¿Cómo ha llegado Miami a ser candidato al anillo? Riley, Spoelstra y Butler tienen la culpa

¿Cómo ha llegado Miami a ser candidato al anillo? Riley, Spoelstra y Butler tienen la culpa

Los Miami Heat vuelven a las Finales de la Conferencia Este después de varios años en el desierto y, de repente, son aspirantes al título

Los Miami Heat ya están en las Finales de la Conferencia Este. Y lo han hecho dejando en el camino al equipo con mejor récord de la regular season y con tres protagonistas principales. Con un big three de lo más todoterreno, con Pat Riley en los despachos, Eric Spoelstra en el banquillo y Jimmy Butler en la cancha.

Tras conseguir la victoria en el Game 5 de la serie contra los Milwaukee Bucks, Jimmy Butler tiró de galones y liderazgo para calmar la euforia y recalcar que todavía hay trabajo por hacer. «Significa mucho [haber derrotado a Milwaukee], pero no es mi objetivo. No es el objetivo de mis muchachos. No es el objetivo de la organización. Queremos ganarlo todo», declaró la estrella de unos Miami Heat que firman un 8-1 en los Playoffs 2020, habiendo barrido a los Indiana Pacers en primera ronda y caído sólo en un encuentro ante los Bucks.

Los Miami Heat regresan a las Finales de la Conferencia Este después de un tiempo ausentes. Para ser exactos, desde tiempos del Big Three formado por LeBron James, Dwyane Wade y Chris Bosh, allá por la temporada 2010-11, cuando se metieron en las Finales y cayeron a manos de los Dallas Mavericks. Una campaña más tarde regresaron a las Finales del Este y posteriormente a las Finales de la NBA, pero perdieron frente a los San Antonio Spurs. Desde entonces, LeBron James volvió a los Cleveland Cavaliers y en South Florida dio comienzo una reconstrucción que ahora da frutos. Seis años después de su última vez, los Heat vuelven a las Finales del Este.

Pat Riley y Erik Spoelstra, el dúo dinámico

Al igual que en la anterior etapa de éxitos de los Miami Heat, Pat Riley se ha movido en los despachos durante varios cursos para terminar dando forma a un equipo competitivo y de peso en la NBA. Y lo hizo sin tankear y siempre con carácter competitivo y peleando por los playoffs, además de caminar de la mano de un Erik Spoelstra que lleva 12 temporadas en Florida y que ha sido su extensión en el banquillo y la elección de jugadores. Y nos referimos al draft, pero también a los fichajes y los traspasos.

En el Draft de 2017 llegó Bam Adebayo en el puesto #13 y en el Draft de 2019 aterrizó Tyler Herro, en el puesto #14. Ambos jugadores ha sido muy importantes en el equipo durante la presente temporada y en los playoffs. Junto a ellos hay que mencionar también a Kendrick Nunn Duncan Robinson, quienes pasaron inadvertidos en sus respectivos drafts y acabaron demostrando su valía mediante otras vías (Summer League y G-League) para posteriormente ser dos piezas con roles de consideración en la rotación de Spoelstra. Si a esto le sumamos la forma en la que se ha sabido mantener en sintonía a un Goran Dragic que aguantó el chaparrón cuando venían mal dadas y ahora está al pie del cañón cuando los focos vuelven a iluminar Miami. Lo único que necesitó siempre el esloveno fue una estrella a su lado, y finalmente llegó Jimmy Butler.

El trabajo de Spoelstra es sobresaliente, desarrollando un equipo en su máxima expresión, con todos los roles funcionando y nombres secundarios apareciendo a gran nivel. El peso del técnico en el éxito es imprecindible, tanto a la hora de crear una estructura defensiva muy competitivo, como adaptando su ataque a los talentos de sus jugadores. Spoelstra es uno de los mejores técnicos de la NBA.

Jimmy Butler, el consolidado

Con fama de dar más problemas que alegrías en los vestuarios por los que ha pasado, Jimmy Butler comenzó siendo uno de los jugadores claves de los Chicago Bulls entre 2011 y 2017, pero a partir de ahí comenzó un extraño peregrinaje hasta consolidarse como la estrella que es. En Illinois fue tres veces all-star y se llevó el galardón de Jugador de Mayor Progresión (2015), pero en junio de 2017 fue traspasado a los Minnesota Timberwolves. Allí jugó un única temporada, fue suplente en el All-Star Game y en antes del inicio de la campaña 2018-19 pidió el traspaso. No fue hasta el mes de noviembre de 2018 cuando los Wolves le enviaron a los Philadelphia 76ers, un destino donde las cosas pintaban bien junto a jugadores de la talla de Joel Embiid o Ben Simmons, pero su estancia en Philly no se prolongó en exceso. Butler rindió a buen nivel, pero la dramática derrota de los Sixers ante los Toronto Raptors en las Finales de la Conferencia Este significó una tormenta en la ciudad del amor fraternal.

En el verano de 2019, Pat Riley hacía magia y conseguía a Jimmy Butler mediante un sign-and-trade en el que hubo cuatro equipos implicados y con el que el jugador terminaba en el que ahora mismo parece su destino perfecto. Se reivindicó rápidamente y en diciembre fue nombrado una vez Jugador del Semana. Un logro menor si se compara con su regreso al All-Star Game y la solidez con la que ha llevado a Miami hasta las Finales de la Conferencia Este. Habla de los Heat como «mi equipo» y de sus compañeros como «mis muchachos». Lo que se llama un líder, que ahora podría ser el reclamo para que en un momento dado pueda llegar otra estrella a la franquicia. «Queremos un campeonato y creo que es en lo que estamos centrados. Estos próximos ocho partidos serán mucho más difíciles que los anteriores. Lo sabemos, pero estamos preparados para el reto», comenta Butler ante los medios. «Queremos que se nos siga sin tenernos en cuenta. Es bueno porque nos da más aliciente para luchar y demostrar el tipo de equipo ganador que somos».