Insaciables Warriors. El mejor arranque de sus 70 años (10-0) pasa por ganar en Memphis y Minnesota

Insaciables Warriors. El mejor arranque de sus 70 años (10-0) pasa por ganar en Memphis y Minnesota

 

Dos semanas perfectas, inmaculadas. Anoche los campeones Warriors ganaron en su Oracle Arena a los Detroit Pistons (109-95) para prolongar su racha de victorias inicial a ocho. Único equipo invicto de la NBA. Una media de 114,8 puntos anotados por partido. ¡Qué no pare la fiesta!

Un 57% de acierto en los triples (12/21), 29 asistencias, 20 pérdidas provocadas al rival… Triunfos y espectáculo, de la mano en la bahía de Oakland. Y eso que Stephen Curry no tuvo una noche inspirada: falló 5 de sus 7 primeros lanzamientos y acabó con 22 puntos y 7/18 tiros.

Por primera vez en la temporada, el MVP del curso pasado no fue el máximo anotador de su equipo. Klay Thompson firmó 24 tantos, sumándose a su estelar compañero como únicos tiradores de la historia de la franquicia en anotar más de 800 triples.

Ahora, en su 70º año de existencia, el reto de los Warriors es superar el mejor arranque: aquel 9-0 en la temporada 1960-61, cuando la franquicia aún estaba en Philadelphia. Para ello deberán ganar el miércoles en Memphis y jueves en Minnesota.

Tras su machada en Toronto la noche anterior, los Pistons plantaron los tres primeros cuartos (80-76). Pero la salida del último periodo con un parcial de 12-2 decantó el resultado ya a 7:18 del final. Reggie Jackson pasó de sus 40 puntos en Canadá a 20.

Drummond se quedó con un doble-doble ‘modesto’ (14+15), por debajo de ese increíble 20+20 de promedio en sus seis primeros partidos, proeza que no lograba nadie desde el mítico Wilt Chamberlain en 1970. Pero el poderoso pívot no pudo cortar la pésima racha de su equipo en San Francisco, donde no gana desde hace siete años.