Por qué DeMarcus Cousins ha fichado por los Golden State Warriors

Por qué DeMarcus Cousins ha fichado por los Golden State Warriors

Los Golden State Warriors han firmado a DeMarcus Cousins por 5.3 millones de dólares por una temporada.

Nuevo día de mercado, nuevo bombazo en la NBA: los Golden State Warriors firmarán a DeMarcus Cousins con un contrato de 5.3 millones de dólares por una sola temporada. El equipo que ha ganado tres de los últimos cuatro anillos, que ha ganado las dos últimas Finales perdiendo un solo partido, ficha otro All-Star a precio de saldo. ¿Cómo ha sido posible? Lo explicamos.

Una lesión muy grave

DeMarcus Cousins se rompió el tendón de Aquiles el pasado mes de enero. Si esa lesión ya es de por sí grave en cualquier deportista, en un jugador de 2.10 de altura y 120 kilos, es motivo de gran preocupación. Incluso con uno que nunca necesitó una gran movilidad o capacidad atlética para ser una estrella. Nadie sabe cuándo va a volver ni cómo lo va a hacer. Los casos más recientes como Wes Matthews o Rudy Gay necesitaron alrededor de ocho meses para volver a competir y en ningún caso han vuelto a ser los mismos. El más parecido a Cousins, Elton Brand (también interior, también con 28 años, también All-Star) entró en una pronunciada cuesta abajo.

Cousins se lesionó siendo el mejor pívot de la NBA, pero existen los precedentes suficientes para temer que ya no pueda recuperar ese nivel. Y de hacerlo, probablemente no sea esta temporada. Cuando vuelva, necesitará también un periodo de adaptación. Y ahí llegamos al siguiente punto: ¿Cómo es posible que haya firmado ese contrato?

Un contrato corto y muy bajo

Según Adrian Wojnarowski, ningún equipo le hizo una oferta en firma a DeMarcus Cousins. Quizá ese extremo no sea del todo cierto, pero sí es muy probable que las ofertas fueran a la baja. Y hay varias razones.

Por un lado, este verano los equipos tenían muy poco espacio salarial disponible. Y salvo los Dallas Mavericks, ninguno de ellos buscaba un pívot como prioridad. Una vez que los tejanos ficharon a DeAndre Jordan, el mercado se secó para un jugador como Cousins. Además, entre las franquicias de la NBA ha habido siempre reticencias sobre el carácter de DeMarcus Cousins. Si además se tiene en cuenta que tardará en coger ritmo de competición, y que no se sabe a qué nivel volverá, el riesgo era mucho mayor.

Tampoco está claro el interés de los New Orleans Pelicans en renovar a Cousins, viendo lo bien que funcionó el equipo cuando apostaron por un ‘cuatro’ abierto como Nikola Mirotic y movieron a Anthony Davis al puesto de pívot. En su lugar, han fichado a Julius Randle

Algunos equipos podrían haberlo compensado ofreciendo un contrato por más años (y no demasiados, porque muchos esperan a 2019), pero en ese caso sería al jugador a quien no le interesaría: cualquier contrato que firmara este verano, recién lesionado, iba a estar por debajo de su valor de mercado. El próximo verano, con unos meses de rodaje en las piernas y mucho más espacio salarial disponible (acaban muchos contratos firmados en el verano loco de 2016), tendrá mejores opciones. 

Según la ESPN, los Portland Trail Blazers mostraron interés en un sign-and-trade, pero al compartir agente con Jusuf Nurkic, también agente libre, el movimiento era complicado. Además, un sign-and-trade exige un contrato de al menos tres temporadas. Y de nuevo: un contrato de tres temporadas es demasiado riesgo por un jugador que se ha roto el tendón de Aquiles, y si para compensar es por un salario más pequeño, a quien no le interesará será a él.

Y puestos a firmar un contrato tan bajo y por sólo una temporada, por qué no hacerlo con el gran favorito al anillo.

Exposición sin presión

Teniendo todo esto en cuanto, los Golden State Warriors eran uno de los pocos equipos que podían permitirse este ‘riesgo’. Jordan Bell ha dado muestras de ser un jugador como mínimo muy fiable y con la movilidad suficiente para adaptarse a lo que piden los californianos. Y, si lo de Cousins sale mal, siempre tienen otros cuatro All-Stars para compensar.

Esto también puede aplicarse por el lado de DeMarcus Cousins. Llega a una franquicia que no necesita que rinda desde el primer día, por lo que podrá tomarse su tiempo para volver en las mejores condiciones posibles. Si sale bien, será en un equipo con gran exposición y justo para volver al mercado en 2019, cuando habrá mucho más espacio salarial disponible.

Es un fichaje con muy poco riesgo para ambos y quizá grandes beneficios.