Malcolm Brogdon y su conexión especial con el MLK Day

Malcolm Brogdon y su conexión especial con el MLK Day

El MLK Day es siempre una fecha muy significativa en el calendario NBA. Con una jornada especial dedicada a Martin Luther King Jr. y su legado, el foco se divide entre las canchas y los debates sobre raza e igualdad que pone en marcha la propia competición. Son muchos los jugadores que viven esta fecha de una manera diferente al resto de la temporada y, sin duda, uno de ellos es Malcolm Brogdon.

Brogdon, inmerso en su mejor temporada NBA en los Indiana Pacers, creció en muy diversos ambientes durante su infancia. A pesar de no contar con problemas económicos, su madre quiso criar a sus hijos en una mezcla de realidades. Por un lado, Malcolm acudía a un colegio privado. Por otro, pasaba las tardes en las calles de su barrio en Atlanta, lugar en el que se juntaba con gente de todo tipo para jugar a baloncesto. Una forma de no perder la noción de lo que realmente pasaba en la sociedad.

Esta misma fórmula fue la que repitió su madre cuando se llevó consigo a Malcolm durante tres semanas a Ghana para colaborar en labores humanitarias. Al igual que en su barrio de Atlanta, un lugar en el que el jugador NBA se dio cuenta de lo afortunado que había sido durante su vida. Así hablaba en The Guardian sobre los partidos detrás de su casa: “Venían a la cancha todo tipo de usuarios. Nos hicimos amigos de todos ellos. Mi mamá no vio ningún peligro. Sabían nuestros nombres, sabíamos sus nombres. Nos divertíamos todos los días. Aprendí que los consumidores de droga también pueden ser buenas personas. Simplemente habían tomado un camino equivocado. Es fácil rechazar a la gente, pero mi abuelo nos enseñó a pensar de manera diferente».

Esa referencia a su abuelo es clave, puesto que junto a su abuela, marcó la perspectiva de toda la familia. Una influencia que provocó, por ejemplo, las imágenes virales de Malcolm en las protestas del BLM con un megáfono en la mano, reflexionando sobre el problema racial y siendo uno más en las calles. «Mi abuelo marchó con el Dr. Martin Luther King y hasta el día de hoy mi abuela es una gran amiga de Andrew Young [un confidente de King que se convirtió en el embajador de Estados Unidos ante las Naciones Unidas]. Fue una bendición y un privilegio tener a mi abuelo, un gigante entre los hombres», explicaba el joven en el periódico británico.

Medio siglo después y a su manera, Brogdon continúa por el camino que su abuelo abrió en la familia. Una forma de vida en la que el MLK Day se convierte en el día perfecto para continuar con su legado, pero también para recordar a los que ya no están. Pocos mejor que él para representar lo que significa esta fecha tan especial.

 


Ya está a la venta un número especial. Un número doble, en esta ocasión en enero, en el que la revista Gigantes llega acompañada de nuestra tradicional Guía NBA. 100 páginas de basket en profundidad en cada una de las dos revistas que los suscriptores recibirán sin coste adicional alguno y que los lectores que así lo prefieran pueden encontrar en los kioscos. Este es un resumen de los contenidos: