NBAEstás viendo//El mejor partido de baloncesto... que nadie pudo ver: La tremenda historia de Jordan, Magic y el Dream Team (Vídeo)
El mejor partido de baloncesto… que nadie pudo ver: La tremenda historia de Jordan, Magic y el Dream Team (Vídeo)

El mejor partido de baloncesto… que nadie pudo ver: La tremenda historia de Jordan, Magic y el Dream Team (Vídeo)

«Fue el mejor partido en el que he participado. No había entrenadores, sí árbitro… aunque tampoco pitaba, realmente. Tenías a diez Hall of Famers jugando entre ellos, diez además clarísimos. La forma en la que competimos, el deseo, el trash-talking… todas las cosas bellas del juego del baloncesto estuvieron reflejadas en un solo encuentro…»

Lo confesaba Michael Jordan, uno de los grandes protagonitas de aquel episodio. ¿El mejor partido en el que Jordan había competido? Son palabras mayores.

¿Cómo y dónde fue? ¿qué sucedió?

Montecarlo, verano de 1992. El Dream Team preparaba los Juegos Olímpicos de Barcelona. Durante una sesión de entrenamiento el entrenador de aquel legendario grupo, Chuck Daly, planteó un cinco contra cinco e instó a sus jugadores a darlo todo. Aquel partido de entrenamiento sería especial. Quería aumentar la competitividad de los suyos, que se tomasen las sesiones en serio.

El pabellón estaba vacío, no había espectadores. Y Daly dijo a uno de sus asistentes que grabase, para uso personal, lo que iba a pasar. Acabaría siendo histórico. Daly sabía lo que hacía, puso a un equipo liderado por Michael Jordan y otro liderado por Magic Johnson. Dos tipos para los que ganar era como respirar. Con el primero iniciaban Scottie Pippen, Karl Malone, Pat Ewing y Larry Bird (que iba descansando periódicamente). Con el segundo Charles Barkley, David Robinson, Chris Mullin y Clyde Drexler (más Christian Laettner).

Todos dispuestos a jugar al límite.

Los piques fueron constantes. Los jugadores se retaban uno a otro, obligándose a mostrar lo mejor de sus repertorios. El periodista de Sports Illustrated Jack McCallum, presente en aquel momento, calificó aquello como «el mejor encuentro de baloncesto que nadie pudo ver». Pasó a ser mucho más que un entrenamiento, mucho más que un partido. Era un duelo generacional, una lucha de orgullos, cinco duelos individuales de primer nivel que, a su vez, formaban parte de uno aún mayor. Acabó ganando el equipo de Jordan… pero nadie, nunca, olvidaría aquel episodio en Montecarlo.

Semanas después aquel equipo se alzaba con el oro olímpico en Barcelona, convirtiéndose en un icono global del deporte. No sólo por ganar sino por el fascinante modo en el que lo lograron.

Pero antes aquel partido en suelo francés, aquel que ningún espectador pudo ver, fue historia del baloncesto.

La versión del periodista de Sports Illustrated:

Los propios protagonistas ofreciendo su visión:

Cargando el siguiente contenidoEspera un momento por favor :)