OKC Thunder: las claves de su sorprendente temporada… y su gran botín para el futuro

OKC Thunder: las claves de su sorprendente temporada… y su gran botín para el futuro

A pesar de caer eliminados en prácticamente la última posesión del séptimo partido de su eliminatoria ante los Rockets, los Oklahoma City Thunder han realizado una campaña sensacional. Han sido, seguramente junto a los Grizzlies, la gran revelación del año. Muy pocos esperaban a los Grizzlies tan arriba, pero quizás menos aún que los Thunder -que habían perdido a Paul George, Russell Westbrook y Jerami Grant el pasado verano- se metiesen quintos del Oeste y fuesen progresión de ganar 50 partidos de fase regular (44-28 fue su registro final, en una temporada con asterisco).

¿De dónde ha salido tan extraordinario rendimiento?

Chris Paul, ese líder que necesitas

Con 35 años, ha vuelto a ser All-Star. Y de forma merecida viendo cómo ha desempeñado el papel de líder en un vestuario huérfano de sus referentes, con piezas nuevas y una estructura novedosa. No solo ha rendido a un nivel sensacional (17 puntos, 5 rebotes y 7 asistencias), con una continuidad digna de elogio para su edad (70 partidos, sobre 72 posibles, con 31 minutos de media), sino que ha ejercido como mentor para todo el perímetro, con Shai Gilgeous-Alexander y Dennis Schröder absorbiendo como esponjas su magiesterio, y después ha estado intratable resolviendo partidos cuando hacía falta.

Oklahoma ha sido una máquina de ganar duelos en finales igualados, en buena medida por el dominio de su base. Paul ha sido el máximo anotador de la Liga en el ‘clutch time’ (últimos cinco minutos de partidos con una diferencia máxima de 5 puntos entre ambos equipos), CON 15o puntos. Y lo ha hecho con fantásticos porcentajes. Brillante en el pick&roll, en el tiro tras bote, en la media distancia, en las líneas de pase atrás… enorme temporada y liderazgo. Si existían dudas sobre si su equipo iba a competir, su actitud y compromiso las despejó.

Bombas de perímetro

Paul ha sido el líder de un backcourt tan potente… que Billy Donovan se ha visto obligado en muchos tramos de temporada a jugar con tres bases a la vez: Shai Gilgeous-Alexander, Dennis Schröder y el propio Paul. Los resultados de la prueba han sido alucinantes: +29 de net rating en fase regular y +11 en Playoffs. Es decir, han sido tan complementarios que su equipo ha dominado rivales con tres teóricos unos en cancha. Gilgeous-Alexander (19 puntos, 6 rebotes y 3 asistencias) es uno de los jóvenes más prometedores de la NBA mientras que el alemán (19 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias) se ha establecido como uno de los mejores agitadores de partidos de la competición. Su buen rendimiento y coexistencia ha hecho de Oklahoma un equipo difícil de abordar, porque han producido a altísimo nivel en el pick&roll y en las penetraciones.

Billy Donovan, obra de autor

Estaba en último año de contrato (opción ejercida por la franquicia), de los cinco firmados en 2015, cuando dejó la universidad de Florida tras prácticamente dos décadas allí (y con dos campeonatos en el zurrón, en 2006 y 2007). Y quizás ha sido su temporada de mayor mérito. En su primera el equipo pisó Finales de Conferencia, pero aún tenía a Kevin Durant a bordo (fue, de hecho, el último año del jugador allí, tras aquel curso cambiaría los Thunder por los Warriors). En esta, había perdido sus jugadores All-Star y parecía abocado a una reconstrucción. Pero negó la mayor, poniendo al equipo en progresión de 50 victorias (algo que, exceptuando aquel primer curso con Durant, no había alcanzado).

Donovan creó una estructura defensiva de élite (séptima mejor defensa NBA en fase regular). Una estructura agresiva, que mordía líneas de pase y al triple, una muy difícil de castigar en transición y que apenas regalaba tiros libres. En ataque, sobrevivió sin grandes amenazas al triple en una Liga cada vez más dependiente de él. Encontró varios quintetos potentes, con variantes en sus formas incluida la citada de usar tres bases a la vez. Y en el clutch supo interpretar dónde había ventajas y maximizarlas. Donovan quizás no pensase inicialmente tener recursos para tanto, pero acabó demostrando que un equipo bien entrenado tiene un techo mucho más alto del que parece.

Dort, descubriendo al anti-Harden

Nadie apostó por Luguentz Dort en el Draft de 2019. Pero los Thunder le ofrecieron un contrato ‘two-way’, con el que podrían probarle en la G-League. Y el resto es historia. Dort ha emergido en el tramo final de curso como uno de los defensores más poderosos de la Liga. Con solo 21 años, el canadiense tiene facultades defensivas para limitar a prácticamente cualquier exterior. Y lo ha demostrado ante James Harden en Playoffs, al que ha dejado en un 31% en tiros y un 26% en triples cuando se emparejó con él. Si los Thunder podían echar de menos lo que hacía Andre Roberson (prelesiones), han encontrado el relevo. ¿Y lo mejor? La franquicia puede retenerle hasta 2023… pagándole menos de dos millones al año. Un salario muy barato para un factor defensivo de primer nivel.

¿Y el futuro, qué?

El éxito de la temporada en Oklahoma presenta, no obstante, algunas cuestiones importantes por resolver en este otoño. Danilo Gallinari (19 puntos y 5 rebotes por partido) va a ser agente libre, lo mismo que Nerlens Noel y Andre Roberson. Si bien lo del último no es problemático y lo de Noel puede ser secundario, lo que ocurra con el italiano sí es determinante. Como cuatro, Gallinari ha ofrecido un excelente rendimiento. Pero no le faltarán ofertas y, con 32 años, existe la posibilidad de que pueda salir. Su baja dejaría un hueco importante en una rotación con exteriores de sobra pero falta de presencias en las alas.

Steven Adams y Schröder acaban contrato con 2021 y el de Paul podría hacerlo en 2022, si ejecuta la clausula que puede hacerle cobrar más de 44 millones ese año. El contrato de Paul condiciona enormemente el margen salarial pero, a la vez, la situación de Gilgeous-Alexander (en contrato de novato) ayuda a aliviarla. Las opciones de mejorar son limitadas, por lo que en caso de que Sam Presti, su General Manager, quiera cambiar piezas podría optar por intentar mover a Schröder o -más difícil- a Paul, buscando mejorar la rotación en las alas.

Eso sí, el gran botín sigue intacto. Los movimientos de George y Westbook dejaron una extraordinaria cantidad de primeras rondas en la franquicia, que ayudarán a su reconstrucción. Y cuando se dice extraordinaria nos referimos a quince en los próximos siete años:

La última vez que Presti tuvo elecciones del Top 10 en Primera Ronda, eligió consecutivamente a Kevin Durant (2007), Russell Westbrook (2008) y James Harden (2009), tres de los jugadores de mayor impacto en la Liga durante la última década. En otras palabras, si Rockets o Clippers bajan sus prestaciones a medio plazo… los Thunder tendrán opciones de armar un bloque joven del máximo nivel. Y experiencia tienen a la hora de lograrlo.