¿Cómo está el caso James Harden? ¿Qué se sabe y qué puede suceder?

¿Cómo está el caso James Harden? ¿Qué se sabe y qué puede suceder?

El futuro de James Harden es la gran incógnita que queda todavía a las puertas del arranque de una nueva temporada NBA. Una incógnita además que puede desequilibrar la liga en diferentes direcciones, por la importancia del jugador y lo que supondría un posible movimiento a un candidato al anillo. Repasamos cómo está su situaciones a apenas dos semanas de que arranque la competición.

La realidad es que, todavía, hablamos de un jugador de los Houston Rockets. Su equipo se reincorporó a los entrenamientos, primero con unas sesiones individuales a las que James Harden no acudió. Se le vio celebrando un en una discoteca y sin mascarilla el cumpleaños de una famosa rapera y su nuevo entrenador, Stephen Silas, dejó unas crípticas declaraciones en las que afirmaba no saber muy bien dónde estaba, si había llegado a Houston o no.

Los antecedentes llegaron antes de la apertura del mercado de fichajes. En un verano en el que los Rockets cambiaron de GM (se fue Daryl Morey) y de entrenador (se marchó Mike D’Antoni), Harden filtró que también quería abandonar el barco, rumbo a un aspirante real al anillo. También mostró su descontento Westbrook, que acabó saliendo a los Washington Wizards a cambio de John Wall. Entre tanto, los Houston Rockets se reforzaron en la agencia libre con Christian Wood y DeMarcus Cousins, pero dejaron marchar a un activo importante como Robert Covington.

Pues bien, este martes Wojnarowski volvió a dar información del caso James Harden. Según ESPN, ya había llegado ya a Houston, donde se iba a someter a un test PCR. Y de nuevo, palabras ambiguas de Stephen Silas: «Es todo lo que sé». Al mismo tiempo, Wojnarowski lanzaba otro misil: Harden había insistido recientemente a la dirección de los Rockets que quiere salir. Bien a Philadelphia o a cualquier otro aspirante.

¿Qué puede pasar? Daryl Morey, ahora General Manager de los Sixers, también se ha encargado de filtrar que no está dispuesto a deshacerse de ninguna de sus dos estrellas (Joel Embiid y Ben Simmons) en un traspaso por James Harden, mientras que desde Houston han dejado caer lo que buscarían en un traspaso por Harden: un joven emergente y varias rondas de draft. Esta nueva temporada James Harden ganará 41 millones de dólares, y tiene firmadas otras dos más, la última con opción de jugador (44 y 47 millones de dólares). Con 31 años recién cumplidos en agosto, hablamos del máximo anotador de la NBA la pasada temporada y uno de los mejores jugadores en ataque de toda la historia, pero su movimiento no será sencillo.

La realidad es que el arranque de la liga es inminente y mover a James Harden supondrá una sacudida tan compleja que no es descartable que incluso arranque la temporada en Houston, mientras equipos como los Sixers ven cómo arrancan sus plantillas con sus nuevos fichajes (en el caso de Sixers, con Seth Curry y Danny Green). Ahora veremos un tira y afloja de filtraciones, en el que habrá que ver hasta dónde llega cada uno: Harden, forzando su situación; los Rockets, esperando ofertas, y los aspirantes a conseguir a Harden, valorando cuál es el mejor momento para hacer su apuesta y con qué. La solución no es nada sencilla.

https://twitter.com/GIGANTESbasket/status/1335941123127308291