GUÍA NBAEstás viendo//Guía NBA 2019/20: Milwaukee Bucks, por Andrés Monje
Guía NBA 2019/20: Milwaukee Bucks, por Andrés Monje

Guía NBA 2019/20: Milwaukee Bucks, por Andrés Monje

Memoria 2018-19
Balance: 60-22. Mejor récord NBA. Eliminados en Finales de Conf. (Toronto, 2-4)
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
113.5 (4º) 103.6 (5º) 104.9 (1º)
Ataque 4 Factores Defensa
55% (2º) % efectivo en tiros 50.3% (1º)
25.5% (18º) Tiros libres 22.1% (1º)
13.3% (7º) Pérdidas 12.8% (25º)
25% (26º) Rebote ofensivo 24.3% (2º)
Ataque Triple Defensa
41.9% (3º) Volumen 38.8% (30º)
35.3% (14º) Acierto 36.1% (23º)
Glosario de la Memoria:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos anotados cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos de campo/ Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el volumen total.
*Volumen de triples: porcentaje de lanzamientos (intentados o permitidos) de tres puntos sobre el total de tiros de campo/ Acierto de triples: porcentaje de acierto (propio o permitido) en lanzamientos de tres puntos.

bucks

Los Bucks son los principales favoritos del Este. Lo son por méritos propios y a pesar de haber sufrido cambios en su plantilla, tras un verano en el que la situación salarial asfixiaba y obligó a realizar sacrificios. La presencia de Giannis Antetokounmpo, vigente MVP de la NBA, corona y proyecta un bloque cuya estructura llegó a la élite de la mano de Mike Budenholzer. Y lo hizo para quedarse.

El estreno del técnico en Milwaukee fue excepcional, mejorando notablemente ataque (del décimo dato el año anterior, al cuarto) y defensa (del decimoctavo registro a liderar la NBA), en fondo y formas. Budenholzer, que acabó siendo elegido ‘Entrenador del Año’ por segunda vez en su carrera, encontró potencial y lo convirtió en realidad, sacando la mejor versión posible de su equipo.

No obstante, tras ofrecer una imagen arrolladora durante la fase regular (60 victorias) y las dos primeras rondas de Playoffs (8-1 acumulado), durante las Finales del Este ante los Raptors se produjo el apagón.

Con 2-0 a favor, Milwaukee perdió (tras dos prórrogas) el tercer partido en Toronto, un duelo que pudo haber sentenciado el pase de los Bucks a las Finales y que sin embargo acabó siendo el punto de inflexión de la serie. De la mano de un Kawhi Leonard sobrehumano los Raptors se impusieron también en los tres siguientes encuentros. Todo el trabajo de los Bucks se esfumó en apenas seis días. Un final amargo para una historia que, no obstante, solo vivió su primer capítulo.

Milwaukee se enfrentó, como se apuntaba, a un verano trampa, en el que su objetivo no era ganar sino perder lo menos posible. Renovó a Khris Middleton (178 millones por 5 años), escudero de Antetokounmpo, además de conseguir la continuidad de Brook Lopez (52 millones por 4 años) y George Hill (19 garantizados en 2). Pero no pudo evitar, por pura salud salarial, que dos jugadores valiosos como Nikola Mirotic (destino Barcelona) y Malcom Brogdon (destino Indiana) dejasen la plantilla.

Con la imposibilidad de satisfacer económicamente a todas las piezas que salían al mercado, los Bucks tuvieron que elegir qué quedarse y qué dejar marchar. Pese a la difícil situación, su reputación como candidatos, más aún tras la marcha de Leonard al Oeste, le hizo captar después secundarios interesantes a bajo coste con los que dar profundidad a su plantilla.

Así la Gerencia se hizo con Robin Lopez (4.7 millones), hermano de Brook; Wesley Matthews (2.6) y Kyle Korver (1.6), todos ellos más que solventes complementos y con contratos de un año, además de satisfacer a su jugador franquicia con la firma de su hermano Thanasis (3 millones por 2 años). Giannis saldrá al mercado en 2021 pero cualquier detalle con él parece incluso poco.

Budenholzer proyecta al dios griego

Si pudieras elegir un jugador, solo uno, para comenzar hoy un día una franquicia NBA, seguramente la respuesta más elegida sería Giannis Antetokounmpo. El griego es una fuerza difícilmente contenible que altera por completo a su equipo y al rival, con el añadido de que su techo parece aún lejano.

Con solo 24 años, Giannis protagonizó una temporada para la historia. Fue elegido MVP y quedó segundo en el galardón a ‘Defensor del Año’, muestra de su capacidad para dominar ambos lados de la cancha. En ataque aumentó su uso ofensivo y responsabilidad en la creación desde el bote, mientras que en defensa fue faro absoluto de un sistema dominante que le tiene a la vez como stopper, guardaespaldas y corrector interior. Porque atrás es la ubicuidad hecha jugador.

En su dominio, no obstante, juega un papel importante la composición con la que le rodea su técnico. Budenholzer primero entendió qué tenía en sus manos y después ha generado un escenario en el que la bestia puede acentuar sus virtudes tapando su ¿única? gran carencia: el tiro exterior. El cómo lo hizo, en la práctica de apariencia sencilla, fue una de las historias más determinantes del año en la Liga.

Budenholzer le ha dado definitivamente a Giannis el balón, haciéndole su generador primario y obligándole a tomar más volumen de decisiones sobre el bote… pero siendo estas más sencillas. La forma de hacerlo ha sido despejar por completo la zona, sacando a todos sus efectivos al triple, creando amenaza y aumentando los pasillos interiores para que el griego pueda perforar en la pintura.

Milwaukee elevó drásticamente su volumen de triples (42% de sus intentos de campo fueron de tres, tercer dato más alto de la Liga) y simplificó su pizarra (menos pases, menor riesgo de pérdida), es decir dibujó un ataque en el que un jugador imparable en uno contra uno, un mismatch andante por su tamaño, cualidades atléticas y capacidad de botar, tenía un enorme espacio para actuar porque, en caso de ayudas, es capaz de liberar a un tirador.

El plan, a la vista simple, generó el terror en la Liga. Milwaukee martilleó rivales desde la zona (segundo mayor volumen de intentos y segundo mejor acierto) y por supuesto desde el triple. Cualquier secundario puede anotar de tres, incluidos interiores como Brook Lopez o Ersan Ilyasova, que de hecho juegan un papel clave para despejar la zona.

Foto: Ronald Martinez/Getty Images.

Y además existen generadores secundarios como Khris Middleton o Eric Bledsoe (este ahora con más responsabilidad, ya sin Brogdon) que, llegado el punto, también pueden ser resolutivos en ataques verticales, de poca circulación. Jugadores como George Hill, Pat Connaughton, Sterling Brown, Wesley Matthews o Kyle Korver son perfectos para un sistema tan jerarquizado, en el que ejercen como armas automáticas que aprovechan, a través del tiro o el corte, ventajas que les vienen ya dadas.

Especialmente interesante, por cierto, será el reencuentro de Budenholzer con Korver, al que hace unos años dirigió en Atlanta y acabó convirtiendo en un arma atómica en lo ofensivo. En cualquier caso, si llega el momento en el que Giannis adquiere también el recurso del tiro exterior, directamente pueden acabarse los antídotos.

Plan de éxito atrás

Pese a lo llamativo de su ataque, el aspecto verdaderamente diferencial de los Bucks se encuentra en su defensa, también obra de Budenholzer. El sistema destaca por la masiva protección de la zona, buscando reducir la cantidad y calidad de tiros rivales cerca del aro… y fortalecer el rebote, que a su vez alimenta la transición. Una en la que Antetokounmpo es imparable.

La cadena funciona a la perfección (bajo volumen de intentos permitidos en la zona restringida, mucho éxito defendiéndolos, altísima seguridad en el rebote defensivo y abundante cantidad de transiciones a favor) y solo tiene el riesgo, en ocasiones no pequeño, de permitir un volumen de triples demasiado alto al rival. La estructura tiende a cerrarse en exceso y sufre en especial cuando el cinco rival puede anotar de tres, ya que Milwaukee busca proteger a sus interiores en situaciones de pick&roll.

La pérdida de Brogdon puede ser importante, además de por su excelente encaje ofensivo por su talento e inteligencia atrás, pero Budenholzer puede encontrar en Wesley Matthews o más minutos de George Hill una solución. Y si bien Korver, ya muy veterano, podría ser problemático ante determinados rivales, la estructura defensiva tiende a reducir enormemente el mismatch por la intimidatoria presencia de Antetokounmpo en las ayudas.

Foto: Dylan Buell/Getty Images.

La presencia de Middleton y Antetokounmpo, dos perfiles All-Star que además son más que buenos atrás, fortalece mucho una idea a la que llegan en la pintura Robin Lopez, llamado a un papel de enforcer para tramos pequeños, y el joven croata Dragan Bender, que junto a DJ Wilson –este más intenso y explosivo- tendrá que buscar minutos en una rotación interior exigente, donde el turco Ilyasova vuelve a aparecer como baza fiable por su solvencia con el tiro exterior y capacidad para actuar como cinco en formatos muy dinámicos.

Milwaukee arranca el curso como un equipo blindado en ambos lados de la cancha, bien entrenado y liderado por una megaestrella hambrienta de anillo. Ingredientes de sobra para considerarle uno de los grandes favoritos al título.

Datos de lupa:

  • Colectivo:

Milwaukee fue el capaz que más volumen de transiciones tuvo en la NBA (21.5% de sus jugadas).

  • Individual:

Giannis promedió más de 27 puntos, 12 rebotes y 5 asistencias… en menos de 33 minutos por partido. No había precedentes para algo así.

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 128.2 millones.  
    • Límite salarial: 109.1 millones.
    • Impuesto de lujo: 132.6 millones.
    • Mínimo salarial: 98.2 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Jugador a seguir: 

Todo imposible lo parece menos con él. Un jugador de físico asombroso, casi una muestra de laboratorio o un producto del siglo XXII, con una ética de trabajo demencial, que le lleva no solo a encabezar las opciones de anillo de su franquicia sino también a hacer temblar a la Liga con su margen de progresión. Porque con Giannis Antetokounmpo, el vigente MVP (y segundo en el galardón de ‘Defensor del Año’), lo mejor está por llegar. Giannis parece estar, con solo 24 años, a una suspensión fiable de ‘pasarse el juego’.

Foto: Dylan Buell/Getty Images.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)