Los mejores quintetos NBA de los últimos 20 años

Los mejores quintetos NBA de los últimos 20 años

Un repaso a los mejores quintetos NBA desde 2000 a 2020. ¿Cuál fue el más fructífero? ¿Qué cinco fue el más imparable? ¿Cuál marcó diferencias?

Desde Bleacher Report hacer un ranking con los mejores quintetos de la NBA en los últimos 20 años y el resultado es, cuanto menos, motivo de debate. Desde Los Angeles Lakers del título de 2010 a los Golden State Warriors del ‘súper equipo’, pasando por los Boston Celtics campeones en 2008 o los Cleveland Cavaliers del anillo. Opiniones para todos los gustos. Las comparaciones están servidas.

10. Los Angeles Lakers de 2009-10 a 2011-12

Derek Fisher, Kobe Bryant, Metta World Peace, Pau Gasol y Andrew Bynum

Es el quinteto que Los Angeles Lakers lucieron durante casi tres temporadas, y lo mantuvieron en cancha durante un total de 2.403 minutos entre regular season playoffs. Un cinco que llevó a los angelinos hasta el título en 2010, el último de Kobe Bryant, y que anotaba 8.3 puntos por cada cien posesiones más que sus rivales.

Se trataba de una formación muy compensada, con Fisher poniendo orden a la hora de subir el balón, World Peace estirando un poco su mejor momento y haciendo las veces de perro de presa, Gasol desplegando su mejor baloncesto («La verdad es que no hubiese ganado esos dos anillos sin Pau», declaró Bryant en su momento) y Bynum hecho una bestia sobre la cancha (18.7 puntos, 11.8 rebotes y 1.9 tapones de media en la temporada 2011-12). Y mientras, Kobe siendo Kobe, es decir, una máquina de anotar con una competitividad sin límites.

9. Detroit Pistons de 2003-04 a 2005-06

Chauncey Billups, Richard Hamilton, Tayshaun Prince, Rasheed Wallace y Ben Wallace

La versión 2.0 de los Bad Boys del back-to-back. El quinteto que se recita de memoria cuando se hace referencia a los Detroit Pistons del anillo de 2004. Un claro ejemplo de equipo con todas las letras y el más puro de los significados. Sin una megaestrella llevando la voz cantante. Una piña en su máxima expresión.

Era un conjunto perfectamente compensado y con sus integrantes cumpliendo las funciones básicas de cada una de sus posiciones sobre el terreno de juego. Un pívot rocoso como Ben Wallace (cuatro veces Mejor Defensor de la NBA) muy bien acompañado por un cuatro de manual como Sheed. En el puesto de tres, Prince aportaba rebote y tiro exterior, mientras que por fuera RIP Hamilton era el especialista defensivo y Billups un base de los de toda la vida. La conexión era tal, que en ese periodo de tres temporadas firmaron un balance de 166-61.

8. San Antonio Spurs de 2012-13 a 2014-15

Tony Parker, Danny Green, Kawhi Leonard, Tim Duncan y Tiago Splitter

Si bien es cierto que Gregg Popovich siempre ha sido partidario de dar descanso a sus estrellas para evitar la carga de partidos, también es verdad que el eterno técnico de los San Antonio Spurs siempre se ha caracterizado por su pericia para engranar las piezas de sus quintetos de tal modo que pueda darles continuidad. Precisamente eso es lo que hizo con el cinco que utilizó principalmente en este periodo marcado, en el que los texanos consiguieron dos presencias en las Finales y su último título hasta la fecha, en 2014.

Lo mejor de este equipo era la transición del balón y el movimiento de los jugadores sin él. Una ofensiva que encandiló a muchos, sobre todo a los más puristas, y que colgó a los Spurs la etiqueta de equipo al estilo europeo. Una forma de jugar que buscaba la efectividad y eludía los tiros arriesgados, así como los lanzamientos de tres puntos (16.4 triples ejecutados por partido, mientras que el resto de equipos de la NBA promediaba 25.7). Y todo esto antes de que entrasen en acción desde el banquillo hombres como Manu Ginobili o Boris Diaw.

7. Los Angeles Lakers de 2001-02

Derek Fisher, Kobe Bryant, Rick Fox, Robert Horry y Shaquille O’Neal

El quinteto del último de los tres anillos consecutivos con los que Los Angeles Lakers abrieron el Siglo XXI. Curiosamente, este cinco sólo fue el titular en dos partidos durante toda la temporada 2001-02, pero en los playoffs tomó el mando y comenzó 14 de los 19 encuentros que disputaron los californianos antes de llevarse el título.

Con este equipo en cancha durante, los Lakers se fueron hasta los 113.3 puntos por cada 100 posesiones en los Playoffs 2002. En las Finales se enfrentaron a los New Jersey Nets, en lo que fue el último campeonato de la dupla formada por Shaquille O’Neal y Kobe Bryant antes de su ruptura y la marca del pívot a los Miami Heat en 2004.

6. Los Angeles Lakers de 2000-01

Derek Fisher, Kobe Bryant, Rick Fox, Horace Grant y Shaquille O’Neal

Al igual que en el caso anterior, este quinteto no fue el más usado durante la regular season, pero sí en el momento que llegaron los playoffs y las cosas se pusieron serias. Horace Grant sólo vistió el uniforme de Los Angeles Lakers en aquella temporada y resultó ser una pieza que encajó perfectamente en el sistema de los de púrpura y oro.

El camino hasta el segundo anillo del three-peat histórico de los Lakers se resolvió con un balance de victorias y derrotas de 15-1. Sí, has leído bien, una sola derrota en todos los playoffs, el mejor récord de la historia de la NBA desde que existe ese formato de eliminatorias por el título. Portland, Sacramento y San Antonio fueron incapaces de derrotar ni una sola vez a los angelinos en las tres primeras rondas y Philadelphia les venció en un choque durante las Finales. Durante aquellos playoffs, Kobe Bryant se fue hasta los 29.4 puntos, 7.3 rebotes y 6.1 asistencias, mientras que Shaquille O’Neal firmaba 30.4 puntos, 15.4 rebotes y 2.4 tapones.

5. Cleveland Cavaliers de 2015-16 y 2016-17

Kyrie Irving, JR Smith, LeBron James, Kevin Love y Tristan Thompson

LeBron James prometió un anillo a los Cleveland Cavaliers y cumplió su promesa en 2016. ‘El Rey’ regresó a su casa para dar un título a su ciudad y se acompañó de un quinteto que jamás será olvidado en todo el estado de Ohio. Entre otras cosas porque aquel equipo fue el que derrotó en las Finales a unos Golden State Warriors que habían firmado 73 victorias en regular season y se habían adelantado 3-1 en la serie por el campeonato.

Mientras que LeBron se iba hasta los 29.7 puntos, 11.3 rebotes, 8.9 asistencias, 2.6 robos y 2.3 tapones en las Finales, el resto del quinteto hacía su trabajo sin rechistar y con el anillo como objetivo principal. Kyrie promedió sus 19.1 puntos en la ronda final, dejando a Stephen Curry en sólo 13.1, además de dejar para el recuerdo el triple decisivo del Game 7. Kevin Love apareció en los momentos claves y JR Smith y Tristan Thompson hicieron las veces de escuderos de un trío que cargaba con el peso de un equipo campeón.

4. Golden State Warriors de 2014-15 y 2015-16

Stephen Curry, Klay Thompson, Harrison Barnes, Draymond Green y Andrew Bogut

Aunque su récord de 73 victorias en regular season quedó empañado por su derrota en las Finales de 2016, este cinco de los Golden State Warriors venía de lograr el campeonato en 2015, después de conseguir 67 victorias durante la temporada. Es cierto que es muy probable que los de la bahía no hubiesen alcanzado esas cifras sin contar con Stephen Curry, MVP esos dos años consecutivos y uno de los mejores jugadores creándose sus propios tiros de toda la historia de la NBA, pero el cinco en conjunto funcionaba a las mil maravillas.

Mientras que Curry monopolizaba un buen número de ataques, Klay Thompson hacía las veces de escudero de lujo y segunda espada en la ofensiva de los Warriors. Junto a la pareja exterior, Barnes se encargaba de la intendencia y el trabajo de andamio, Draymond Green se multiplicaba y cambiaba de rol en función del partido y el rival y Bogut se fajaba con los pívots de cualquier equipo que osase intentar tutear a un conjunto que comenzó una auténtica dinastía en 2014.

3. Boston Celtics de 2007-08 y 2009-10

Rajon Rondo, Ray Allen, Paul Pierce, Kevin Garnett y Kendrick Perkins

Los Boston Celtics no ganaban el anillo de 1986 y tuvieron que esperar hasta que el Big Three devolvió la gloria a los orgullosos verdes para coronarse nuevamente en 2008. La formación del tridente integrado por Paul Pierce, Kevin Garnett y Ray Allen significó un salto de calidad brutal para los del trébol. Por un lado estaba el instinto asesino de ‘The Truth’, por otro la competitividad extrema de KG y finalmente la amenaza constante del tiro exterior de Allen y su movimiento sin balón. Tres ingredientes para una receta de éxito que se materializó en un balance de 66-16 en su primer año.

Pero el Big Three no estaba sólo. Rondo y Perkins fueron dos piezas claves para que aquel conjunto funcionase. El base se convirtió en un mariscal de campo como pocos y jugó su mejor baloncesto vestido de verde, aportando dirección de juego y asistencias en un aro y una defensa agobiante en el otro. Todo esto mientras Perkins cumplía con su papel de tipo duro e intimidante en las proximidades de canasta, así como de bola de demolición de un quinteto que funcionaba en ambos lados de la cancha.

2. Golden State Warriors de 2016-17 y 2017-18

Stephen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant, Draymond Green y Zaza Pachulia

Este quinteto fue el principal de los Warriors durante esas dos temporadas, en las que los de la bahía firmaron un back-to-back con el que resarcirse de la derrota en las Finales de 2016. Se les criticó hasta la saciedad por la incorporación de Kevin Durant y la creación de un ‘súper equipo’ que podía desestabilizar la NBA, pero los títulos están en las vitrinas de la franquicia y eso es lo que a ellos les importa.

Con este cinco en el terreno de juego, los Warriors anotaron 16.8 puntos por cien posesiones más que sus rivales, sumando una media de 108.6 tantos durante la campaña 2017-18 y 110.4 en la siguiente, con un porcentaje de acierto del 52.3% en tiros de campo. Una auténtica pesadilla para cualquier defensa oponente. Pachulia al margen, los números de Curry, Thompson, Durant y Green fueron para menear la cabeza un par de veces antes de asimilarlos.

1. Golden State Warriors de 2017-18 y 2018-19

Stephen Curry, Klay Thompson, Kevin Durant, Andre Iguodala y Draymond Green

Aunque si hubo una alineación que realmente funcionó a los Golden State Warriors, aunque se solapase con una de las anteriormente mencionadas, ésa fue la que llevaba a Green al puesto de cinco y colocaba a Iguodala en el de ala-pívot. Es cierto que Kevin Durant tomó las riendas de un equipo que en un principio pertenecía a Stephen Curry y que fue un jugador dominante en los dos anillos de los de la bahía (MVP de las Finales de 2017 y 2018), pero aun así la maquinaria en conjunto funcionó a la perfección.

El factor Andre Iguodala es clave en este quinteto. Su capacidad defensiva y su experiencia, así como su adaptación a un sistema ofensivo en el que era la quinta opción, marcaron las diferencias. La intensidad del equipo cuando él y Green compartían cancha y los Warriors desplegaban su particular small-ball era tan alta que facilitaba la transición ofensiva de un conjunto que marcó un antes y un después en la historia de la NBA.