NBA FINALS. Kawhi, KD y DraKe

NBA FINALS. Kawhi, KD y DraKe

No te pierdas el textazo que nos deja nuestro compañero justo antes de las Finales NBA.

Tres ‘K’ juntas dan asco. Hacen referencia la mayor estereotipo global del racismo. Así que añadamos la C de Curry. Quizás sea del que menos se habla, de todos los peces gordos, digo. Hablan de Kawhi y de su huida hacía delante o de su quedada impaciente. Hablan de Kevin Durant del que sabemos que no está muy bien, pero tampoco muy mal. Y se habla de Drake. Así que bueno, vayamos por partes.

DraKe

No voy a ser yo el que le mate. Odio su música, pero no puedo negar su influencia mundial. Dos cosas: en uno de los viajes de ‘influencer’ que llevan a uno por la patilla a experiencias VIP allende los AVEs, oí a una compañera de viaje decir algo así como… “me da igual que a la gente le guste o no, si lo lleva Drake o Kanye West”. Era algo de zapatillas en lo que estábamos.

La otra es pensar en la Juventus AC -antes de Cristiano-. A Drake se le ocurrió calzarse en un concierto una camiseta de color rosa de la Juventus, de Pogba. Tachán… récord de ventas. La maglia rosa crecía como una mancha de aceite en la RRSS. Todos y todas lucían lo que sacó Drake. Por cierto, que el artista no hace mucho ha estado poniéndose una camiseta de Zion Williamson en su era de High School. Una camiseta Adidas, que a nada que se oficialice la llegada del próximo número 1 del Draft al rebaño de las ‘tres rayas’, será objeto de culto.

No me voy a resistir. Lo que Drake ha hecho por los Raps fuera de la cancha, equivale a lo que ha hecho Kawhi dentro. Un tipo de influencia masiva en millones de personas que ha proselitizado a los dinosaurios por todos los mares.

Sus exageraciones en la primera fila; los masajes de la victoria al entrenador Nick Nurse y sus maldiciones son algo que con dinero, no se pueden comprar. Drake es la gran estrella de Canadá, importante como el hockey y secuestrado por los mates de Vince Carter y los pases de Steve Nash. Pudo ser de cualquier otro equipo, pero decidió dejar su corazón en casa.

Kawhi

Ahora dicen que no celebra de lo cascado que está. Puede ser. Yo creo que es así, lesionado o sin lesionar. Otra cosa es que lo esté y eso abre otra ventana: resulta que el Kawhi que no quiso arriesgar un segundo de salud con los Spurs, ahora se deja la piel en Toronto.

Sin restricciones. Llega como el jugador que más minutos ha jugado en las Finales de Conferencia -por encima de 40- y el que más utilización ha tenido en cancha -por encima del 30% de las posesiones del equipo cuando está en cancha-.

Los Raptors se encuentran en una posición idónea para su renovación. No son un equipo especulativo, van de frente. A por todas. Han invertido esfuerzo y dinero incluso con el muro de LeBron por delante. Y ahora no van a parar hasta rozar la cima. No me refiero este año, sino los que vienen. Su hambre solo lo extrapolo al de Rockets, firmes creyentes en los últimos tres años de que si Warriors resbalaba, ellos estarían preparados para su hueco.

Lo malo es que ahora Leonard puede haber sido un esclavo de sus palabras más. Y a lo mejor hay algo escondido que no vemos en Clippers, porque miren, firmar por Lakers, ahora como que no. De cualquier manera, dejemos que las cosas de basket medren, que hablemos de sus canastas y de esa capacidad de defender a cualquier estrella de los Warriors, diente por diente.

KD

No sabemos cuándo vuelve. Las urgencias de los Warriors han estado solventadas con Green y Curry. A ellos les ha caído el premio de derrocar a medias a los Rockets y barrer por completo a los Blazers. Así que no sabemos hasta que punto, Golden State ha necesitado a su mejor jugador.

La simple idea de pensar que sin él son mejores, me lleva a la risa más profunda. NO. Los Warriors necesitan a Durant para asaltar el cielo. Ahora, y hace un par de años. Nadie se acuerda de los dos triples, uno en cada final, para matar a LeBron. Su defensa uno para uno con el Rey. Es suficiente. Ya no más.

Dicho esto, KD le ha hecho 40 puntos de media a los Raptors en los dos partidos que han jugado esta temporada. Dicho esto, han perdido los dos. Dicho esto, fue en 2018 cuando los Warriors son más un gato que un tigre.

Dicho esto hay una cosa que me pone por encima del resto. En 2014, Kevin Durant metió antes de llegar a las Finales 563 puntos. La quinta mejor marca de la historia -el que más ha metido fue LeBron James, el año pasado con 613-. Pero no deja de ser casualidad que el siguiente en la lista tras KD es Kawhi Leonard, que ha metido 561 en esta campaña. Es cierto no fueron campeones, en 2018, ni en 2014, pero que entre medias Michael Jordan (591 en el 89 y 587 en el 90) y Olajuwon (594 en 1995), metieron casi 600 y sí, sí que lo fueron.

Pero vamos, vuelva KD o no en Toronto, en Oakland o de vacaciones en Maryland, las especulaciones no van a parar. Ahora, la última es que como no va a jugar Las finales, es un hecho que volverá a Warriors. Esto es un no parar.

Así que bueno, con tres de los agentes señalados y apenas analizados empieza la guerra. Y me mojo. Espero serie a 6 o 7 partidos, pero también espero que ganen los Warriors. No por afección, que para eso quiero que gane Marc Gasol.