Odisea de Marshall Plumlee para debutar en la NBA: soborna al taxista y acaba corriendo

Odisea de Marshall Plumlee para debutar en la NBA: soborna al taxista y acaba corriendo

La NBA siempre deja historia increíbles, como la que vivió Marshall Plumlee para estrenarse con los Knicks. Todo empezó con una llamada: «Necesitamos que defiendas a Dwight Howard». Una tarea que acabaría haciendo, y muy bien, Willy Hernangómez.

La noche antes, el menor de los hermanos Plumlee había jugado con el vinculado de los Knicks en la D-League. Y también lo iba a hacer esa tarde, hasta el cambio de planes repentino: Joakim Noah era baja y le necesitaban en el Madison Square Garden para enfrentarse a los Hawks.

De inmediato, Plumlee cogió un tren desde las afueras de Nueva York, donde vive, para ir hasta Grand Central. De allí cogió un taxi para ir al pabellón: incluso le pagó al conductor una propina de 60 dólares por saltarse un semáforo en rojo.

Pero viendo el nivel de atasco, Plumlee decidió salir y correr por las calles de Nueva York. «Llegué y me dijeron: ‘¿Necesitas calentar?’. Y les respondí: ‘No, ya estoy caliente. He venido corriendo».

Plumlee llegó con el partido empezado, ya en el primer cuarto, y debutó en el segundo. Al final jugó 5:36, atrapó un rebote y se llevó una historia inolvidable: «Una locura, podría escribir un libro sobre ello».