Los Warriors remontan a Portland y se hacen fuertes en casa (2-0)

Los Warriors remontan a Portland y se hacen fuertes en casa (2-0)

Ahora, la eliminatoria se marcha a Oregon con 2-0 y la sensación de que los Blazers han dejado escapar una gran oportunidad.

El baloncesto es un maravilloso juego de imprevistos. Ninguna situación ‘lógica’ es segura de seguir los parámetros que se establezcan. Y si no, que se lo digan a los rivales de los Golden State Warriors. Desde la lesión de DeMarcus Cousins y Kevin Durant para éstos playoffs (que se van a perder al menos una semana más, tal y como ha anunciado la franquicia de Oakland) el conjunto de Steve Kerr parecía estar más debilitado.

Todo lo contrario. Sin KD, los actuales campeones acumulan un 5-0 de balance. Y el balance sin el ex de los Thunder y sin Curry es aún más alucinante: 29 victorias y 1 sola derrota. Eso sí, el segundo choque de las Finales del Oeste disputado la pasada madrugada sí tuvo a Don Stephen. Y darán gracias los fans de los Warriors de ello. Sus 37 puntos, 8 rebotes, 8 asistencias y su sobresaliente rendimiento desde la baja del 35 (casi a punto por minuto, 134 tantos en 137 presencias en la cancha) han disparado las opciones de la franquicia de la Bahia.

Y eso que el choque del Oracle Arena pintaba en negro al descanso. Golden State perdía por 15 contra Portland (50-65) y había recortado algo la distancia (llegó a ser de 17 para los Blazers). Un tercer cuarto superlativo puso a los locales en igualdad (89-89 tras un parcial de 39-24) y remataron con un Andre Iguodala que además de ser el dunker con más mates en éstos playoffs (28 por delante de Clint Capela, con 27, y Giannis Antetokounmpo, con 26) hizo lo que mejor sabe hacer: defender.

La mejor prueba de ello, la última acción con su robo a Lillard que ponía el sello al emocionante 114-111 con el que su equipo se va 2-0 al Moda Center.

El playmaker del conjunto de Portland habló al final del choque sobre la última defensa de Iguodala: «Traté de anotar de tres puntos ya que quedaban menos de 10 segundos. Sé que es una situación difícil para los árbitros pitar en esos momentos. Traté de conseguir espacio y agarró mi brazo. Para mí, como atacante, sentí que hubo mucho contacto, pero los árbitros no deciden el destino de un partido. Fue una buena acción acción defensiva».

Fue un choque donde el conjunto de Terry Stotts por fin hizo presencia tras un mal Game 1. Lillard tardó en anotar pero acabó con 23 puntos, McCollum fue más lineal (22). La sorpresa fue Seth Curry, que intentó mirar de tú a tú a su hermano Stephen con 16 puntos anotados. Sus padres, Dell y Sonia, tienen que ir con un hijo por choque:

El siguiente choque, el domingo, ya en cancha de Portland Trail Blazers.