Entrevista a Outconsumer: Baloncesto y videojuegos, jugadores que juegan, anécdotas…

Entrevista a Outconsumer: Baloncesto y videojuegos, jugadores que juegan, anécdotas…

Youtuber, gamer y antiguamente periodista de basket (trabajó en ACB), Roc Massagué, ahora Outconsumer, es todo un referente de la industria del videojuego (casi 800.000 personas suscritas a su canal de Youtube) y un fenómeno en las redes sociales. Fue el protagonista de la sección Vicios Pequeños del número de septiembre de la revista, dedicado a la Saga 2K y al basket y los videojuegos, en una entrevista que ahora te traemos ampliada.

G: Vicios pequeños… y seguro que vicios grandes, también. ¿A qué videojuego te has viciado más?

O: Sorprendentemente, al juego de fútbol americano que se llama Madden. Miré hace poco el resumen de todas las horas acumuladas y salían como 300 o 400 en un solo año.

G: Y en cuanto a juegos de basket. ¿Cuál fue el primero al que te enganchaste?

O: Mi primer contacto probablemente el Lakers vs Celtics. Era un juego del PC del 87 u 88. Íbamos a casa de un amigo a jugar los playoffs enteros. Cada uno se cogía un equipo y eran partidos de media hora, al mejor de 7 partidos. Igual estábamos un día entero y no había función de guardado. Cuando alguien le daba al escape, había que volver a empezar. Y créeme que alguna vez alguno le dio porque iba perdiendo. Esos fueron mis primeros vicios y eran muy auténticos.

G: ¿Y a los 2K te enganchaste pronto, a los primeros?

O: Tuve un vacío de gamer hasta los 25 o 26 años. Jugaba de niño, luego lo dejé… hasta que mi novia de aquel entonces me regaló una consola en plan: “Juega, que te estás muriendo de ganas”. Y ahí me volví a enganchar. Primero con un NBA Live, luego con otro de NBA más arcade que no recuerdo cómo se llamaba y llegué al 2K cuando iban por el 2K8 o 2K9. Me acuerdo de decir: “¡Hostia! Si cuando entra el balón, la red se mueve. Mira las camisetas cómo flotan”. Esos detalles de realismo me engancharon y desde ahí ya he jugado a todos.

G: Cuéntame los orígenes de tu jugador en el 2K, con el que haces tu carrera: El Canijo.

O: En esa época tenía ya un canal de Youtube, con Call of Duty, Black Ops y tal. Pero estaba ya un poco harto. Vi que NBA 2K llevaba un par de años ofreciendo la posibilidad de elegir un jugador y seguir su carrera. Me apetecía probarlo y pensé: “vamos a ver si a la gente le interesa en mi canal”. La idea que tuve fue crear un personaje a mi imagen y semejanza. Mi altura, mi peso, mi cara… y hacer una carrera. En el momento de elegir un mote vi que había uno que se llamaba ‘Canijo’. Antes había buscado algo tipo ‘El Doctor’, ‘El viejo’, pero no encontré nada. Y El Canijo me hizo gracia. Eso gustó mucho, cada año más y he ido repitiendo la historia, pero para no agotar la fórmula hace un par de temporadas inventé el can-hijo y luego el can-hijastro, el hijo olvidado. Este año en 2K20 vuelve El Canijo original a ocupar su trono, con mi cara original.

G: Tienes la cara en el juego. ¿Cómo llega ahí?

O: Desde hace 3 años, desde la app, puedes meter tu cara. Y ahí se parece mucho, pero no es exacta. 2K tiene un protocolo para capturar la cara real de los jugadores, a los que mete en un tráiler, les pide hacer gestos y les graban para que la cara sea perfecta. Desde el año pasado, a algunos youtubers les ofrecieron la posibilidad de escanearles a ellos también y este año 2K España nos lo ofreció a Nach, el rapero, Vituber y a mí. Cuando estuvimos en Los Angeles nos metieron en el tráiler, nos hicieron las fotos y ahora habrá alguien que estará introduciéndolo en el juego. No para todo el mundo, sino solo para mí, para mi cuenta.

G: Explícanos esto un poco más

O: Es un proceso de 5 minutos que han hecho todos los jugadores de la NBA. Estás quieto y te hacen fotos. Hay un tío que te va pidiendo que hagas diferentes gestos y te enseña un ipad con fotos de Drake para que le imites. Sonreír con los labios pegados, con los labios abiertos, gritar… Son referencias con las que lo animan. Hay 137 cámaras y cada vez que haces un gesto, te fotografían todas. Es un proceso muy caro porque luego hay un equipo que se ocupa de trasladar todo eso al juego. Y lo bueno es que una vez metido en el juego, ya estás para siempre. De broma les pedí que me quitaran las canas de la barba. El tío me dijo: “Sí, claro que podemos”. Y les tuve que decir que era broma porque ya estaban tomando nota. Me confesó que algún jugador de la NBA le había pedido cosas de ese estilo

G: Cuando juegas tú a juegos de basket, ¿qué tipo de jugador te gusta manejar?

O: Yo juego mucho con los Celtics, porque soy aficionado del equipo, y siempre me quejo de que son peores en el juego que en la realidad, pero es verdad que últimamente es un equipo luchador, que le pone ganas… y eso es difícil de trasladar al juego. Y en el My Team siempre busco jugadores como Blake Griffin o Anthony Davis. Cuatros que puedan tirar y al mismo tiempo machacar porque me gusta jugar cerca del aro.

G: Hubo mucho debate cuando metieron a los equipos europeos en el 2K. Particularmente, me gustaba. Recuerdo a Dani Díez negro. ¿Tú le diste mucho?

O: ¡Y Abrines también era negro! Jugué poco. Me ponía muy nervioso que no fuera del todo fiel, por un tema de recursos y tiempo. Eran plantillas del año anterior… Molaba mucho porque podías jugar un Barça-Warriors, por ejemplo, y eso a nivel visual estaba muy bien. Pero creo que no estaba muy bien integrado dentro del juego. De hecho cuando lo quitaron yo me alegré porque pensé: “O lo hacen bien o que no lo hagan”. Y este año han metido la WNBA y sí lo han hecho bien. 

G: Chívame qué jugadores españoles le dan más a los videojuegos…

O: Curiosamente los que más juegan, no juegan al NBA. Nico Richotti juega mucho al Fortnite, con Campazzo grabé una cosa para Kia. Y luego jugábamos unas partidas secretas, que ya se pueden contar, al Call of Duty con Nico, Campazzo y dos jugadores de la selección argentina de balonmano y era divertidísimo, con el micro los cuatro ahí… Abrines le da mucho al Fortnite y al Smite. Sé que Víctor Claver también juega, aunque no sé exactamente a qué. Los dos Hernangómez sí juegan un poquito más al NBA y también le dan bastante. Y de NBA pude jugar una vez contra Kyrie Irving.

G: ¿Y qué tal le da?

O: Fue en Londres y el tío la verdad es que controlaba. Se dice que él, Paul George y Kevin Durant son los mejores jugadores de la NBA jugando al 2K. También jugué contra Draymond Green y le pegué un repaso absoluto. Le gané con un triple de LeBron James en su cara.

G: De tu etapa como periodista de basket, ¿qué entrevista o jugador recuerdas con cariño?

O: Lo más chulo que hice fue un viaje al Congo con Ibaka. Todavía no jugaba ni siquiera en Manresa y pude viajar con él en su primera vuelta al Congo desde que había salido. Conocí a su familia y vi cómo sus agentes hacían scouting de jugadores jóvenes. Fueron una serie de artículos de los que estoy bastante orgulloso. Y en cuanto a titulares, recuerdo que entrevisté a Prigioni y me dio un buen titular: “El pick and roll bien hecho es indefendible”. Recuerdo también otra entrevista a Paul Shirley cuando estaba en Menorca. Cualquiera que le conozca sabe que le gusta hablar. Le tuve hora y media, rajó de todo el mundo y algunas las tuvimos que quitar. Dijo que Rebraca había estado robando en la NBA y en esa época Rebraca jugaba en Valencia.

G: Hablemos de tu etapa como narrador de basket, también en ACB

O: Yo era sustituto en el Orange Arena. Cuando había gente enferma o muchos partidos, me llamaban a mí. Eran partidos que hacía solo, y si no estás acostumbrado, es jodido. Recuerdo que hice partidos muy malos, pero no se me olvida uno bueno: el Barça-Penya en el que Ricky Rubio se enfrentaba al Joventut por primera vez.

G: Y las últimas, en un Barça-Madrid con Ibai Llanos…

O: Sí. Ibai es un genio. Puede hacer lo que se proponga y con él todo es muy fácil. Llegará tan lejos como quiera. Yo estaba ahí acompañándole un poquito y aportando algo, pero realmente el genio es él. Fue un lujo y ojalá podamos repetir alguna vez.

G: En el reciente viaje a Los Angeles con 2K me cuentan que hiciste el turista…

O: Nos quemamos jugando al basket sin camiseta en Venice Beach. Puedo decir que me enfrenté a Nach. Y tengo que confesar que el rapero nos pegó un repaso muy serio a todos, a pesar de ser el más viejo. Fue entre patético y épico. Tocamos los dos extremos.