NBA Playoffs 2018: Golden State Warriors, uno contra todos

NBA Playoffs 2018: Golden State Warriors, uno contra todos

Los actuales campeones de la NBA vuelven a estar entre los favoritos al anillo, aunque en esta ocasión parece que tendrán más rivales de los previstos al principio de temporada.

Empezaron la temporada como los grandes favoritos y han ido perdiendo fuelle a medida que avanzaba el curso baloncestístico. Los Golden State Warriors han pasado de ser el principal candidato al anillo a tener que compartir debate con otros equipos. Todo apuntaba a que iban a revalidar el título conseguido en 2017, pero los Houston Rockets se sumaron a las apuestas y tendrán que demostrar que siguen siendo el equipo casi invencible que había sobre el papel cuando se hacían las previas de la campaña 2017-18, 

¿Por qué los Golden State Warriors van a ganar el anillo?

Por Stephen Curry, Kevin Durant, Klay Thompson, Draymond Green… Es muy complicado que desaparezcan todos. Estamos hablando de cuatro all-stars que son los cimientos de una plantilla que todo el mundo sabe perfectamente qué rol tiene cada uno. Si los cuatro astros de los Warriors tienen el día, o simplemente cumplen con su papel, es imposible que se les tuerza el asunto. Si dos de ellos no están acertados, muy mal se tiene que dar para que los otros dos tiren del carro. Y si sólo Curry y/o Durant están al nivel que deberían, darán guerra a cualquier equipo.

El entrenador Steve Kerr dijo recientemente que pueden ganar a cualquier equipo sin Curry en la cancha, en regular season o en playoffs. Y tenía razón. Sobre todo en la lucha definitiva por el título. Los Warriors han demostrado que son mucho más que ‘Chef Curry’, y más teniendo en cuenta la calidad de sus otras estrellas. Eso, sin ninguna duda, es un problema para sus rivales. Con el anillo entre ceja y ceja, y la mentalidad de playoffs activada, siguen siendo un superequipo.,

¿Por qué los Golden State Warriors no van a ganar el anillo?

Porque los otros equipos ya no les tienen miedo. No sólo les ha salido un gran competidor como los Rockets, con un James Harden más en forma que nunca, sino que además tendrán que lidiar con toda una horda de aspirantes a robarles el campeonato que parecía que tendría escrito su nombre desde el inicio de la campaña. Para el resto de equipos no es sólo ganar título, sino arrebatárselo a los Warriors, y los de la bahía tendrán que vivir con ello. ¿Podrán? Pues la presión podría hacer mella en ellos… sobre todo si la plantilla tiene fisuras por culpa de unas lesiones que están lastrando la temporada de los portadores del anillo. Si alguna de sus estrellas no está disponible (Stephen Curry no jugará posiblemente la primera ronda de los playoffs) o sólo lo está a medio gas, el resto de conjuntos puede oler la sangre y crecerse ante una presa un tanto cercana al baloncesto de los humanos. Ahí se les puede ir la gloria, o mejor dicho, ahí se la pueden robar.