El espectáculo en la cancha de Joe Ingles, el mayor trol de la NBA

El espectáculo en la cancha de Joe Ingles, el mayor trol de la NBA

Joe Ingles es todo un maestro en el arte de meterse en la cabeza de sus rivales y sacarlos de sus casillas en pleno partido

Cuando Joe Ingles llegó a la NBA en 2014 al firmar con los Utah Jazz, ya tenía a sus espaldas una carrera en el mundo del baloncesto profesional fuera de Estados Unidos. Comenzó en los South Dragons de la NBL de su Australia natal, siguió en nuestro país como jugador del CB Granada y el Barça y pasó por el Maccabi Tel Aviv. Un recorrido más que suficiente para que se pueda decir que se trata de alguien con tablas, de parqué en este caso, tal y como se ha podido ver en la NBA. El aussie no se achanta ni se deja amedrentar por nadie y se ha convertido en un trol de manual capaz de sacar de quicio hasta a la estrella con más temple. Y si no que le pregunten a Paul George, James Harden o Russell Westbrook por sus encontronazos con Ingles.

Mientras que otros jugadores como Patrick Beverley tienen la etiqueta de expertos en el trash-talk, Joe Inglés es todo un tapado al respecto. Es un genio a la hora de desestabilizar a sus rivales, un ‘amable’ instigador de trifulcas y un maestro en el arte de la sonrisa irónica y el aplauso picajoso. El típico jugador del que se diría ese topicazo de «odiado cuando es tu rival y amado cuando está en tu equipo», sólo que en su caso es 100% tal cual. Y lo peor de todo es que después de sacarte de tus casillas, además tiene el don para clavar la canasta decisiva en un partido igualado, haciendo que todavía le cojas más gato (lo le quieras con locura).

«Parece lento, que no se puede ni mover, y que tiene mirada de camarero, pero es una verdadera estrella de nuestra liga». No lo dice ningún compañero de Joe Ingles, sino un entrenador rival. Dwane Caseyhead coach de los Detroit Pistons, se refirió así al australiano durante el inicio de esta temporada. «Parece un camarero o un profesor de matemáticas, pero es toda una estrella». Los aficionados de los equipos opuestos o sus contrincantes en la cancha, no hablan tan bien sobre él. De hecho, el propio Ingles llegó a reclamar un poco más de respeto por parte de los fans cuando visita otros pabellones que no sean el de los Utah Jazz.

Pero si hay algo que honra a Joe Ingles es que, para este trol, lo que pasa en la cancha se queda en la cancha. El ejemplo más claro está en sus constantes piques con Paul George durante años. Pese a los  empujones, insultos y tanganas, el alero de los Jazz no se lo toma personal en absoluto. «Ni siquiera le conozco. No le conozco en absoluto. Es increíble. Me encanta. Espero que podamos enfrentarnos de nuevo. Todo está bien. No tengo ningún tipo de historia con él. No le conozco. Nunca hemos hablado en la vida», explicó cuando se le preguntó en su momento si el pique con Paul George (por entonces en OKC) era algo personal. Ni con él, ni con Harden, ni con Westbrook, ni con Blake Griffin, ni con Draymond Green, ni con…