MERCADOEstás viendo//Joakim Noah consigue (ahora sí) un hueco en los Clippers: firma para la fase final
Joakim Noah consigue (ahora sí) un hueco en los Clippers: firma para la fase final

Joakim Noah consigue (ahora sí) un hueco en los Clippers: firma para la fase final

Atrás quedan ya sus mejores años en la NBA, pero Joakim Noah se convierte en un refuerzo de lujo para los Clippers

Joakim Noah vuelve a la NBA. El pívot francés de 35 años, vuelve a fichar por Los Angeles Clippers (tras un contrato de diez días antes del confinamiento, ahora si que llega al conjunto angelino para jugar con los de Doc Rivers en Disney). La incorporación has sido adelantada por Shams Charania.

Tras las llegadas de Marcus Morris y Reggie Jackson, los Clippers terminan de reforzar una plantilla de alto nivel con Kawhi Leonard y Paul George, Williams y Montrezl Harrell, Patrick Beverley, Landry Shamet, Ivica Zubac, JaMychal Green.. un equipazo, desde luego con mayúsculas. Noah ha estado en los últimos tiempos sin equipo, pero ganando un buen sueldo (los New York Knicks le ficharon en la temporada 2016-17 y le cortaron en octubre de 2018, aunque todavía le deben 19.3 millones de dólares que le irán pagando paulatinamente hasta 2022 gracias a la denominada stretch provision).

¿Dónde estaba Joakim Noah?

Tras ser cortado por los New York Knicks, después de firmar un contrato de cuatro años y 72 millones de dólares, y cumplir su sanción de 20 partidos de suspensión por saltarse el programa antidrogas de la NBA, el francés firmó con los Memphis Grizzlies. En la ciudad de Elvis terminó la temporada 2018-19, promediando 7.1 puntos y 5.7 rebotes…

«No sé cuándo se lesionó, pero es algo serio y, hasta donde yo sé, su carrera está realmente en la cuerda floja», declaró el reportero Brian Windhorst (ESPN) en noviembre de 2019. Días después recogió un poco de cable y tuiteó que la lesión existía realmente, pero que el jugador estaba trabajando para volver a las canchas fichando por un equipo de aspiraciones al anillo, algo que ya ha hecho.

Los años dorados de Joakim Noah

Después de conseguir dos títulos NCAA consecutivos con una Universidad de Florida para el recuerdo, Joakim Noah fue elegido por los Chicago Bulls en el puesto #9 del Draft de 2007. Ahí comenzó su carrera profesional y también sus mejores años en la Liga, mientras vistió el uniforme del equipo del estado de Illinois entre 2007 y 20016. En la ciudad del viento jugó 572 partidos (9.3 puntos, 94.rebotes, 3 asistencias y 1.4 tapones), siendo seleccionado en dos ocasiones para el All-Star Game (2013 y 2014), nombrado Defensor del Año en 2014 y formando parte del Quinteto Ideal de la NBA y el Quinteto Defensivo ese mismo año. Lamentablemente, su etapa en Chicago terminó con una lesión de hombro que le obligó a pasar por el quirófano y permanecer seis meses en el dique seco. A continuación llegó, como ya hemos comentado, su cuestionado fichaje por los Knicks, su incorporación posterior a los Grizzlies y su situación actual sin contrato hasta ahora.

El chasco con Kevin Garnett que más le motivó en su carrera

Hace un tiempo, en un podcast de Barstool Sports, Joakim Noah confesó cuál había sido su mayor motivación como jugador de baloncesto, haciendo referencia a un encontronazo con el que siempre había sido su ídolo: Kevin Garnett.

«No creo que él se acuerde porque pienso que esta historia significa más para mí que para él», empezaba a relatar el francés: «Tenía posters de KG en mi habitación, tenía la jodida camiseta de KG cuando era un niño. Cuando me enfrenté a él por primera vez estaba realmente emocionado». Sin embargo el encuentro con su jugador favorito no fue como Noah esperaba. La primera vez que se enfrentó a los Celtics, se acercó a Garnett para preguntarle por un entrenador común que tenían y ‘The Big Ticket’ no fue especialmente amigable.

«Sólo quería decirle algo a mi ídolo y él me miró por encima del hombro en plan’¿a quién cojones le estás hablando? ¿a quién cojones crees que le estás hablando?’ Cuando dijo eso fue como ‘¡mierda! No tenía que haberle dicho nada’. Entonces me di la vuelta y me imaginó que pensó que era un gallina y siguió hablando cada vez más alto. Desde aquel momento me juré que iría a por él y cada partido que jugamos así lo hice. Aquel momento cambió mi carrera. Aprendí que no había amor en la batalla y que esto era una competición»

 

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)