AMERICAN LEGENDS DOMINO´S BY AJEROEstás viendo//La reinvención (pausada) de Steph Curry, por José Ajero
La reinvención (pausada) de Steph Curry, por José Ajero

La reinvención (pausada) de Steph Curry, por José Ajero

Stephen Curry trabaja a fondo para seguir mejorando después de los 30.

Steph Curry empezó metiéndola de colores. La 18-19 era una temporada de redención física. Llegó por los pelos en buenas condiciones a las Finales de 2018. Quizás en tan malas como en 2016, pero esta vez le cubrió Kevin Durant.

Batió el récord de partidos seguidos anotando más de siete triples y nos hizo pensar que su cifra de 400 bombazos en una temporada, se le quedarían cortos. Hasta que contuvimos la respiración al saber que quedaba lesionado. Una resonancia ‘milagrosa’ como la denominaba Steve Kerr traía la buena noticia. Problemas en el abductor, pero moderados. La moderación le ha sacado ya dos semanas de las canchas y estamos a la espera de nuevas noticias.

El 13 de marzo de 2018 cumplió los años. Durante toda la vida de dios, es el momento de la cuesta abajo de los deportistas. No de LeBron James, claro. Ese mismo día se unía con Under Armour para sacar un nuevo modelo de zapatillas.

Un 14 de marzo no es la mejor fecha para un lanzamiento, pero el tipo que ha sido capaz de vender más zapatillas que LeBron en algún año, no se ciñe a los convencionalismos de Nike o Adidas. Tenía que ser el día en el que cumplía los 30, su número y el de su padre, Dell.

El 30 es especial para Steph. Tiene buenos recuerdos y también, malos. Supuso el declive físico de su padre. Problemas de espalda y de todas y cada una de las articulaciones que le acabaron por sacar del basket. Llegaron las primeras y más frecuentes lesiones para un tipo que parecía hacer todo en armonía en cancha.

Sesiones inagotables envuelto en hielo para mejorar poco o nada y sufrir al siguiente partido. Horas esperando a que abandonara el vestuario, siempre con algún achaque y siempre con malas pulgas. Así fue hasta que se retiró.

Steph, cosido a lesiones en tobillos y rodillas ha hecho todo lo posible por cambiar su visual imagen de enclenque. Entrenamientos mortíferos con mochilas de peso y hasta cambiar la manera de respirar. Se trataba de eso: ser mejor físicamente, para poder trabajar más en cancha.

Su llegada a Under Armour y la quinta edición de las zapatillas, no iban a quedar exentas de tal esfuerzo. Trabajó desde la derrota en 2016 -el año en el que vendió más LeBron- codo a codo con los diseñadores y expertos deportivos de la marca.

La SC5 hasta que salga la seis es técnicamente insuperable para él. Ángulos imposibles de explicar, cordones que se ocultan y salen, varias piezas en el mercado que demanda una sola. Un cabezudo trabajo para que la zapa de los 30 ayude en el proceso.

Todo iba por buena camino, hasta las ventas. Otra lesión se cruzó en la cancha, por suerte al inicio de la temporada. Lo malo es que en su ausencia, los Warriors han tocado un extraño fondo psíquico que ha descubierto su única debilidad en el lustro. A la que vuelva, seguirá el desafío de los 30, con las mismas exigencias y una piedra mucho más grande en la mochila.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)