El drama de Michael Beasley: positivo por coronavirus y fuera de la burbuja

El drama de Michael Beasley: positivo por coronavirus y fuera de la burbuja

Michael Beasley ha tenido que abandonar la burbuja de la NBA al dar positivo en una prueba de coronavirus y no volverá

Lo que le está pasando a Michael Beasley es de película, pero de las de serie B. El jugador de Maryland ha dado positivo por coronavirus y ha tenido que abandonar la ‘burbuja NBA’ de Orlando para regresar a casa sólo una semana después de haber fichado por Brooklyn Nets. Y no volverá con el equipo, por lo que otro sueño truncado…

Michael Beasley firmó con los Nets el pasado 9 de julio para cubrir la enorme cantidad de bajas del conjunto de La Gran Manzana y estar en el equipo hasta final de temporada. Por nombre, posición y condiciones, el jugador debería haber tenido un peso importante en la plantilla y se hallaba ante una situación idónea para poder relanzar su carrera en la NBA. Se encuentra en su domicilio en cuarentena, pero Shams Charania (The Athletic) ha confirmado que esto supone su adiós definitivo a este regreso (ahora, frustrado). En el caso de que hubiera regresado con el equipo, Beasley todavía tendría que haber cumplido cinco partidos de suspensión por saltarse el programa antidrogas de la Liga; las cosas ya se le habían complicado igualmente antes de este contratiempo…

Una carrera sin rumbo definido

Después de firmar un año freshman espectacular en Kansas State y ser elegido en el puesto #2 del Draft de 2008 por lo Miami Heat, la carrera de Michael Beasley en la NBA empezó a dar tumbos. Desde que aterrizó en la Liga ha pasado por siete equipos y ha viajado tres veces a China para jugar en el CBA. Miami Heat (2008-10), Minnesota Timberwolves (2010-12), Phoenix Suns (2012-13), otra vez Miami Heat (2015), Houston Rockets (2016), Milwaukee Bucks (2016-17), New York Knicks (2017-18), Los Angeles Lakers (2018-19) y ahora Brooklyn, con los que no ha llegado ni a debutar.

La mala cabeza y sus decisiones equivocadas le han llevado a ganarse una fama que le ha impedido estar a la altura de las expectativas que se pusieron sobre él. Ya en el programa de transición para rookies tuvo problemas con la NBA por un incidente con otros dos jugadores y marihuana de por medio. Precisamente esta sustancia prohibida le ha traído más quebraderos de cabeza en la Liga, tanto en Minnesota como en Phoenix, y terminó por llevarle a tener que cumplir una sanción que aún arrastra.