10 años de Michael Jordan como propietario en la NBA: repasamos su obra

10 años de Michael Jordan como propietario en la NBA: repasamos su obra

Un 17 de marzo Michael Jordan aterrizaba de nuevo en la NBA, pero ya no como jugador sino como propietario

Charlotte cambió el rumbo en 2010, justo un 17 de marzo, con la llegada definitiva de Michael Jordan a la silla del chairman. El que para muchos es considerado el mejor jugador de la historia se vestía de chaqueta para convertirse en el máximo accionista de la franquicia de la ciudad. Por aquel momento, Bobcats; luego, Hornets. Es la última franquicia en llegar a la NBA, la de más reciente creación (aunque tuvo una época anterior), y ha pasado por épocas horribles siendo el verdadero farolillo rojo de la Liga.

Jordan, el primer jugador de la historia en coger el mando de una franquicia, quería tomarse esta operación como un reto y también como un gesto. Agradecido por los años que pasó en la Universidad de Carolina del Norte, tenía casi para escoger y eligió Charlotte, ciudad de ese estado, para aterrizar como propietario.

A lo largo de los años ha dotado a la franquicia de una identidad diferente y novedosa. En 2014 llegó el cambio de nombre con Nueva Orleans, que pasó a denominarse Pelicans, y ha sido el único en instaurar su propia marca de ropa alternativamente al patrocinio de Nike (aunque Jordan Brand sea parte de Nike) en las equipaciones oficiales. Los jugadores que han estado en la franquicia destacan lo importante que es que un ex-jugador sea el más alto en la cadena de mando, pero el hecho es que la fórmula no le ha salido bien dentro de la cancha como sí lo hacía cuando él la pisaba.

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Willy habla de su relación con Jordan en los Hornets’

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Michael Jordan apostó por Willy para los Hornets’

Michael Jordan empezó en 2006 como consultor de Bob Johnson y en 2010 dio el gran paso. Pero ojo al negocio, que sí que le ha salido bien en términos económicos: lo compró por 275 millones de dólares y ahora la franquicia supera los 1.000 millones de valor. La operación fue muy buena para él.

En lo deportivo es donde no se ha notado su toque. Han pasado técnicos de poco nombre como Paul Silas o Mike Dunlap, sobre todo en los primeros años. De la época de Gerald Wallace, en la que Jordan logró su primer año en positivo (44-38), poco quedaba en 2011. Tras el cierre patronal de 2011 los por entonces Bobcats firmaron el peor porcentaje de victorias de la historia de la NBA (10,6%, 7-59) en una temporada y no batieron el récord total de derrotas porque fue acortada.

De la mano de Jordan estuvo Kemba Walker hasta el verano de 2019, cuando abandonó para irse a Boston, y sobre él se construyó un esqueleto del que, diez años después, no queda nada. Con Steve Clifford llegaron los años de la esperanza, con una plantilla seria, sin grandes nombres pero bien conjuntada. El Este lo ponía fácil y los Batum, Marvin Williams, Jeremy Lin o Jefferson tuvieron cierto brillo, pero los resultados son claros: desde que se llaman Hornets, una sola presencia en playoffs (2016) y se fueron a casa en la primera ronda. Con James Borrego, reconstrucción casi desde cero con jugadores muy jóvenes para intentar, de nuevo, conducir a la franquicia al puesto que Michael Jordan ocupa en el Olimpo de los jugadores.