Al habla Dejan Milojevic, el entrenador que perfeccionó a Nikola Jokic

Al habla Dejan Milojevic, el entrenador que perfeccionó a Nikola Jokic

El entrenador de Nikola Jokic en el Mega, Dejan Milojevic, descubre algunas enseñanzas al pívot que revoluciona la NBA

Nikola Jokic, el pívot pasador que tiene a medio universo NBA enamorado por su tan personal manera de jugar al baloncesto, no aprendió todas sus tácticas por inspiración divina. En Serbia, hogar de algunos de los mejores europeos que jamás hayan jugado a esto, está su escuela. El Mega, el equipo asociado al representante Misko Raznatovic, fue el lugar en el que pudo pulir lo aprendido en sus primeros años y ponerlo en perspectiva jugando contra otros profesionales. Cuando llegó a los Nuggets en 2015, y aunque ha mejorando mucho desde sus primeros partidos en la liga norteamericana, llegaba con los deberes hechos por los tres años que estuvo en este club de Belgrado.

Aprovechando el buen momento por el que pasa el serbio, intentando escribir su historia en los Playoffs 2020, Jackie MacMullan ha charlado para ESPN con el técnico que Nikola Jokic tuvo en el Mega. Dejan Milojevic, que confiesa que cuando eran jugador era apodado ‘El Barkley Serbio’, estuvo con él desde que llegó al Mega, en 2012, hasta que se marchó a Estados Unidos para intentar cumplir el sueño americano.

«Conozco su cara. Puedo decirte lo que está pensando. He visto a este chaval muchas veces durante mucho tiempo. Cuando pone esa cara, ya sé lo que significa», dice sobre las eliminatorias ante Jazz, Clippers y Lakers, en las que Jokic está mostrando una versión que no habíamos visto hasta ahora. «Cuando hace muchas faltas porque se pone nervioso, luego pienso: ‘Da igual lo que pase a partir de ahora, va a mantenerse tranquilo’. Y así es», añade sobre cómo afronta el joven serbio los momentos decisivos. Milojevic, un jugador más físico que Jokic, asegura que «le enseñé algunas cosas, pero pasada una semana ya tenía más habilidad que yo».

Tim Connelly, el presidente de operaciones de baloncesto de los Nuggets, conoce a Dejan Milojevic desde hace años y le alaba: «He estado en una cantidad incontable de gimnasios por todo el mundo y Dejan me viene a la mente rápidamente como alguien muy distinto. No enseñaba a Nikola lo típico: ‘Driblar, driblar, ir con el hombro derecho’. No. Lo suyo era: ‘Driblar, driblar, buscar espacio en el codo para lanzar con la mano izquierda’. Los aprendizajes no eran de los de regalar una galleta al final, enseñaba a los chicos a convertirse en jugadores originales».

QUIZÁS TE INTERESE… | ‘Una fusión entre Larry Bird y Moses Malone’

Sobre el estilo peculiar de juego que propone Nikola Jokic también habla el preparador: «Cometía muchos errores cuando era más joven. Tenía que cortar de raíz algunas cosas. Lanzaba unos pases ridículos que me hacían enloquecer. Pero vi algo maravilloso en él y lo dejaba correr. No quería que se centrase en sus errores, sino que creciera y fuera aprendiendo de ellos si se daba cuenta. Y ahora mira… Hay muchos jugadores buenos en la NBA, pero no tantos que miren más por sus compañeros que por él. Le gusta más pasar que anotar. Y lo que le separa de los demás es la creatividad. No hay muchos jugadores que puedan hacer lo que hace él, así que… ¿por qué ponerle freno?». Y hace una aseveración más sobre sus pases: «Es el mejor pasador que yo haya visto, así que estoy muy orgulloso de él. Sí, le enseñamos cosas, pero no puedes practicar las cosas que hace. Son diferentes, como él».

Mucho se ha hablado sobre el aspecto físico de Jokic, claramente mejorado tras el confinamiento por coronavirus, y Milojevic responde a los que dudan: «La gente siempre habla de si Nikola está en buena forma. Depende de lo que se considere buena forma. Es mucho más fuerte que muchos otros. Ves lo que ves, y la gente le ve como un chaval rechoncho, incluso gordo, que no puede ni correr. Pero no. Como pienses eso, te ganará». Añade algo importante que le hace diferente, como a Luka Doncic: los ritmos. Dice lo siguiente: «Es muy difícil de defender porque juega diferente y a otra velocidad. Tira desde muy abajo y eso implica que la defensa no tenga tiempo para reaccionar. La gente le ve y piensa: ‘No puede saltar’. Lo que de verdad pasa es que tira con los dos pies en el suelo, puede sacar el balón de las manos más rápido y la defensa sufre para reaccionar ante todo ello».