Guía NBA 2019/20: Sacramento Kings, por Andrés Monje

Guía NBA 2019/20: Sacramento Kings, por Andrés Monje

Memoria 2018-19
Balance: 39-43. Fuera de Playoffs en el Oeste
Eficiencia Ofensiva Ritmo Eficiencia Defensiva
109.6 (17º) 103.9 (3º) 110.8 (21º)
Ataque 4 Factores Defensa
52.4% (16º) % efectivo en tiros 53.3% (22º)
24.4% (22º) Tiros libres 26.9% (23º)
12.8% (4º) Pérdidas 15.3% (5º)
26.8% (18º) Rebote ofensivo 28.7% (26º)
Ataque Triple Defensa
32.1% (25º) Volumen 38.2% (28º)
37.8% (4º) Acierto 34.8% (12º)
Glosario de la Memoria 2018/19:
* Ritmo: posesiones cada 48 minutos / Ef. Ofensiva: puntos anotados cada 100 posesiones / Ef. Defensiva: puntos recibidos cada 100 posesiones.
* Porcentaje efectivo: une valores en tiros de dos y triples / Tiros libres: porcentaje de tiros libres (lanzado o recibido) sobre el total de lanzamientos de campo / Pérdidas: pérdidas de balón (propias o provocadas) cada 100 posesiones / Rebote ofensivo: Capturas de ataque (conseguidas o permitidas) sobre el volumen total.
* Volumen de triples: porcentaje de lanzamientos (intentados o permitidos) de tres puntos sobre el total de tiros de campo/ Acierto de triples: porcentaje de acierto (propio o permitido) en lanzamientos de tres puntos.

kings

Los Kings acumulan trece temporadas sin pisar Playoffs, la peor racha de la Liga, pero comenzaron a ver la luz en un curso en el que ganaron 39 partidos de fase regular (su mayor cifra desde, precisamente, aquel 2006) y vieron cómo diferentes jugadores clave para el proyecto ofrecían signos muy interesantes de progresión. Sin ser un escenario ideal, que no lo es, sí que permite albergar mayor esperanza.

No la hubo, sin embargo, para Dave Joerger, hasta ahora técnico de Sacramento y que a pesar del notable incremento de triunfos (doce con respecto al año anterior) perdió su puesto a final de temporada. Vlade Divac, que por cierto firmó una extensión de cuatro años como General Manager, eligió a Luke Walton –que salió de los Lakers- como recambio. Será el décimo técnico que tenga la franquicia en las últimas catorce campañas.

Durante el verano Sacramento se planteó como objetivo fortalecer la rotación con jugadores de un perfil bastante definido: con experiencia, carácter colectivo y capacidad defensiva. Uno, en definitiva, que pueda ejercer como complemento a la excitante ternura de su núcleo joven, de buenas posibilidades en bastantes casos pero sin callo competitivo.

Esto último, cierto oficio al competir, alimentó también el deseo de retener a Harrison Barnes, obtenido vía traspaso a mitad de temporada y que declinó su año opcional para salir al mercado y asegurar más temporadas de acuerdo. Siendo muy elevado su coste (85 millones por 4 campañas) considerando su rol deportivo, Barnes ofrece experiencia ganadora (un anillo con Golden State) y un excelente ejemplo de jugador de equipo, versátil y complementario a casi todo lo que tenga alrededor. Su contrato, además, es descendente (comenzará percibiendo 24 millones y acabará en 18), lo que puede ayudar a la flexibilidad en próximos veranos.

Más allá de su caso, la Gerencia ha firmado a Dewayne Dedmon (26 millones por 2 años), Cory Joseph (24 por 2) y Trevor Ariza (12 por 1) con acuerdos aceptables, que incluyen en todos esos casos un año extra aunque mínimamente garantizado en lo económico. Además, el equipo apostó por Richaun Holmes (10 por 2) para dar profundidad a su rotación interior.

Sin elecciones de Primera Ronda en el último Draft (sí tres en Segunda) y con la extensión de Buddy Hield por resolver (no debería haber problemas para llegar a un acuerdo), Divac se aseguró de darle a Walton recursos para rodear a sus jóvenes de un ecosistema estable sobre el que mejorar. Y de paso enfocados a tratar de acabar, en el mejor de los casos, con la terrible racha de la franquicia en lo defensivo: ocho años seguidos entre los diez peores registros atrás.

A partir de Fox y Hield

Las mejores noticias de los Kings vienen del perímetro. Tanto De’Aaron Fox como Buddy Hield confirmaron buena parte de las expectativas que hay con ellos, desarrollando temporadas excelentes en lo individual y mejorando su química en cancha.

Ahondando en esto último, fueron la combinación más repetida por los Kings, con casi el triple de muestra (2016 minutos coincidiendo en pista) que el curso anterior y mejores resultados (net rating nulo por el -10 de la anterior campaña), datos a considerar en un equipo de balance negativo.

A pesar de que Sacramento ya fue el segundo equipo que más transiciones empleó la última campaña (el 21% de sus acciones ofensivas lo fueron), Walton seguramente explote aún más esas situaciones durante el que se avecina. Y el motivo al final es sencillo: Fox es uno de los jugadores más rápidos de la Liga mientras bota, lo que le hace muy difícil de parar a campo abierto. Y Hield es una máquina de producción en esas acciones.

Buddy Hield

Foto: Gene Sweeney Jr./Getty Images

En su tercer año como profesional, el escolta se fue hasta los 20.7 puntos de media, con excelentes porcentajes, confirmando que es uno de los mayores peligros desde el tiro en la Liga. De hecho sus 278 triples anotados por encima del 42% de acierto solo encuentran precedente, en toda la historia de la NBA, en la figura de Stephen Curry (que ha logrado algo así tres veces).

Fox, aún más joven (21 años) y en su segunda campaña en la NBA, también progresó. Sobre todo en un aspecto, el tiro, que puede facilitar mucho más el despliegue ofensivo de un jugador de primer paso muy explosivo. Fox anotó el 35% de sus triples tras bote y el 40% de ellos tras recepción, cuando el año anterior no llegó al 32% en ninguno de ellos. También elevó sus prestaciones en el aro (62% en la zona restringida), fruto de que los defensores necesitan prestar mayor atención a su suspensión.

Ambos encabezan un juego exterior con más alternativas. Con Yogi Ferrell dando minutos de respiro en el puesto de uno y Trevor Ariza abocado al perfil de 3&D (aunque también puede ejercer como generador secundario), las dos presencias más sugerentes son las del serbio Bogdan Bogdanovic y la de Cory Joseph, cada uno por motivos distintos.

El primero cuenta con el talento, tanto ejecutando como generando ventajas para el resto, como para no perder importancia a pesar del crecimiento de la pareja Fox-Hield. Y de hecho, si Walton quisiera, podría encontrar un escenario fantástico como sexto hombre con gran uso ofensivo.

El segundo tiene un claro cometido en la estructura: fortalecer la defensa tanto a media pista como en transición. Joseph tiene experiencia, piernas e inteligencia para convertirse, de inmediato, en el mejor recurso atrás de Walton para el backcourt. Brilló ahí en Indiana y, aunque el contexto sea más difícil, debería hacerlo en Sacramento.

De jóvenes y necesidades

En la zona Walton puede encontrarse una situación incómoda en su plantilla. Por estructura y estilo, Sacramento parece un equipo diseñado para actuar con formatos de un solo interior, en los que puede emplear como cuatro tanto a Nemanja Bjelica como a Harrison Barnes, incluso puntualmente al recién llegado Ariza, abriendo espacio de paso para un exterior adicional y alimentando la versatilidad en el bloque.

Sin embargo las figuras de Marvin Bagley (20 años) y Harry Giles (21) necesitan minutos. Y ninguno, desde luego, está capacitado para ejercer como cinco en ese tipo de escenarios, no al menos si se pretende que la defensa pueda ser medianamente sostenible. Ambos debutaron el pasado año en la Liga y necesitan descifrar la cuestión posicional: sin tiro exterior sólido o gran capacidad creativa difícilmente pueden ser cuatros y sin protección de aro difícilmente rendir como cincos en formatos pequeños.

Foto: Rocky Widner/NBAE via Getty Images

Ese asunto es importante para el futuro del proyecto, sobre todo porque poseen cualidades para tener muy buen impacto a medio plazo (Bagley, de hecho, lo hizo ya en su estreno). Afortunadamente se encuentran aún en una fase de aprendizaje y desarrollo que los Kings, no obstante, deben cuidar y resolver.

Mientras tanto, Walton encuentra varias opciones para el cinco en una rotación que necesita presencia física en lo defensivo y amenazas continuando al aro en el juego de bloqueos con Fox. En ese sentido, siendo firmas de aparentemente poco cartel, Dewayne Dedmon y Richaun Holmes pueden dar respuestas.

Y pueden hacerlo tanto en lo defensivo (ambos permiten un 58% al rival en el aro, que sin ser un dato excelente sí mejora claramente lo existente) como en lo ofensivo (soberbios en el pick&roll), siendo además Dedmon una presencia fiable para abrir el campo (38% en triples).

Es más que posible que Walton acelere ritmos, mejore el espacio ofensivo y conceda libertad de acción a su perímetro, que puede estar cercano a una explosión. Pero si desea mantener el espíritu competitivo del pasado curso, uno que sin duda la franquicia necesita tras más de una década sin asomar la cabeza en el Oeste, también necesita hallar una solución defensiva coral. Ahí puede estar su mayor reto.

 Datos de lupa:

  • Colectivo:

Sacramento fue el segundo peor equipo defendiendo la zona restringida, permitiendo un 66.7% de acierto al rival.

  • Individual:

Buddy Hield anotó 1.21 puntos por posesión en transiciones, mejor dato de un exterior en la NBA (mínimo 4 posesiones/partido).

Situación salarial:

  • Salarios franquicia: 112.4 millones
    • Límite salarial: 109.1 millones
    • Impuesto de lujo: 132.6 millones
    • Mínimo salarial: 98.2 millones

Fuente: Basketball Insiders

  • Opción de jugador
  • Opción de equipo
  • Qualifying Offer
  • No completamente garantizado

Jugador a seguir:

Para los amantes del juego en transición, De’Aaron Fox es simplemente imprescindible. Una bala, capaz de cruzar la pista más rápido con balón que la mayoría él. Su progresión durante el segundo año apunta al nacimiento de uno de los grandes bases de la Liga para la próxima década. Ahora debe confirmarlo. Más estable en su tiro y mejorando su lectura en situaciones de bloqueo directo, en Sacramento confían que su nexo con Hield sea la señal definitiva de la resurrección de la franquicia.

Foto: Wilfredo Lee