El final de una racha histórica para JJ Redick… y su gran afición para relajarse durante la ‘burbuja’

El final de una racha histórica para JJ Redick… y su gran afición para relajarse durante la ‘burbuja’

JJ Redick se ha perdido los playoffs por primera vez desde que llegó a la NBA. Menos mal que en Orlando ha podido disfrutar de su gran pasión por el vino

Desde que llegó a la NBA, en el curso 2006-07, JJ Redick nunca se había perdido los playoffs. Es decir, 13 temporadas seguidas con su equipo llegando a la fase final. Esta campaña, la primera que juega con el uniforme de los New Orleans Pelicans, será la primera que se vaya de vacaciones antes de tiempo y, por lo tanto, pierde toda posibilidad de alcanzar el récord de John Stockton y Karl Malone (19), aunque mantiene el de ‘jugador en activo’.

Ni en Orlando Magic, ni en Milwaukee Bucks, ni en Los Angeles Clippers, ni en los Philadelphia 76ers. JJ Redick nunca se había quedado fuera de la lucha por el anillo. De hecho llegó a disputar las Finales en 2009 y las Semifinales de la Conferencia Este el año pasado. Pero ha sido llegar a los New Orleans Pelicans… Y eso que ya ‘amenazó’ a Zion Williamson cuando los de Louisiana le escogieron en el puesto #1 del Draft de 2019, metiéndole presión para que llevase al equipo a los playoffs. No pudo ser. Los de NOLA llegaron a la burbuja de Orlando con opciones de disputar el play-in para clasificarse para las eliminatorias por el título, pero finalmente se quedaron sin opciones antes de terminar la particular regular season de la reanudación de la temporada.

Sin playoffs… pero con buen vino

Aunque no ha podido continuar con su racha de presencias consecutivas en playoffs, JJ Redick sí que ha podido disfrutar de una de sus pasiones en la burbuja de Orlando: el buen vino. El jugador de los Pelicans es un entendido en lo referente a la enología y eso una de las primeras cosas de las que se preocupó nada más instalarse en el hotel Yacht Club. El propio jugador confiesa que en los últimos años se ha aficionado a los restaurantes con estrella Michelín y ha aprendido de vinos lo suficiente para disfrutar de ellos. Por ese motivo, tras ver la oferta del hotel, hizo un pedido a un conocido en New York para que le enviase una selección gourmet.

«Tomar un vaso de vino con los compañeros al final del día te sirve para evadirte un poco», confiesa el jugador en un reportaje de ESPN. Y es que ese peculiar ‘club del vino’ ha mantenido a los Pelicans unidos en la burbuja de Orlando, en la que las botellas han sido uno de los envíos externos más comunes. «Han llegado muchas cajas de vino. Son fáciles de reconocer», cuentan los empleados NBA encargados de los paquetes que llegan a Disney World. «Es una forma de relajarse y te recuerda a casa». Tanto que algunos jugadores como el también pelican Josh Hart pidió que le enviasen una nevera con climatizador con capacidad para 20 botellas. «Ayuda en momentos en los que estás incómodo por no estar con tu familia o no estar en tu propia casa o en tu propia cama durante al menos seis o siete semanas».