Los Warriors ponen el 2-0: Durant lidera y Curry se divierte a costa de LeBron (Vídeo)

Los Warriors ponen el 2-0: Durant lidera y Curry se divierte a costa de LeBron (Vídeo)

Aguantaban el ritmo infernal de los Warriors hasta el descanso, forzaban 20 pérdidas del rival y su estrella, LeBron James, firmaba un triple-doble. Ni esta combinación era suficiente para que los Cavaliers empataran las Finales de la NBA ante unos Warriors que no dan sensación de debilidad. 

El conjunto de Steve Kerr, que regresaba a los banquillos tras su largo periodo de ausencia por problemas físicos, se imponía por un claro 132-113, tras romper el encuentro en el tercer cuarto y sentenciarlo en el cuarto. Durant volvía a ser el líder del conjunto de Oakland, y apunta a MVP si los Warriors sentencian la serie: finalizaba con 33 puntos, 13 rebotes y 6 asistencias, con 13/22 en tiros de campo, en 41 minutos. 

Pero la franquicia de Golden State era mucho más que el alero. Stephen Curry exhibía de nuevo su mejor nivel, y firmaba su primer triple-doble en unas finales: 32 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias, batiendo el récord de tiros libres en un cuarto, 10, con 14/14 desde el 4,60 en todo el partido.

El dos veces MVP le ganaba la partida individual a LeBron, que también sumaba un triple-doble en el choque. Es el octavo que consigue en unas Finales, igualando el registro histórico de Magic Johnson. LeBron finalizaba el choque con 29 puntos, 11 rebotes y 14 asistencias, clave en la primera mitad de los Cavs con 18 tantos, 6 rechaces y 10 pases de canasta. 

Curry y LeBron protagonizaban la mejor jugada del partido, un 1 contra 1 entre ambos más propio de pistas de barrio. El de los Warriors reta al Rey, y exhibe habilidades de manejo de pelota, rompiendo a James y anotando una bandeja que despierta la admiración del Oracle Arena.

Además, Klay Thompson ofrecía una versión superior a la del primer partido -no era difícil-, firmando 23 puntos, mientras que el escudero de LeBron, Kyrie Irving, se quedaba en 19 con 8/23 en tiros de campo. Aunque los Warriors piden prudencia, algo normal viendo lo sucedido el año pasado, mucho tiene que cambiar el panorama para que en Oakland no celebren su segundo anillo.