‘Los monstruos de mi armario’, por Jose Ajero en el 20 aniversario de Space Jam

‘Los monstruos de mi armario’, por Jose Ajero en el 20 aniversario de Space Jam

La edad es la que es. Ya no estaba para imaginar que en mi armario vivían monstruos. Más allá de las pelusas, cosas que escondías y nunca encontrabas y material porno -venga va, ninguno teníais-, en mi armario ya no cabía nada más.

De hecho, en ese armario y con tantos años, costaba ya pensar dibujos animados. A estas alturas, haciendo esquina y confundiendo la luna con farolas, la realidad iba más deprisa que la ficción.

No tenía ni 19 años. Pero ya soñaba con las Jordan y me desvelaba con las cintas que me graban del Plus. Las primeras de NBA, que eran de La 2. Pero yo no estaba para el basket, ni para dibujos, ni para monstruos. Estaba para chicas, para los amigos y para auto-afirmarme diciendo que yo, ésa mierda de dibujos no la iba a ver.

Pero la vi. Porque Michael era Michael y porque al final, los dibujos animados si eran de basket, también me eran válidos. Y sin que nadie de mi entorno delictivo se pudiera dar cuenta. Y tampoco pasó nada, ni me pasó nada. No me marcó, ni determinó los años que vendrían. Pero la vi y la volví a ver. Flipé con las Jordan XI, vacilaba con la pose sensual de la Conejita de la Tune Squad y me reía con lo malo que le pasaba al Gordo Stan y al Pato Lucas.

Podría hacer 10 años que no la veía, hasta que esta semana, Nike y Air Jordan la trajo a Madrid. En una exclusiva sala de visionado, con una cerveza donde se pone el refresco, me di cuenta de que ya era viejo. Eso lo primero. Y luego, que toda la coraza que os he contado antes, era una mentira. Que me marcó, que me acordaba de diálogos y que aún me compraría las zapas de Jordan, junto con las de Barkey, por supuesto.

También me doy cuenta de lo arriesgado de las marcas y las elecciones, Shawn Bradley es complicado de explicar a alguien. Podría llegar y no llegó, de hecho, su última fama no fue más que la de una pista de aterrizaje al servicio de los matadores más ilustres.

En los primeros días de diciembre de 2016, Nike y Air Jordan lanzan la campaña ‘Defy’, desafía. Reta. Una nueva puntita de lo que ha de ser Space Jam 2. Mientras deshojamos la margarita y creemos que LeBron James llenará las zapatillas de Jordan, sabemos que Jimmy Butler y Blake Griffin son los primeros en plantar cara a los alienígenas.

Ahora, las dudas que surgen son razonables… Veremos a LaMarcus Aldridge, Carmelo, CP3, Kemba Walker… Algunos de los que están en nómina de MJ. Y otra curiosa, podrá un extraterrestre como Russell Westbrook luchar contra otros no terrícolas. Habrá que esperar. La volveré a ver y mentiré. Yo nunca tuve monstruos en mi armario.