NBAEstás viendo//¿Los peores Spurs en dos décadas? Los datos confirman este mal inicio...
¿Los peores Spurs en dos décadas? Los datos confirman este mal inicio…

¿Los peores Spurs en dos décadas? Los datos confirman este mal inicio…

DeMar DeRozan y LaMarcus Aldridge son los mejores jugadores de un equipo que no pasa por su mejor momento.

A comienzos de semana, los San Antonio Spurs ponían punto y final con la retirada de su última camiseta al trío que más éxito le ha dado en toda su historia. El acto de adiós al dorsal 9 de su gran base, el francés Tony Parker, suponía dar carpetazo a una etapa que en el conjunto texano seguro que ya empiezan a mirar con mucha nostalgia. Y más viendo cómo le empiezan a ir las cosas ahora mismo.

En su último encuentro, los hombres de Gregg Popovich prácticamente no opusieron resistencia en la cancha de los Minnesota Timberwolves. El 129-114 con el que terminó el choque habla bien claro de la superioridad del equipo de Ryan Saunders, que volvió a apoyase en su dúo estrella para ponerse 7-4 (entre Towns y Wiggins consiguieron 58 puntos). Sólo DeRozan y Aldridge estuvieron a la altura de un equipo que recibió en dos cuartos 80 puntos (40 en el segundo parcial y 40 en el tercero). Algo que habitualmente no veíamos en los Spurs.

Balance negativo, algo no visto en dos décadas

No son buenos tiempos para los seguidores del AT&T Center. O al menos eso parece. Tras comenzar con un prometedor 3-0 su camino en la temporada 2019-2020, los cinco veces campeones de la liga acumulan seis choques perdidos de los últimos ocho (los tres últimos de manera consecutiva). Por tanto, se ha consumado un dato que nos hace marcar en rojo este 14 de noviembre, y las fechas venideras, si se producen: San Antonio Spurs está en récord negativo (5-6 de balance).

Días (en RS) con récord negativo durante últimos 23 años (vía @AirlessJordan/Miguel Gaitán):

1. SPURS: 65
2. Rockets: 1.008
3. Blazers: 1.044
4. Mavs: 1.049
5. Jazz: 1.101

Algo prácticamente inaudito en estas dos décadas. Día 66 que se produce de los más de 7000 posibles en los que podían haber estado con más derrotas que victorias. Un dato fabuloso que habla bien a las claras de la estabilidad de un equipo que no falta a unos playoffs desde 1997. Pero este año empieza a cuestionarse que se pueda dar esta posibilidad.

Los Spurs son novenos actualmente en el Oeste por detrás de los Phoenix Suns (6-4). Parece pronto para hablar de esta hipótesis pero lo cierto es que los argumentos, viendo el juego, y sobre todo, la plantilla de los texanos se podrían poner encima de la mesa. 

DeMar DeRozan (20,1 puntos por partido) es su máximo anotador, seguido de LaMarcus Aldridge (17,9). No son las medias más altas de su carrera ni mucho menos para éstos dos All-Star, que en el caso del ala-pívot han descendido en las últimas tres derrotas (apenas promedia 15 tantos por encuentro).

Un mal cuidado del balón

Un dato que parece resumir el problema en la pintura de los tejanos, que presentan un 48,3% de acierto en tiros de dos puntos, muy por detrás de la media de la liga (57,1%). Y aunque su porcentaje en triples es considerable (rozan el 40%, seis puntos porcentuales por delante de la media de la competición) su principal debe está en lo que antes hacían de forma celestial: compartir el balón.

Porque hay que bajar hasta el puesto 16 de la liga para ver a San Antonio Spurs en el apartado de asistencias. Un jugador que ha ayudado pero que nunca ha sido su principal cualidad asistir, el propio DeRozan, con 4,8 pases de media, es su mejor pasador. Preocupa más aún su dato de pérdidas, que se eleva hasta las 15 por choque pudiendo anotar 112,4 tantos por encuentro. En el Oeste, son el sexto equipo en bagaje ofensivo (en puntos anotados), pero otros registros les condenan.

Parece bien claro que a la franquicia le falta un base puro. Alguien que lleve el timón de juego, ya que otro de sus baluartes en este apartado, Dejounte Murray, en quién Popovich confía y mucho, no termina de explotar tras su lesión. De hecho, a pesar de que el playmaker (promedia 10,9 puntos), ha mejorado en más dos asistencias su rendimiento con respecto al año pasado, sus casi 3 pérdidas por partido le pasan factura. Todo esto influye no en anotar, si no en cómo anotan y en qué momentos los Spurs.

Hay que bajar hasta el puesto 11 en toda la liga para ver en media de anotación a los chicos de Pops (octavos en el ráting ofensivo con 109,4). Bryn Forbes (14,3), Patty Mills (sólo 12p) y Derrick White (11,3) parecen poco argumento para competir en un equipo que debería buscar cambiar su mala racha en próximos encuentros (Orlando Magic, Portland Trail Blazers o Washington Wizards son sus rivales en tres de sus próximos cinco encuentros). Eso sí, los Mavs de Doncic o los Sixers de Embiid también aparecen en su camino en este lustro de choques futuros.

La defensa, el punto clave 

Y para ello, tendrán que cambiar su nivel defensivo. De los equipos que están ahora mismo en posiciones de playoffs en el Oeste, sólo Minnesota (116,2 recibe) y Houston (116,1) reciben más puntos que los Spurs (114,2). Y si nos vamos hasta la estadística avanzada, el dato empeora aún mucho más. En la clasificación general, están en el puesto 22 (110,9 por choque). Es decir, por cada 100 posesiones, los Spurs reciben 110 tantos. Eso sí, ambos anotan cinco y seis tantos más, respectivamente, que la plantilla que entrena el seleccionador estadounidense.

No vamos a dudar ni mucho menos de una franquicia que se ha ganado a no cuestionar nada de ella. Pero la igualdad y la competitividad de la NBA ponen en liza nuevos tiempos. De hecho, otra franquicia de gran estabilidad en los últimos cursos, los Portland Trail Blazers, acumula únicamente cuatro victorias en 12 partidos y derrota en seis de los últimos siete choques, su peor inicio desde los años setenta. Esperemos que ambos resurjan. Son clásicos de la liga que nunca fallan.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)