NBAEstás viendo//Por qué las Finales de Jayson Tatum no son tan malas como crees
Por qué las Finales de Jayson Tatum no son tan malas como crees

Por qué las Finales de Jayson Tatum no son tan malas como crees

Uno de los grandes males que afectan al deporte en la actualidad es el sobreuso de datos. La democratización de las estadísticas avanzadas han permitido poder explicar aspectos que antes solo podían intuirse o bien eran del todo desconocidos. En buenas manos, las métricas son una herramienta magnífica para comprender y explicar lo que sucede sobre la cancha, siempre acompañado del contexto necesario, claro está. Sin embargo, los números pueden ser usados también como arma arrojadiza, como un argumento tajante y, aparentemente, demoledor que niegue la posibilidad de que exista otro punto de vista. Con las Finales NBA 2024 de Jayson Tatum sucede algo parecido.

Si solamente acudimos a las hojas de registros la realidad es la siguiente: 43,2% en tiros de dos, 29,6% en triples y 84,6% en tiros libres. Un acierto de cara al aro que contrasta con la fluidez y soltura de su compañero y candidato al MVP de las Finales, Jaylen Brown, con un 75,8% en tiros de dos y 25% de tres o con la estrella rival, Luka Doncic, con un 47,3% de campo. De hecho, con sus 21,3 intentos por noche y 35,9% en tiros de campo a lo largo de los tres primeros partidos de las series por el título, Jayson Tatum va camino de firmar las Finales más desacertadas desde LeBron James en 2007 (35,6% con 22,5 TCI).

Con estos números encima de la mesa y una comparativa histórica destacable, ¿es acaso el titular clickbait? No, en absoluto.

El éxito de las Finales de los Celtics hasta el momento no puede entenderse sin Jayson Tatum. El impacto del jugador formado en Duke excede cualquier tipo de estadística simple, más cuando se trata de algo tan arbitrario como la carta de lanzamiento a canasta. El alero de Boston está sosteniendo sobre sus hombros la práctica totalidad de la creación ofensiva, no en términos de anotación, sino de producción, organización y distribución de oportunidades. El sistema de Joe Mazzulla da una importancia capital a los exteriores, más que ningún otro en la liga, lo cual requiere de una alta carga de responsabilidad a la hora de dividir y doblar para generar tiros liberados.

Más | Los Celtics dan un recital y se ponen a una victoria del 18º anillo

¿Qué significa esto? Que la función de Tatum a lo largo de estos Playoffs y la temporada en general ha variado significativamente respecto a la temporada pasada, lo cual explica en gran medida el éxito y la mejoría de Boston en el momento crucial del curso. De las manos del jugador de 26 años han salido 17,6 tantos de los Celtics fruto únicamente de sus pases de canasta, que junto a su producción anotadora (21,7) representan el 37% de los puntos del conjunto verde.

Pero la verdadera clave para apreciar el valor, trascendencia y centralidad de Jayson Tatum en estas Finales se encuentra en el visionado de lo que realiza en cancha. De nuevo, porque los datos, sin apoyo visual ni contexto carecen de peso, más cuando se usan para menospreciar la huella que un jugador deja en la pista. La importancia de la estrella reside en su toma de decisiones, en la determinación y seguridad que emana a la hora de poner el balón en el suelo y encontrar a un compañero en posición ventajosa para anotar. La confianza y la soltura que desprende con la presión defensiva a la que los Mavs le están sometiendo dice mucho de su carácter:

En lo que va de Finales, Tatum está promediando 7,3 asistencias con apenas 3,7 pérdidas que comparado, por ejemplo, con Luka Doncic (6,0 por 5,0) o Jaylen Brown (5,7 por 3,7), sirven para ilustrar la seguridad con la que cuentan los Celtics en la creación ofensiva. Eso deja un dato interesante como son sus 2,0 asistencias por pérdida en esta eliminatoria, que le colocan prácticamente al mismo nivel que Nikola Jokic en 2023 (2,12), Stephen Curry en 2022 (2,0) o Giannis Antetokounmpo en 2021 (2,14) con un usage igual o superior al 28%. Todo ello con Boston a un partido del primer barrido en unas Finales desde 2018.

Pero, quizá, lo más llamativo es que la percepción de Tatum podría ser incluso más positiva de haber conseguido el conjunto general de Boston alguna que otra canasta más en situaciones de lanzamiento liberadas. Y es que ante los Mavs los verdes están lanzando al 33,9% de tres, mermando considerablemente cualquier posibilidad de escaparse en el marcador o bien que el volumen de asistencias se incremente.

Escucha nuestro podcast, NBA House

Los tres encuentros jugados hasta el momento han tenido multitud de acciones donde, con la estrella de los Celtics como iniciador, conseguían terminar en canasta gracias a su visión para dividir, doblar y encontrar al compañero en posición ventajosa. Un hecho que no siempre deriva en asistencia, sino que permite hacer prender la mecha de la jugada, dando lugar a la ventaja primigenia que explica en gran medida el rendimiento de Boston.

Estos son solo algunos cortes que vienen a ejemplificar lo esencial que está siendo Jayson Tatum en estas Finales:

El baloncesto es demasiado complejo como para reducirlo al injusto binarismo acierto-error, más en este punto de la temporada, donde la línea entre el éxito y el fracaso es tan pequeña. Encontrar los grises entre tanta polarización es un ejercicio necesario para obtener perspectiva. Por eso mismo, alejar los números básicos, centrarse en lo que sucede sobre el parqué, en el juego puro es tan fundamental.

Más en un momento donde las defensas de ambos conjuntos estructuran sus planes en función de una serie de directrices.

En el caso de Boston han optado por negar la posibilidad de anotar a todo aquel que no se llame Luka Doncic o Kyrie Irving, reduciendo el aporte del resto del equipo a 44,6 puntos por partido con un acierto del 44% en tiros de campo y una producción desde el banquillo más bien discreta y poco eficiente. Mientras que para Dallas su foco ha estado centrado, casi en exclusiva, en Tatum, desplegando múltiples tipos de defensas, lanzando marcajes dobles, incrementando el volumen de contactos y apostando por distintas estrategias para limitar ofensivamente al jugador, cosa que han conseguido. La contrapartida de esto ha sido la liberación completa de Jaylen Brown que está en plena efervescencia anotadora, al igual que Derrick White, sumamente inspirado desde el triple (40,7%).

En caso de que los Celtics cierren la serie y hagan valer su 3-0 a favor no cabe duda de que Jaylen Brown será el favorito al MVP de las Finales, pero no es menos cierto que el trabajo de Jayson Tatum ha sido y está siendo el pilar más importante detrás del éxito del conjunto verde.

Deliza hacia abajoSigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Desliza hacia abajoSigue deslizando hacia abajo para ver más contenidos
Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)