Los Knicks, Porzingis, la Selección, Juancho… Gigantes charla con Willy Hernangómez

Los Knicks, Porzingis, la Selección, Juancho… Gigantes charla con Willy Hernangómez

Willy Hernangómez ya está de vuelta en España. El pívot de los Knicks ha completado con éxito su primera temporada NBA en la franquicia de la Gran Manzana. Ahora, con la Selección y el Eurobasket en el horizonte atiende a Gigantes del Basket para pasar revista y hablar de pasado, presente y futuro:

¿Que valoración haces de tu primera temporada NBA?

En líneas generales y viendo el año en perspectiva creo que ha sido un año muy bueno. Ha sido duro, ha sido largo pero muy contento. Si tengo que decir una palabra ha sido increíble para mí.

Pasaste de no pasar con el Madrid a jugar casi 20 minutos en la NBA por la lesión de Noah. No te esperabas llegar y besar el santo, ¿no?

Ha sido un poco de suerte y trabajo y estar listo para cuando la lesión de Joakim aprovechar la oportunidad e intentar estar ahí al máximo, el sentirme cómodo, el jugar sin pensar, el que me salga solo todo ayuda mucho y me he sentido muy cómodo este año.

Con Noah sano, ¿te ves disputándole la titularidad el año que viene?

Va a ser mía (Risas). Joakim es un gran jugador, lo que pasa que ha tenido muy mala suerte con las lesiones los últimos años, está bastante molesto con todo. En los entrenamientos ya de por sí a veces no podía pegarle tan fuerte porque veía que le rompía. El año que viene no sé que pasará. Este año ha habido partidos, sobre todo la primera parte, que él empezaba y a mi me gustaba para aprender lo que hacía, porque yo no conocía a muchos jugadores. Ha sido bueno para por la tarde ya jugar e intentar asentarme un poco y estar a gusto jugando.

Es pronto pero, ¿qué esperas a nivel individual y colectivo del próximo curso?

Es pronto como has dicho, hasta dentro de un mes no se sabrá nada pero creo que es hora de centrarse en un bloque de jugadores y mantener una dinámica un par de años, creo que no es bueno lo que vienen haciendo de cambiar ocho jugadores cada año. Hay que seguir un poco la mentalidad de los Spurs de continuar con un bloque de jugadores y creo que es la hora de que Kristaps de un paso adelante y sea un poco más la referencia y de que nosotros estemos un poco alrededor suyo y ayudarle en todo lo que podamos y si un día falla estar ahí.

¿Cómo ha sido tu aclimatación y cuán de importante ha sido Kristaps en ella?

Ha sido fundamental para mí. Me ha ayudado muchísimo. Una anécdota que hablábamos es que él había estado sólo y tenía que aprender por dónde tenía que ir, cometer errores, equivocarse… Yo he tenido la suerte de tener a Kristaps que me ayudaba en todo, decirme donde tenía que ir, qué hacer… cualquier cosa. Me ha ayudado y eso me ha hecho no tener ni un bajón así gordo durante la temporada. Voy a estar agradecido a él toda la vida.

Has hablado de él como líder, entiendo que no le ves fuera de los Knicks…

No.

Por la dinámica que lleva la franquicia, ¿es difícil jugar en el Madison como local?

Ha sido complicado este año porque había muchas expectativas con el equipo que teníamos, muchas ilusiones y la verdad es que no hemos cumplido como nos hubiera gustado. Pero una cosa que sí he aprendido es que el Madison son unos fans que agradecen tu esfuerzo, que te tires a por la bola al suelo… y lo agradecen realmente. No ha ido tan bien como equipo pero he intentado dejarme las castañas ahí y me siento súper querido y no puedo decir nada malo.

Desde el 2013 sin jugar playoffs, desde el 2000 sin llegar a una final de Conferencia, ¿cuál crees que puede ser el problema para que el equipo por ejemplo no haya estado en playoffs este verano?

Se ha juntado un poco de todo este año: lesiones, el no poder estar bien, tener una forma de juego en la que todo el mundo necesita entender el triángulo. Si alguno no lo entiende es muy complicado. Necesitamos estar todos en la misma línea y el triángulo es la manera de estar todos involucrados en el juego: tener muchas acciones de mover el balón, pasar, todo el mundo lo toca, los pívots pueden tirar, pasar, subirla… El problema es que si tres lo quieren hacer y dos no lo entienden no se puede jugar a nada. Así que necesitamos, como he dicho, un bloque de jugadores que lo entiendan y añadir piezas que puedan entender jugar de una manera más europea que no es sólo correr el contraataque, cuernos y 1 contra 1. Creo que este verano va a ser importante para verlo.

Aunque probablemente no siga en los Knicks, ¿cómo es Carmelo Anthony?

Es una persona súper normal, cariñoso, bromista, se preocupa por el equipo… Me llevo muy bien con él, ha estado pendiente de mi, se ha enfadado conmigo, cuando yo estaba enfadado porque no había jugado ha venido y me ha dicho que esté tranquilo porque las cosas van a salir solas… He estado muy contento con Melo. No sé qué pasará el año que viene, no sé si seguirá o no pero le tengo que estar agradecido.

¿De dónde salió el apodo de Big Baby?

Todo surgió porque estábamos al principio de temporada, no había cambiado mucho físicamente (a los dos meses ya había cambiado bastante). Y yo llegaba y a lo mejor le pegaba un golpe a destiempo a Kyle O’Quinn y le tiraba al suelo… Iba repartiendo. Entonces me decían pareces un niño pero tienes fuerza… Por eso me llamaron Big Baby. Luego lo cambiaron por Big Willy pero todos han sido muy cariñosos conmigo, he tenido mucha suerte.

Ya tenemos cuatro finalistas de Conferencia. ¿Quién es tu favorito?

En cuanto a la del Oeste va a ser muy larga, con mucha polémica en cuanto a lo que pasó el otro día [Zaza Pachulia-Kawhi Leonard]. Me gustaría que Pau ganase pero creo que Warriors va a ganar. En la del Este creo que Cleveland va a pasar fácil porque Boston va muy cansado y los Cavs tienen muy claro lo que quieren, todos saben su rol. Pero para el anillo mi favorito son los Warriors.

¿Cómo es Phil Jackson?

Es una persona detallista, con buen humor, hace bromas que lo mismo no las cogemos porque son antiguas. Muchas veces cuando ve que algo no lo entiendes bien te dice que vayas media hora antes y te lo explica, o coge a los rookies y nos ponemos a hacer el triángulo. Yo personalmente tengo una buena relación con él. Veo que él pone interés en ver que quiero mejorar, detalles que cree que puedo mejorar y me los dice. Al principio estaba muy nervioso al hablar con él. Me ha dado un par de libros de Mindfulness, de meditación.

¿Qué jugador contra el que has jugado te ha impresionado más? ¿Y en tu posición?

Russell Westbrook a nivel general. Cómo juega a tope todo el rato. Es una moto y no se cansa. Estuve entrenando unos días con él en Nueva York en pretemporada y te das cuenta de cómo trabaja de duro. Me impresionó mucho. En mi posición, el que más Brook Lopez por lo grande que es, la fuerza que tiene y DeAndre Jordan. Con los dos dije: ‘¡A dónde voy!’. Todavía no puedo con ellos. Dwight Howard o Blake Griffin… son fuertes pero no les gusta pegarse.

Con la Selección empezaste a destaparte en la preparación y en los pasados Juegos. Todavía queda bastante para el Europeo. ¿Qué esperas? El relevo generacional está ahí…

Creo que primero a ver si me convocan y después tomar una decisión con los Knicks. A mi me encanta jugar con la Selección, me lo paso bien y, lo he dicho muchas veces, cada vez que voy a cualquier parte de España noto muchísimo cariño de la gente y eso hace sólo quiera ir con la Selección a devolver ese cariño. Creo que se acerca un cambio y estoy a favor de que los jóvenes, yo soy joven también, pero yo conozco ya la Selección. Es hora de que jugadores que no han estado conozcan un poco la dinámica, necesitamos pensar en el futuro. Habrá que ver qué idea tiene la Federación para tomar la decisión a la hora de la convocatoria pero si que me gustaría dar un paso más, sentirme más importante en el equipo y este Europeo usarlo para eso.

¿Cómo se vive en Nueva York?

Se vive bien pero es un poco locura. Durante la pretemporada si me moví por la ciudad, hacer turismo, ir a Brooklyn, ver otros deportes… pero durante la temporada no tenía mucho tiempo, vivía en las afueras, entonces no iba casi nada a la ciudad. He tenido mentalidad de abuelo: cuando terminaba de entrenar me iba a casa, al cine, a jugar a los bolos, al tomar un café sentado en el parque… pero no quería vivir en la ciudad en mi primer año, con distracciones. De hecho voy a seguir así el año que viene. Me ha funcionado este año y creo que eso me ha hecho que gane un punto de madurez que me ha ayudado a saber realmente cómo tengo que jugar y estar durante la temporada.

¿Cómo has visto la temporada de tu hermano Juancho Hernangómez?

Creo que ha jugado mejor de lo que la gente ha visto aquí. No lo ha valorado igual. Ha trabajado como ninguno. Yo me acuerdo del primer partido que jugamos contra Denver. Él no jugó casi nada, los dos últimos minutos, y fui a su vestuario y estaba entrenando. Yo casi aterrizo y él seguía tirando, tirando, tirando. Sé que ha trabajado muy duro y que está esperando su momento. Cuando ha jugado lo ha hecho bien pero creo que el año que viene le van a dar más oportunidades como me han dado a mí o va a tener su sitio porque a lo mejor algún jugador se va. Yo confío en él y creo que se merece de sobra venir al Europeo de este verano.