Kobe nunca tuvo abuela. En el instituto ya decía que… ¡Jordan no le podía parar!

Kobe nunca tuvo abuela. En el instituto ya decía que… ¡Jordan no le podía parar!

Esta noche en Minnesota, Kobe Bryant superará a Michael Jordan como tercer anotador histórico de la NBA. El escolta de los Lakers necesita apenas 9 puntos para ello. Deja atrás a su ídolo, a su obsesión desde que era niño.

Cuenta Phil Jackson en su libro ‘Eleven rings: the soul of success’ que la primera vez que se conocieron, el saludo de Bryant a Jordan fue un “sabes que puedo patearte el culo en un ‘uno contra uno». Sobrado.

Ese nivel estratosférico de autoconfianza ya lo mostraba en su época colegial. Con motivo de la marca histórica de esta noche, el periódico ‘Los Angeles Daily News’ ha hablado con diferentes personajes relacionados con Kobe para ahondar en su obcecación con Jordan.

Así, David Lasman, un compañero de Bryant en el instituto Lower Merion de Philadelphia, comenta que “le recuerdo diciendo ‘Michael Jordan no puede pararme. No digo que yo pueda frenarle a él; sino que él no podría conmigo”. Un adolescente con una autosuficiencia brutal.

Gregg Downer, el entrenador de Bryant de aquella época, explica que “jugar contra Jordan fue un factor decisivo para su salto a la NBA desde el instituto. No creo que tuviera ningún interés en acudir a la universidad; le interesaba más comparar sus habilidades con las del mejor de todos los tiempos”.

Recuerda el duelo entre maestro Jordan (34 años) y pupilo Bryant (19) en el All Star Game 1998 en Nueva York.