NBAEstás viendo//Los Raptors silencian Oakland y buscarán el anillo en casa
Los Raptors silencian Oakland y buscarán el anillo en casa

Los Raptors silencian Oakland y buscarán el anillo en casa

Victoria de Toronto en la cancha de los Warriors y las Finales 2019 con un 3-1 a favor de los canadiesnes.

Toronto Raptors se llevó el gato al agua nuevamente en Oakland al derrotar a Golden State Warriors por 105-92. Pese a una complicada primera parte, la franquicia del norte supo sobreponerse a las adversidades y remontar un partido que parecía controlar el equipo de Steve Kerr. Tras arrancar dos victorias en California, los Raptors volverán a casa ahora para intentar cerrar la serie el lunes y hacerse con su primer anillo de campeón NBA. El duelo de anoche entra directamente en la historia de Toronto como una de las victorias más importantes desde que se unieron a la Liga.

Tras la derrota en casa hace apenas dos días, Golden State se presentaba en el Oracle Arena dispuesto a empatar la serie ante Toronto. La franquicia canadiense aprovechó la baja de Klay Thompson en el partido anterior (además de la de Kevin Durant que sigue sin fecha de vuelta) para recuperar el factor cancha y poner el 2-1 en la eliminatoria. Esta vez, con Klay de vuelta e incluso Kevon Looney disponible, los Warriors buscarían recuperar su mejor nivel y demostrar por qué son los vigentes campeones.

El encuentro empezó con los nervios propios de un escenario como ése. Casi tres minutos necesitaron ambos equipos para anotar sus primeros puntos ante un pabellón atronador en el que podía ser el último partido en el Oracle Arena, antes de que los Warriors se muden a San Francisco este verano. La defensa de los locales fue protagonista durante el inicio del choque, evitando los puntos fáciles de los canadienses y, a su vez, encontrando buenas opciones en ataque. Los Raptors despertaron ligeramente gracias a Marc Gasol y su impacto en la circulación de balón, pero la falta de acierto pesó demasiado a lo largo de todo el cuarto. El esfuerzo defensivo de hombres como Andre Iguodala, Draymond Green o Kevon Looney fue suficiente para que Golden State cerrase el primer periodo con una ventaja de 6 puntos y con los Raptors en un flojo 6/21 en tiros de campo (1/13 para aquellos no llamados Kawhi).

Con el inicio del segundo tiempo Nick Nurse decidió dar minutos a Serge Ibaka por delante de Gasol y el internacional español respondió con puntos y gran solidez defensiva, similar a su actuación en el Game 3. Por su parte, Golden State aprovechó el rebote ofensivo para seguir sumando y mantener su renta intacta ante unos Raptors que sufrieron mucho para retener el balón. A pesar de todo, Toronto consiguió un parcial de +2 durante los cinco minutos de descanso que tuvo Kawhi mediado el segundo periodo y recortó ligeramente las distancias antes de entrar en los últimos compases de la primera parte. Fue entonces cuando Nurse decidió hacer jugar a Ibaka y Gasol juntos para reforzar el juego interior y la franquicia canadiense conseguía así meterse en el partido. Un rápido parcial de Klay Thompson hacía que los Warriors volvieran a poner tierra de por medio antes de que Toronto y Golden State se marcharan a vestuarios. Tras una primera parte muy igualada, tan sólo 4 puntos separaban a ambos equipos con 24 minutos más por jugarse y todo por decidir.

El despertar de los Raptors

La segunda parte empezó con el mismo cambio por parte de Nurse que en el Game 3: Fred VanVleet salía de inicio por Danny Green, principalmente para emparejarse con Stephen Curry en defensa. Kawhi Leonard también se decidió a ser protagonista tras un segundo cuarto de cierto perfil bajo y Toronto se encomendaba a su estrella para remontar. Curry, por su parte, respondía a la entrada de VanVleet con su primer triple de la noche pero poco le duró la alegría: Pascal Siakam hacía finalmente acto de presencia y los Raptors conseguían ponerse por delante. Una vez en cabeza, Toronto empezó a carburar. El equipo visitante, que tan sólo anotó dos triples en la primera parte, encadenó cuatro tiros de tres en los primeros minutos de la segunda mitad. Draymond Green recibió una falta técnica en los últimos minutos del cuarto que, sumado a la ventaja que Toronto empezaba a tomar, obligó a Steve Kerr a pedir tiempo muerto. Tras el parón le tocó el turno a Serge Ibaka que con varias secuencias dignas de mención permitió a Toronto seguir sumando. Terminado el tercer periodo, los Raptors mandaban por 12.

Llegada la hora de la verdad y con el último cuarto en juego, Toronto demostró que no le iba a temblar el pulso ante los actuales campeones. Cuando mejor pintaban las cosas para la franquicia canadiense, VanVleet se llevó un tremendo codazo en el ojo que dejó helado a todo el pabellón. Los Warriors aprovecharon el descanso mientras el escolta se marchaba al vestuario, para recuperar el aliento y sensaciones. Para desgracia de los locales, el dúo Kawhi-Ibaka volvió a aparecer y Toronto aumentó la renta hasta los 16 puntos. Klay Thompson se empeñó en amargar la fiesta a los Raptors pero un solo hombre no puede luchar contra todo un ejército y los del norte aguantaron las embestidas del escolta rival. Pese a los esfuerzos finales de Klay y un Steph Curry, que también se echó el equipo a la espalda, Golden State fue incapaz de recuperar el terreno perdido y acabó cayendo en casa por 105 a 92.

La serie vuelve ahora a Toronto y lo hace con el primero de tres match-balls para los Raptors. La franquicia de Canadá tendrá tres encuentros para buscar la victoria y, en consecuencia, el primer anillo de toda su historia. Los Warriors, por otra parte, deberán cambiar muchas cosas si quieren aspirar a repetir el título por tercer año consecutivo y remontar el 3-1 que tienen en contra. El próximo partido, en la madrugada del lunes al martes, dictará sentencia.

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)