el puesto 21 del último Draft. Tienen justificación. Clarke cayó tan abajo por su edad (tiene ya 23 años) y escasa estatura (2.03) para ser un perfil interior. Pero físicamente es un portento y en defensa muy versátil, aplicado e inteligente, aspectos que le convierten en un posible complemento ideal para estrellas de primera línea. Si incorpora el recurso del tiro exterior en ataque, para abrir la pista, podría ser uno de los grandes ‘robos’ del Draft.

Una identidad por construir

Taylor Jenkins puede moldear la estructura a su antojo, además en ambos lados de la pista, una vez Conley y Gasol ya no se encuentran en ella. A su disposición tiene un lienzo en blanco que debe comenzar a definir ya a partir de su rotación. Porque siendo el desarrollo la prioridad, que lo es, Memphis dispone de jugadores que pueden ayudar a flexibilizar las ideas del técnico.

Valanciunas será su jugador de más impacto inmediato. Con minutos y peso ofensivo, el lituano es una máquina de producir. Protegiendo el aro a magnífico nivel (53% permitido durante su tramo con los Grizzlies y un salvaje 48% con los Raptors), siendo la mayor baza del equipo en el rebote y pudiendo coexistir con Jackson Jr, no solo debe contar con minutos sino que lo tiene todo para destacar en ellos.

En otro plano, perfiles como Jae Crowder, Kyle Anderson o Tyus Jones también serán útiles. El primero, especialista 3&D, acaba contrato pero como presencia veterana puede estabilizar el vestuario; el segundo es un comodín defensivo y creativo para el técnico, aspectos ambos que necesitará exprimir; mientras que Jones llega como recambio director para Morant, avalado por su inteligencia distribuyendo y reduciendo el error (7 asistencias por cada pérdida el curso pasado, mejor dato de la historia de la Liga).

En Memphis existen también jugadores de poco riesgo para el proyecto, como Josh Jackson, Dillon Brooks, Grayson Allen, Bruno Caboclo o incluso el serbio Marko Guduric, que aterriza en la NBA tras su experiencia con Obradovic en Turquía. Jugadores de perímetro, a bajo coste, que probar en unas alas abiertas a casi todo y que pueden marcar como de sólida sea la estructura defensiva.

También será muy interesante comprobar cómo resuelve Jenkins en ataque la carencia de tiro exterior y el planteamiento de uso del pick&roll. Los Grizzlies vienen de ser un equipo muy poco efectivo en ese juego 2×2 pero la composición de plantilla actual sugiere más éxito y volumen de esas acciones, que al final pueden ayudar a atacar de forma más directa y sencilla. A Memphis, un equipo sin referentes anotando sobre bote (su esperanza ahí será un novato), le puede hacer falta.

 Datos de lupa:

  • Colectivo:

Hasta 28 jugadores llegaron a tener minutos con los Grizzlies la pasada temporada.

  • Individual:

Con Jaren Jackson en pista (1515 minutos), los Grizzlies solo recibieron 103.6 puntos por 100 posesiones, equivalente a la mejor defensa de la Liga.

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 126.6 millones
    • Límite salarial: 109.1 millones
    • Impuesto de lujo: 132.6 millones
    • Mínimo salarial: 98.2 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Jugador a seguir:

El lituano Jonas Valanciunas no es la gran esperanza de futuro de los Grizzlies pero a corto plazo sí su mejor activo para producir. Tremendamente sólido protegiendo el aro, en el rebote, con el juego de bloqueos y resolviendo en la pintura, si Memphis quiere dosis de rendimiento inmediato con el que rodear la evolución de sus jóvenes talentos, su baza será la de mayor solidez. Con 27 años y entrando en su plenitud, ya con buena experiencia acumulada, su rendimiento conviene ser seguido de cerca.

 

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)