Los diez mejores jugadores europeos en la NBA a lo largo de la historia

Los diez mejores jugadores europeos en la NBA a lo largo de la historia

Nos mojamos y hacemos un repaso de los mejores jugadores europeos de la NBA. Los más old school y los más actuales comparten espacio en este ránking

El primer jugador europeo en la NBA fue el búlgaro Georgi Gluchkov, quien debutó el 6 de diciembre de 1985 vistiendo la camiseta de los Phoenix Suns. Él fue quien abrió la puerta para el resto de aventureros del viejo continente que se atrevían a hacer las Américas. Muchos son los que han seguido sus pasos hasta nuestros días, cada uno con las dificultades que correspondían a cada momento, y algunos han llegado incluso a lo más alto, como es el caso de Dirk Nowitzki y Giannis Antetokounmpo, los dos únicos europeos hasta la fecha en conseguir el galardón de MVP de la temporada.

A continuación, aquí va un personal ránking con los mejores europeos en la NBA de la historia, con alguna que otra mención honorífica incluida.

Menciones honoríficas

Aunque no entren en el Top 10 de europeos en la NBA, jugadores old school como Sarunas Marciulionis, Vlade Divac, Detlef Schrempf, Rik Smits o Peja Stojakovic merecen su reconocimiento. Unos fueron claves en la apertura de puertas, otros se asentaron en diferentes equipos y algunos tuvieron carreras de lo más respetable. Todos ellos fueron, de un modo u otro, padrinos de generaciones posteriores.

A medio camino entre los OG y los más jóvenes, nombres como Andrei Kirilenko, Danilo Gallinari o Marco Belinelli sirvieron de puente para estrellas del baloncesto actual como Luka Doncic, Nikola Jokic, Kristaps PorzingisRicky Rubio, que se han quedado también fuera del Top 10 por el peso de la historia.

1 – Dirk Nowitzki

Toda su carrera en los Dallas Mavericks (1998-2019), con los que consiguió ir llenando poco a poco su estantería de trofeos, en la que destacan un anillo de campeón (2011), un MVP de la temporada (2007) y un MVP de las Finales (2011). Sólo por eso ya debería tener asegurado el primer puesto de este Top 10 de europeos en la NBA. Sin embargo, Dirk Nowitzki cuenta también con un currículo en el que aparecen 14 presencias en el All-Star Game y cuatro en el Quinteto Ideal de la temporada. Y como extra un título en el Concurso de Triples del All-Star Weekend (2006).

2 – Pau Gasol

Dos campeonatos de la NBA como parte de la plantilla del back-to-back de Los Angeles Lakers en 2009 y 2010. Pau Gasol fue pieza fundamental en aquel equipo comandado por Kobe Bryant y alcanzó su cima vestido de púrpura y oro, aunque en su primer año en la NBA, jugando en los Memphis Grizzlies, ya brilló con luz propia y fue nombrado Rookie del Año. Si a esto le sumamos seis presencias en el All-Star Game, poco más se le puede pedir al español para ocupar esta segunda plaza del ránking.

3 – Giannis Antetokounmpo

Sólo tardó seis temporadas en convertirse en el mejor jugador de la NBA. Giannis Antetokounmpo fue el segundo europeo en ser nombrado MVP de la regular season (2019) y en pasar a formar parte de la élite de una Liga en la que el relevo generacional se está produciendo poco a poco. Después de quedar relegado al Segundo Equipo Ideal de Rookies en su campaña debut, ‘The Greek Freak’ comenzó su camino hacia el trono de la Liga y fue ascendiendo año tras año. En 2017 se llevó el premio de Jugador de Mayor Progresión y dos años más tarde el de rey de reyes. Y lo mejor de todo es que aún queda mucho Giannis.

4 – Tony Parker

Una carrera para el recuerdo en los San Antonio Spurs (y un último año en los Charlotte Hornets). Tony Parker es uno de esos jugadores que no son la estrella principal de un equipo, pero sí una pieza clave en el éxito del mismo. Bajo las órdenes de Gregg Popovich, el base fue uno de los referentes en los cuatro títulos conseguidos con el conjunto texano (2003, 2005, 2007 y 2014), teniendo un momento de gloria absoluta en el campeonato de 2007, en el que fue nombrado MVP de las Finales. Que su número esté retirado en la franquicia de El Álamo sólo sirve para agrandar más el legado de un jugador que se merece sus seis presencias en el All-Star Game.

5 – Tony Kukoc

Aterrizó en la NBA en 1993, llegando a unos Chicago Bulls liderados por Michael Jordan y con jugadores de peso como Scottie Pippen. Se ganó su sitio en el equipo y fue protagonista, dentro de las jerarquías del equipo, en el segundo three-peat de los de Illinois (1996-1998). Además en 1996 acompañó a su anillo de campeón con el premio de Mejor Sexto Hombre de la temporada. Aunque quizás el mayor logro de Tony Kukoc en la NBA fuese ganarse el respeto de dos mastodontes de la historia de la Liga como Jordan y Pippen, con quienes no empezó con muy buen pie al enfrentarse a ellos en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92.

6 – Marc Gasol

El anillo de campeón era lo que le faltaba a Marc Gasol para poder ser considerado uno de los mejores pívots de la historia de la NBA, y lo consiguió en 2019 con los Toronto Raptors. Repasar sus logros desde que llegó a la Liga en 2008 es encontrarse con un galardón de Defensor del Año (2013), una presencia en el Quinteto Ideal de la temporada (2015) y tres participaciones en el All-Star Game (2012, 2015 y 2017), siendo especialmente recordado aquel salto inicial contra su hermano Pau en el Partido de las Estrellas celebrado en New York en 2015. Formó una pareja interior que daba miedo junto a Zach Randolph en los Memphis Grizzlies y el concepto Grit & Grind de aquel equipo le venía como anillo al dedo.

7 – Rudy Gobert

No tardó mucho Rudy Gobert en convertirse en una referencia interior en la NBA y uno de los pilares de los Utah Jazz. Desde 2013 hasta la actualidad, el pívot francés ha cosechado dos premios de Defensor del Año de forma consecutiva (2018 y 2019) y una participación en el All-Star Game (2020). Está claro que por méritos no iba a dejar de estar en este selecto grupo de mejores jugadores europeos de la NBA, pese a que su carrera prácticamente acaba de empezar.

8 – José Manuel Calderón

Comenzó su carrera NBA en 2005, en los Toronto Raptors, y la extendió hasta 2019. Jugó en un total de siete equipos y no consiguió ningún título de campeón, aunque siempre desempeñó un rol importante allá por donde pasó y, poco a poco, fue entendiendo el papel de veterano que llevó a cabo a las mil maravillas. Tranquilo, sosegado, con un control de la situación envidiable, José Manuel Calderón se retiró del baloncesto dejando a su paso una carrera de lo más sólida y ganándose el respeto y admiración de compañeros y rivales. Su récord de porcentaje de acierto en tiros libres en una temporada (98.05%) es un galardón necesario para redondear su trayectoria.

9 – Arvydas Sabonis

Llegó a la NBA unos meses antes de cumplir los 31 años, y con muchísimo baloncesto a sus espaldas. Cuando cerró su paso por la Liga lo hizo sin haber conseguido ningún logro individual o colectivo, pero sí habiendo dejado huella. Arvydas Sabonis fue un jugador diferente. Uno de esos what if que siempre se recuerdan cuando se habla de aquellos que podrían haber llegado a cotas más altas si no hubieran sufrido lesiones, si hubiesen llegado antes a la NBA, si… Si hubiera entrado en la Liga en 1985, cuando los Atlanta Hawks le eligieron en el puesto número 77 del draft.

10 – Drazen Petrovic

Drazen Petrovic no pudo explotar en la NBA. El genio de Sibenik nos dejó a los 28 años, en 1993, cuando sólo había jugado cinco temporadas en la Liga, dos sin demasiada presencia en los Portland Trail Blazers y tres en los New Jersey Nets, donde sí se pudo ver al verdadero Drazen. En su última campaña firmó unos espectaculares 22.3 puntos, 3.5 asistencias y 1.3 robos en 38 minutos por partido y se coló en el Tercer Quinteto Ideal de la temporada. Lamentablemente, su fallecimiento nos privó de uno de los mejores jugadores europeos de todos los tiempos.