“No nos vamos a casa”. Curry sentencia con un canastón y mantiene vivos a los Warriors